martes, 29 de noviembre de 2011

Siria, en la lista negra de Obama

Esta es una manifestación libre del pueblo sirio en favor de su Presidente y de la soberanía siria. El 75% de la población está con su presidente. El resto, en todas partes hay disidentes, es gente que anhela llevar el tren de vida occidental que ve en las películas de Hollywood (aunque se conformaría con tener un Mercedes Benz). Sin duda ignoran que el caos financiero ha sido orquestado por los mismos pobres dementes (Obama, Hillary Clinton, Susan Rice…)  que ahora quieren desmantelar la independiente soberanía siria.



A todo esto El todavía presidente Ruso Medvedev ha lanzado un dramático aviso a los ciudadanos rusos advirtiendo de las poco claras intenciones de la OTAN respecto al despliegue nuclear que está teniendo lugar en Europa en enclaves estratégicos (Turquía y España incluida). Parece que el comunicado es de Putin aunque lo 'lea' Medvedev. Creo que Putin ya ha tomado el mando aunque falten 4 meses para las elecciones. Por eso Rusia ha vetado en el consejo de seguridad de la ONU las sanciones a Siria. Y China, aliado de Rusia ha hecho entonces lo mismo.
Medvedev tenía que haber sido una marioneta de Putin durante 4 años (2008-12) pero su ego fue manipulado por la OTAN que le convenció para que les permitiera instalar los misiles en Europa, por eso Rusia incomprensiblemente permitió la invasión de Libia. Medvedev creyó las mentiras de Hillary Clinton y Susan Rice. Eso es lo que me parece. Ahora Putin vuelve a tomar las riendas, y con él en el Kremlin debería volver el equilibrio que destruyó Medvedev. De todos modos parece que la Guerra fria nunca terminó en 1989 con la caída del muro de Berlin.
Yo pienso que la tensión nuclear es todo lo grave que aparenta  (sino más), pero espero que todo vaya bien y no llegue la sangre al río. Si la hay seríamos sayonara en 2 microsegundos.
Los que están acojonados son los locos de Wall Street, porque el dolar está muerto (hiperinflacionado) y el euro está en la UCI (unidad de cuidados intensivos). La verdadera revolucion americana está a las puertas.



Los acontecimientos se están precipitando en la escena internacional. ¿qué puedo hacer? te preguntarás. Esto tiene más que ver contigo de lo que imaginas.

Harás bien en licuar de tu interior toda la paz de que seas capaz para poder permanecer imperturbable ante el escenario que se avecina. Todo irá bien mientras pongas de tu parte las funciones que te comprometiste a desarrollar. Liberarte de la máquina incesante de pensar que alojas en el neocortex tu mente
¿Quién está en tu lista negra? Sé honest@ contigo y anota a todo quien despierte en ti animosidad, ya sea reciente o lejana en el tiempo. ¿Eres capaz de disculparles por sus afrentas? ¿Eres capaz de disculparte por tu beligerancia? De eso se trata en definitiva tu trabajo. Ver en todo agresor y violento a un ser perdido y desamparado. Todos hemos sido niños. Todos fuimos inocentes al nacer. Recuperar tu inocencia y darle crédito a tu hermano es tu salvoconducto a la nueva dimensión que se avecina.
Si no eres capaz de perdonar, obsérvate y conecta con las verdaderas emociones que te lo impiden. Dinamita tu fortaleza, tu castillo inexpugnable, y permite que el niño/niña asustada que alojas en tu interior se exprese. Adminístrate tu mismo/a el amor que no te dieron cuando más lo necesitabas. La fórmula está en tu poder. Tuya es la responsabilidad.


Volver a ser niño


¿En qué consiste el amor? Decimos que el núcleo del amor es aceptarnos. Que aceptar es perdonar y que perdonar es la llave que nos permite dejar atrás el rencor para así poder olvidarse del pasado, y lograr alcanzar el tan cacareado AQUÍ y AHORA, como si se tratase de una burbuja de aislamiento, una tabla de salvación. Pero insistir en mantener al pasado 'a raya' evitando a toda costa que intervenga y nos atormente con su recuerdo implica tácitamente el reconocimiento de que algo llamado "el pasado"toca a nuestra puerta incesantemente para ser reconocida. ¿Por qué  cerrarle la puerta a un niño insistente?
El rencor no deja de tocar a nuestra puerta. Y lo hace cada vez con mayor insistencia, como esas bolsas de basura que durante años no se han bajado a su adecuado contenedor en la calle y colman el umbral tolerable de vergüenza.

No hay nada que deseemos más que poder estar equilibrada y armónicamente, en el lugar y el momento que se tercie, de forma totalmente genuina, relajada o excitada, sin duda amorosa a la vez que asertiva, y no en permanente estado de defensiva alerta. Todos deseamos el equilibrio que aplaca la adicción a pensar. Una adicción de la que tanto han alertado Eckart Tolle y tantos otros maestros. Está claro que convertir cada instante en un irrepetible AQUI y AHORA es la meta, pero ¿cómo alcanzar ese estado (ataraxia) de paz consciente?
Se dice y con razón que el sayo no hace al monje. Por lo tanto es el monje quien convierte sus ropajes en sayo monacal. Del mismo modo la paz interna no es la causa de la serenidad deseada sino una consecuencia, un premio a un ejercicio. Se ha dicho asimismo que nada se consigue sin esfuerzo, que la lucha y el sacrificio son el combustible para la consecución de las metas. Pero ¿qué objetivos pueden cumplirse batallando si no es más batalla? Yo diría más bien que todo se consigue por medio de constancia, paciencia y sobretodo mucha tolerancia hacia uno mismo en la confianza de que hay un lugar y un tiempo para cada uno, fuera de toda competencia (soy competente) y toda competitividad (soy competitivo).

Hay máximas que, extraídas de su contexto, han puesto los pelos de punta a la humanidad. 'Arbeit macht frei' (El trabajo hace libre) rezaba la frase en el frontispicio de los campos de trabajo (exterminio) en Europa hace escasos 60 años. No es de extrañar que trabajo y esclavitud hayan ido de la mano en las mentes asustadas de los seres humanos (incluso de los torturadores). Humanos denigrándose unos a otros. Humillaciones en cadena. Servidumbre, hostigamiento, manipulación, violación, conculcación de derechos, abusos a niños…entre todos hemos convertido este Edén en la peor de las pesadillas imaginables.

"Si no os volvéis como niños no entraréis en el reino de los cielos(Mt. 18, 1-5) Sabemos que los niños tienen la capacidad innata de la espontaneidad, disfrutando de los gestos simples, con corazón generoso, abiertos al asombro, y confiados a los seres en quienes observan e intuyen amor incondicional. Todos anhelamos regresar a ese estado de confianza plena en la vida, en que ser no suponga un problema, un conflicto para uno mismo o para otros una fuente de lucha por la supervivencia una batalla por encontrar el 'espacio vital'. Ser niño no es, pues, un asunto de edad, sino una actitud, una mentalidad. Y ser capaz de volver a ser niño implica precísamente lo contrario de olvidar: Recordar. 
Solo se deja atrás el pasado cuando éste ha sido reconocido y abrazado.

Recordar es de valientes pues implica reconocerse prisionero de una forma de pensar, de una mentalidad. La verdadera esclavitud está en la mente escindida y bifurcada consistente en creerse libre en una jaula de oro soslayando la verdad de las cadenas heredadas. La Libertad consiste en romper en pedazos el cascarón de la represión padecida sobre todos y ejercida (repercutida) por todos y cada uno de nosotros cuando vinimos a este mundo precísamente para liberarlo de sus cadenas mentales. Los nudos mentales fabricados de forma demente para hacer encajar forzadamente en un puzzle de ideas piezas que nada tienen que ver unas con otras. 
Todos queremos volver a ser niños. Pero pocos son capaces de ver la delgada linea que separa la necesidad de los afectos no satisfechos y el anhelo de restaurar las innatas virtudes que la infancia emana. Recuperar la dignidad. De eso se trata. ¿Hay que luchar para eso? Hay que trabajar. Como todo, los resultados son consecuencia de una actitud perseverante. El error que puede conducir a un desvío de magnitudes dramáticas consiste en creer que la dignidad se alcanza por medio del combate contra fuerzas externas, ajenas (alienas, alienadoras). En ese cruce de caminos existe la disyuntiva entre luchar contra o trabajar por lo que es tuyo por naturaleza.  

Todos hemos sido víctimas. Lo sucedido sucedió y no puede olvidarse, borrarse de la memoria. Por mucho que queramos, permanecerá en nuestro recuerdo. Es inevitable y necesario. 

"Nunca se perdona bastante, pero se olvida demasiado." (George Sand)
"Un pueblo que olvida su historia, está condenado a repetirla." (Marcelino Menéndez Pelayo)

La salud radica, ya lo dicen los sabios, en no olvidar. 
– Pero ¿Cómo hacer para no borrar el recuerdo, para convivir con la memoria y a la vez estar en paz AQUI y AHORA sin proyectar el rencor, el miedo, la frustración, los estados depresivos evidentes que contaminan de padres a hijos y así sucesivamente?

–Exorcizar esas emociones que fueron reprimidas –las mismas que sorprendente y abiertamente Oprah revela en este video con Eckart Tolle– ir a por ellas en su cueva antes incluso de que se vean provocadas por agentes externos. Vomitarlo que tapa la esencia. Ese es el trabajo. Un trabajo que requiere valentía. Para experimentar el amor no hay que 'hacer' nada. No hay que pretender ser bueno (más incluso de lo que nos vimos obligados a ser para para que papá y mamá tuviesen paz y así nos quisieran tal como necesitábamos). Si bien la generosidad (el amor) es la esencia de nuestro camino, es fácil caer en la tentación de considerar dicha meta como el inconsciente recurso para obtener la Paz que –seamos honestos– no tenemos. Hay tanta confusión y engaño en la creencia de que ayudar a los demás nos redime o libera. Es el error del que hay que salir.
La paz, amarse genuinamente cada cual a si mismo, será en todo caso la causa de que finalmente acabemos amando a los demás genuina y desinteresadamente. Estar en paz es pues la fuente de la serenidad. ¿Como se consigue la paz? Hay que partir de la premisa de que la paz no es algo que llegue desde el exterior sino que ya existe en nosotros, si bien en un estado latente, dormitando a la espera de ser despertada. ¿Y qué entonces la mantiene dormida? Vinimos a este mundo con esa paz. Es más, éramos paz. Pero pronto nos convencieron de que la paz consistía en no alterar el sueño de nuestros padres, en no pedirles que nos cogieran en brazos cuando lo necesitábamos, que nos dieran el pecho cuando teníamos hambre, que 'estuviesen' con nosotros. Pero eso simplemente no sucedió como sucede naturalmente en el Reino de Dios del que procedemos y del que se anuncia desde hace 2000 años su regreso. Lo que pasó es que tuvimos que dejar nuestras necesidades naturales en la consigna de este gran teatro de vanidades y dolientes depresiones en que hemos convertido la experiencia humana. Y esa entrega sucedió en esos albores de nuestra llegada. La buena noticia es que las consignas son por naturaleza, lugares donde se conservan los objetos (energías) consignadas (aparcadas). Y AHORA es el momento de acudir a recuperar la dignidad claudicada. La dignidad es esa maleta en donde se han acumulado en gran medida la sensibilidad, los sentimientos, la intuición, la creatividad, la generosidad, en esencia el amor. Y esa represión duele. Mucho.
Esa maleta repleta de nuestra genuina esencia clama desde entonces por ser liberada. Si eso no sucede de modo consciente será inevitable que la dignidad se torne en indignación.

SENTIR, conectar con los sentimientos y dejar que ellos recuperen el mando de la nave de nuestro Ser que un día tuvimos que entregar a un ente (ego) fabricado por nosotros para sobrevivir y poder funcionar con las reglas dementemente atemorizantes de este desolado Mundo. Volver a sentir: Esa es la clave. Y se trata de un proceso muy íntimo del que no se puede hacer publicidad. Cada cual sabe cuál es su personal 'cuaderno de bitácora' emocional. Yo sé del mío y tu del tuyo. Cada cual conoce las atrocidades padecidas, los engaños, los abandonos sufridos, las vergüenzas ocultas, las miserias soportadas. Y todos sabemos qué armas tuvimos que fabricarnos para 'vengarnos' del dolor padecido. Porque sobrevivir en tales condiciones TIENE un PRECIO: represión a uno mismo (vergüenza, timidez, miedo, impotencia,…) y represión a otros que nos sucedan en la secuencia, hijos, subalternos, pareja, etc… (censura, dominio, violencia, humillación…). Cada cual sabe de la aleación y el grosor de la armadura defensiva con la que tuvo que pretrecharse para poder interactuar con los demás. Así hemos mantenido viva la cadena de la ignominia: convirtiéndonos en el siguiente eslabón de la cadena que nos legaron los que a su vez nadaban en la ignorancia y solo sabían y podían obrar consecuentemente: inoculándonos la misma energía que ellos heredaron: el miedo.

La buena noticia es que todas esas energías emponzoñantes pueden (y deben) ser 'desahogadas' por medio de las expresiones emocionales. Y el pozo de mierda solo se purifica bajando por él lentamente hasta tocar fondo. Para limpiar la mierda hay que olerla, sentir las náuseas que provoca su hedor y humedecerla con las lágrimas para que definitivamente deje de ser un tabú y se convierta verdaderamente en 'agua pasada'. El forzado olvido es lo que provocó el atasco que ahora nos toca liberar.

Sin duda que los agentes desencadenantes de la frenética situación financiera mundial (Lehman brothers, Goldman Sachs, Hillary Clinton, Susan Rice, Obama, Sarkozy, Rockefeller, Bush, la llamada 'élite', son víctimas de si mismos, de sus propias paranoias y miedos. Y están, en frenética deriva por 'salvar los muebles', inconscientemente jugando un papel en este sentido. Son marionetas de una fuerza mucho más vasta, una fuerza que todo lo anima y que han dado por concluido el papel que la ignorancia ha jugado en la mente humana colectiva. Ignorancia respecto a su origen como especie y al rol que hemos jugado en el conjunto de la Creación hasta ahora. Ignorancia respecto a nuestra esencia como chispas de divinidad enfrascadas en una rueda kármica de acción-reacción de la que finalmente vamos a salir todos los que tomemos consciencia de esta verdad, todos los que estemos atentos al pitido del tren cuando se acerca a la estación. Todo el que haya mantenido contenidas a estas alturas las emociones reprimidas desde la más tierna infancia, se va a ver embargado (nunca mejor dicho) por la desesperación que sigue al caos mundial que ya está aquí y que va a extenderse dramáticamente. Irse por el desagüe de esta bañera a otra bañera (dimensión) donde el miedo continúe reinando es una decisión que está al alcance de todos. Lamentablemente solo quien decida tomar los mandos de su Consciencia será testigo del grandioso renacer de la energía planetaria. Todo el sistema solar (y la Galaxia) están atravesando por un proceso de aceleración vibracional.
El caos en sí no es malo (desde esta más ámplia perspectiva de los acontecimientos) aunque pueda percibirse con dramatismo desde una óptica cerrada. Se trata pura y simplemente de una cuestión de higiene mental. Una limpieza del inconsciente colectivo está siendo operada 'a marchas forzadas' desde instancias más 'elevadas' para el bien de la humanidad, para que cuantos más almas posibles puedan pasar por el ojo de la aguja (Mateo 19:24) a que se refería Jesús en sus misteriosas parábolas (el único modo válido hace 2000 años para dirigirse a una población ignorante en referencia a los  acontecimientos que ahora están teniendo lugar).
Nos hallamos ante una epopeya  de dimensiones épicas, de la que estamos siendo testigos de excepción Por propio y expreso deseo. Es algo maravilloso. Lo más responsable que cada uno puede hacer en estos caóticos momentos es rescatar de la memoria el dolor reprimido y las necesidades que no fueron satisfechas en el marco temporal que las precisaba. Hay mucho dolor, mucha incomprensión que ha sido reprimida, muchos abusos padecidos que ahora reclaman desde las profundidades de nuestro plexo solar (3er Chackra) ser liberados y reconocidos  (por nosotros mismos, los únicos censores y verdaderos represores). Como aquellas niñas que han sido violadas y se vieron obligadas  a 'montarse la película' de que ellas tenían la culpa, de que de algún modo habían provocado a su tío o su padre los errores cometidos, todos tenemos el deber y la responsabilidad de airear los trapos sucios, porque esos trapos merecen ser limpiados y saneados. Reprimirnos es lo que nos ha permitido 'sobrevivir'. Pero ahora que el 'fin de los tiempos' –vaticinado por los Mayas y tantos otros pueblos indígenas del mundo y que no significa en absoluto el fin del Mundo obviamente– está a la vuelta de la esquina tenemos que aprender a conjugar el verbo amar. Aceptar el dolor que se padece y no rebelarse nos hace mansos. Y la mansedumbre es la meta a alcanzar para poder amar y aceptar ser amados. Para poder empezar a convivir.

"Bienaventurados los mansos porque ellos heredarán la Tierra" (Mateo 5:5)
Pero mansedumbre no significa resignada sumisión (aunque tristemente para muchos así vaya a sonar) sino aceptar el dolor y 'saber sufrir' en la seguridad de que el sufrimiento es el camino de la redención, igual como la fiebre y el sudor es el proceso que el cuerpo necesita atravesar para liberar una patología vírica.
Manso es quien actúa sabiendo que no necesita imponerse, quien sabe que desea ayudar a despertar sus hermanos del sueño que Platón supo ilustrar (La Caverna).

No es fácil reconocer que estamos disociados, que nuestras mentes están escindidas que alojamos a Dr. Jeckyll y a Mr. Hyde, es decir que varias personalidades coexisten en nosotros, papeles que interpretamos en función de las necesidades de la escena que se nos presenta. Conseguir localizar, traer al consciente y abrazar esas diferentes, forzadas e inconscientes personalidades: La sumisa, la criticona, la resentida, el perezoso/indolente, el machista/misógino, el narcisista y dejar de 'actuar' en función de la situación y del contexto que se presente es la meta de todo ser humano. Después de todo los papeles no son reales. Son solo eso: papeles, roles. Terminada la función quedan para el recuerdo, lecciones que no debemos olvidar y que nutrirán nuestra hoja de ruta en la infinita e ilimitada senda de crecimiento que llevamos transitando y que nos aguarda.

Ánimo y coraje. Vive sin miedo. Sin miedo a decir lo que sientes, sin miedo a ser juzgado, sin miedo a ser abandonado (de nuevo)

Somos hermanos.
Que la paz esté contigo.

Cómete la sopa

A veces las verdades del barquero solo pueden ser asimiladas cuando son difundidas en clave de humor. Decía Oscar Wilde que "si quieres comunicar algo serio y solemne a un grupo de personas, debes hacerlas reir. De lo contrario te matarán." Goyo Jiménez, uno de los mejores monologuistas españoles, le hace un bien inapreciable a la humanidad hispanohablante con esta interpretación…




No hay maquillaje contra el dolor

Dicen los estudios que sonreir:
· no cuesta nada
· nos hace atractivos
· que nos cambia el humor
· que es contagioso
· que libera el estrés, bajando la presión sanguínea
· te hace (parecer) más joven…
· reduce la presión sanguínea.
· Libera las endorfinas y restablece los niveles de serotonina, fortaleciendo el sistema inmunológico.
Además aumenta la autoestima, eres más popular en tu entorno, te facilita la obtención de un trabajo y un salario digno. La sonrisa es un lenguaje universal, sin barreras.

¿A qué esperas pues para hacer un maldito taller de risoterapia?

Voy a forzar un poco más la ironía…





3:08 Oprah tiene unas ganas increibles de llorar. Lo percibo
4:28. Tolle aborta paradójica e incomprensiblemente la emergente catarsis con una explicacion y unas risas, con su excesivo análisis, palabras, palabras y más palabras…
Hay momentos en que forzar un silencio, percatándose de una legítima erupción emocional, es la clave para ir al 'sitio' donde se halla el nudo de los bloqueos mentales, el súcubo de la basura intelectual, origen de la adicción a pensar de la que habla el mismo Tolle. Todas las claves expuestas son ciertas como el aire que respiras pero los argumentos intelectuales se quedan en la esfera del neocortex que es la zona del cerebro desde donde se rige la comprension intelectual, precisamente lo que separa al Homo Sapiens del resto de las criaturas que pueblan la faz de la Tierra.
Que disfruten ambos de su reconocimiento mediático y de los royalties de sus libros…Yo me lamento de la oportunidad perdida por ambas celebridades de mostrar al mundo entero CÓMO expresarse libremente. Ambos han tenido miedo. Ha estado tan cerca de suceder algo maravilloso y de una repercusión tan vasta…

La liberación llega permitiendo (-se) manifestar la reacción emocional, sea cual sea, sin emitir juicios u opiniones. Hay un momento en que sobran las palabras y los sentimientos piden el microfono. Hablar del dolor no ayuda. Lo que sana es abandonarse a su expresión (llanto)


viernes, 25 de noviembre de 2011

La verdad de Siria



La agencia de noticias EFE informa a traves de diferentes medios que El Ejército de Siria anunció hoy viernes 25 de noviembre de 2011, la muerte de seis pilotos militares de elite entre las diez víctimas de una emboscada ayer en la provincia rebelde de Homs, en el centro del país, y la calificó de "escalada peligrosa" de la violencia.
En un infrecuente comunicado leído por un portavoz militar en la televisión estatal siria, el mando castrense señaló que "un grupo terrorista armado urdió una trama para asesinar a seis pilotos, un oficial técnico y otros tres empleados en una base de la fuerza aérea entre Homs y Palmira".
"El ataque directo contra nuestros valientes pilotos entrenados para llevar a cabo su deber sagrado de defender la patria y restaurar nuestros derechos usurpados fue una peligrosa escalada y la prueba de que hubo participación extranjera" en el levantamiento contra el presidente Bashar el Assad, según la nota.
Las Fuerzas Armadas sirias también se mostraron amenazantes al advertir de que "cortará cualquier mano que apunte a la sangre de los sirios" y acusaron a los "enemigos de la nación siria, principalmente Israel" de ser los "beneficiarios" de este acto.
El paulatino aumento de los ataques contra el Ejército sirio ha despertado el temor en países como Estados Unidos o Rusia de que el país se esté adentrando en una guerra civil.
 Según las cifras de la ONU, al menos 3.500 personas han muerto en la represión de las revueltas y en los enfrentamientos desde que comenzaron las protestas en siria, el pasado mes de marzo.
Hasta aquí la noticia tal como se la vende EFE a los medios de masas. En resumen, que Assad estaría reprimiendo brutalmente por medio de baños de sangre los intentos de 'grupos revolucionarios juveniles' de conquistar unos legítimos estándares de libertad para el presuntamente oprimido pueblo Sirio.
Lo que viene a continuación es una perspectiva digamos que diferente. Una óptica que quizá te escandalice aunque a estas alturas pocas cosas deberían escandalizarte a tenor del sinsentido de la violenta deriva de los acontecimientos mundiales. Lo cierto es que nadie me 'paga' por mostrarte el calcetín de ciertas noticias vuelto del revés. Lo hago porque a mi me ha producido un giro mental copernicano fascinante que deseo compartir contigo. Luego, en las conclusiones, te comento… 


Aquí la transmisión original del canal de noticias Russia Today:


Aquí la transcripción traducida de dicha entrevista:


"Moscu ha acusado a los poderes occidentales de generar y dirigir las tensiones en el mundo arabe instigando la cada del regimen sirio. Tenemos en conferencia directa desde Damasco al historiador y  periodista Webster Tarpley.

–Gracias por acudir a nuestra llamada. Escuchemos lo que el ministro de asuntos exteriores ruso Sergei Lavrov ha dicho:

Lavrov: –En Siria tenemos un problema donde la Liga Arabe esta pidiendo que se detenga la violencia y se inicie un proceso de diálogo, mientras que los paises occidentales y desde las capitales de los paises limitrofes a Siria se esta pidiendo lo contrario, que los rebeldes no dialoguen con el régimen de Assad. Parece tratarse de una provocación política  a escala internacional. Por supuesto que la violencia debe cesar pero esta demanda debe dirigirse a la autoridad existente tras los grupos armados de la pretendida oposición siria.

–Mr. Tarpley, ¿Cree Ud que es eso cierto? ¿Cree que la opinión unánime expresada por los poderes occidentales no esta ayudando a pacificar la region?

–Por supuesto que no esta ayudando. Mr. Lavrov está pisando terreno firme y sabe de lo que habla. Personalmente acabo de finalizar un recorrido de una semana por el pais. He estado en Homs, en Tartus, Baniyas, etc. y puedo dar fe de lo que los ciudadanos sirios comunes de cualquier creencia o etnia, cristianos, suníes, chiíes, drusos…lo que dicen los habitantes sirios es que están siendo disparados  por francotiradores, en Homs en particular la gente se lamenta de la existencia de terroristas francotiradores que estan tiroteando indiscriminadamente a civiles, hombres mujeres y niños con el unico proposito de  desestabilizar el pais. Yo no llamaría a lo que esta pasando una 'guerra civil'. Seria un término equivoco en el sentido de que estamos hablando de escuadrones de muerte, comandos de terror, el tipo de cosas que todo el mundo recuerda de Argentina y America central, el tipico metodo desestabilizador utilizado históricamente por la CIA. En este caso es una actuación conjunta de la CIA, el MI6 (servicios secretos britanicos), Mossad (inteligencia israeli) La oficina de inteligencia militar exterior de Francia (DGSE), todo ello financiado desde Arabia Saudi, los Emiratos Arabes Unidos y Qatar, y dirigido in situ por algunos sujetos de origen sospechoso. Uno de ellos responde al nombre de Khaddam quien fue el ministro de asuntos exteriores sirio durante unas cuantas decenas de años, tiene casi 80 años y opera desde Paris y está siendo protegido por la OTAN y todo apunta a que es el elegido por la inteligencia occidental para reemplazar a Assad una vez éste haya sido derrocado.

–Es muy interesante su punto de vista acerca de la intromision occidental en los asuntos internos de Siria y en general de los paises arabes del entorno. Pero ¿no cree que esta idea de denunciar la ilegitimidad del regimen sirio y la insistencia en deshacerse del presidente sirio, podrá abocar en aun mayor violencia? Por ejemplo, lo que estamos observando en la plaza Tahrir en Egipto.

–Bueno, tras haberse convertido Libia en un baño de sangre con 150 mil muertos y ahora con Egipto mostrando claramente al mundo que la pretendida y tan cacareada revolucion fue un completo fracaso, ahora la gente esta empezando a comprender la magnitud y la verdad de los acontecimientos.  La Sra. Clinton en washington y la Sra. Rice en la ONU continuan tratando de promover este insolvente y desacreditado modelo intervencionista que ha venido en llamarse 'revoluciones de la primavera arabe', esos golpes de estado cocinados en las entrañas de la CIA y sostenidos sobre el terreno por tropas terroristas, gente de Al Qaeda –recordémoslo creada por la misma CIA en 1991–, gente de la Hermandad Islámica…He oido de importantes autoridades religiosas que existe un creciente movimiento dentro de la comunidad islamica que quiere la reconciliacion, ley orden y legalidad y que rechazan a los agitadores fanáticos. Estos fanaticos estan siendo traidos al pais por los poderes occidentales (servicios secretos mencionados)…

–Teniendo en cuenta lo ocurrido en Libia, ¿que es lo que piensa Ud. que se pretende desde los poderes occidentales (Sarkozy, Obama, Cameron…) con estas supuestas tacticas desestabilizadoras?

– Lo mas importantes es dejar constancia de que esta es la sociedad mas tolerante en oriente proximo. Un lugar donde una gran variedad de gente de diferentes procedencias y creencias religiosas convive en una remarcable armonia. Musulmanes de toda clase, cristianos de todo tipo (greco-ortodoxos, griegos catolicos, Siriacos, Drusos, Kurdos, etc. un modelo de coexistencia pacifica entre varios grupos etnicos. Opino que las directrices de la politica norteamericana van actualmente encaminadas a golpear oriente proximo atizando los viejos rescoldos de las diferencias etnicas, en definitiva el maquiavelico 'divide y venceras'. Los cristianos seran expulsados de Libano y de Siria del mismo modo que fueron expulsados de Iraq (ironicamente muchos de ellos huyeron a Siria) y los coptos siendo arrinconados en Egipto y en este contexto todos estos paises se estan viendo fatalmente debilitados desde sus bases. Los principales focos de conflicto en Siria estan localizados en la frontera turca, la frontera con Jordania, el kurdistan iraqui y la frontera con Libano el mas dramatico de todos.

Se trata en definitiva de una campaña mediatica cinica orquestada desde occidente. Porque yo he estado en Homs. Cuando vas a Homs, el barrio de …[ininteligible] supuestamente la zona mas 'caliente' de todo el pais en este momento, encuentras a gente que es partidaria de Assad y que reclaman agua caliente porque el invierno esta llegando y al preguntarles cuales son sus demandas y te dicen 'queremos que el ejercito sirio se persone aqui y proteja las casas con helicopteros y tanques y que impidan que estos francotiradores nos sigan masacrando, mercenarios a sueldo que probablemente provienen de Chechenia, Libia o Afganistan o Pakistaan, guerreros extranjeros introducidos en Siria por quienes les pagan, las agencias de inteligencia occidentales (financiadas oscuramente con los impuestos de los hasta ahora ingenuos e ignorantes contribuyentes) ye sto es lo que esta pasando. Que no les confundan los titulares de prensa. En Hims hubo 5 muertos y siete heridos en un dia a causa de los francotiradaores, terroristas a sueldo que tirotean a la poblacion civil. Por supuesto que cuando la cadena Al Jazeera se persona entonces se encarga de difundir que se trata de victimas de una guerra civil. Es todo absolutamente mentira. No hay tal insurrecion. No hay guerra civil. No hay revueltas masivas populares contra su presidente Assad. Los agitadores son una minoria muy reducida y responden a un perfil de psicópatas mercenarios (Al Qaeda, Muslim Brotherhood, ambas fabricadas por la inteligencia norteamericana) a sueldo de la la liga árabe (Jordania, Arabia Saudí, Qatar, Emiratos árabes…)



conclusiones:
¿Qué es lo que pretenden los oligarcas de este mundo soliviantando los ánimos y tratando de 'poner patas arriba' (una vez más) las estructuras y el statuquo de las diferentes sociedades y grupos étnico-religiosos? Sin duda que el patrón de intervención en Libia se está repitiendo en Siria, con la diferencia de que en este caso no hay recursos energéticos que esquilmar. Todo apunta a una solapada intención de debilitar a Damasco hasta conducirlo a un escenario de aparente Guerra Civil donde, de nuevo, la ONU conceda carta blanca para la intervención de fuerzas 'pacificadoras' por razones humanitarias? Divide y vencerás…¿Te suena? ¿La intención? Todo apunta al propósito geoestratégico de cerrar el cerco sobre Irán, el último bastión del Islamismo a ultranza y sobretodo principal proveedor de petróleo de China, la emergente potencia mundial, se mire por donde se mire. La incógnita es qué planes tienen Putin y Hu JIn Tao al respecto. ¿Caerán en la trampa de la provocación de la secretaria de estado de Washington Hillary Clinton? Sin duda Moscú y Pekin conocen los entresijos de la soterrada estrategia de la títere de las élites financieras anglosajonas del eje Londres-Wall Street. La guerra 'en las alturas' lleva siglos desplegada. ¿Por qué no cuentan los medios de masas la verdad detrás del velo?¿Existe pues una conspiración para manipular las mentes de las masas? La integridad de tu Consciencia es precísamente lo que está en juego. Llevas toda la vida haciéndote preguntas y tratando de romper el cascarón del huevo de los juicios a priori heredados, tratando de recuperar cierta cordura entre todo el aparente sinsentido que has presenciado desde que viniste al mundo. Tu cordura –y tu Libertad– radica fundamentalmente en tu capacidad para discernir entre lo que percibes con tus sentidos (que a la postre no es sino ilusión) y lo que tu corazón te dicta (la única verdad). ¿Tienes miedo? ¿Estás intranquilo? ¿Temes un futuro inestable para tus hijos? (¿Acaso creíste que la burbuja de 'bienestar' de los 80's iba a durar eternamente? Ahora despiertas a la realidad de los alfileres que sostenían el modo de vida occidental. El nunca mejor llamado 'sueño americano' del que todo el mundo influido por la órbita del dolar se está viendo visto obligado a despertar. Y ¿acaso no es beneficioso despertar? Despertar es es lo que sucede después de haber estado durmiendo. Regresar a la consciencia es lo que infaliblemente ocurre tras haber permanecido en brazos de Morfeo, el Reino del inconsciente. ¿Te vas a despertar alterado o en paz? Tienes el poder de elegir. Tú decides. Nadie está apostado tras una esquina, dispuesto a juzgarte salvo quizá… tu  mismo.
Suelta tus miedos. Realiza tu sueño. Abraza tus sentimientos. Vive sin miedo. Vive sin miedo. Eres un ser eterno y amado infinita e ilimitadamente por la inteligencia y fuente de la que provienes.
Seguro que todo esto te resuena…Que la fuerza te acompañe.



Bendito seas

Yo te bendigo, dondequiera que estés, hagas lo que hagas, seas quien seas interpretando el papel que interpretes. Porque yo soy bendito y los benditos consideran a todo ser creado como un igual. Conecto con el dolor que te causé, lo recuerdo y lo siento como propio como nunca lo había hecho. Y me disculpo a mi mismo por haber sido inconsciente de mis actos, por haber permanecido ignorante. Fui ignorante puesto que no sabía lo que hacía. Te consideré una amenaza porque llegué un día a un mundo amenazante, carente del amor al que yo estaba acostumbrado allí de donde procedía. Tuve que adaptarme a las circunstancias francamente adversas y creerme lo que mis padres –esos adultos adoptivos a los que me confié– me transmitieron. Ellos, en su ignorancia, me enseñaron con sus actos inconscientes, que en este mundo salvaje y cruel hay que saber defenderse para no ser devorado. Ante esta tesitura yo asumí el papel que mi experiencia en esta vida me tenía asignado: el de víctima. Puesto que mis padres arraigaron en su mente la carencia a la que ellos mismos se habían visto sometidos –y por ello experimentaron– creí que la abundancia me estaba vetada de por vida. Que carecía de permiso para extraer abundancia del grifo al que otros sí tenían acceso. Y lo peor es que creí que ese veto no tenía fecha de caducidad y que era imborrable. Una especie de estigma familiar, un yugo con el que cargar. Creerme todo eso fue lo que desencadenó una existencia de miseria, donde la vida no era vida sino supervivencia. Llegué incluso a sentirme cómodo en ese modo de experimentara la vida. Entre otras cosas porque me eximía de algo a lo que aquellos que sí disfrutaban de la abundancia parecían estar inherentemente vinculados: la responsabilidad. Responsabilidad sobre ellos mismos y sobre el destino de los demás. Responsabilidad que generación tras generación no solo no han sabido administrar sino que intencionadamente han manipulado en su beneficio, perpetuando con ello su dominio, su papel de pastores, sobre aquellos a los que debían estimular, sus hermanos (ovejas) ignorantes, censurando el acceso de éstos a niveles de conocimiento 'secretos' en la convicción de que los corderos 'no están preparados' (Sí, no obstante, nos han considerado 'preparados' para zambullirnos en la vorágine de la frenética escalada tecnológica, la de los potencialmente esclavizantes dispositivos para cuya ecuánime gestión intencionadamente no se nos ha instruido. Sistemas educativos desfasados con métodos pedagógicos confusos y anquilosantes han sido la herramienta nefasta para lubricar la erronea percepción de las potentes energías que en nuestra ignorancia atesoramos.

En fin, me sentía cómodo en mi papel de víctima. A las víctimas normalmente se las compadece. Así nos han enseñado. Y esa sensación es placentera, cuasiorgásmica. Me apunté al carro del victimismo. Por eso me aseguré de infligirme periódicamente heridas, de enfrascarme en actividades de riesgo que potencialmente pudieran lesionarme. Por supuesto que este argumento no era consciente, sino que 'viajaba' por un canal paralelo pero más profundo que el del 'sentido común' (no por nada denominado 'el menos común de los sentidos').
La abundancia no tenía carta de autenticidad en mi esfera de influencia porque en mi ADN (el que heredé de mis padres y mis abuelos…) no figuraban las instrucciones acerca de cómo gestionar la abundancia. Ni siquiera se explicaba lo que era. Natural, ¿cómo se va a explicar la din´ñamica de algo que se desconoce?
A los 20 años mi abuelo recibió una herencia inesperada. Asesoradao por su futura esposa la invirtió en una fábrica que acabaó yendo a la quiebra como consecuencia de un desfalco provocado por uno de sus socios. Su ingenuiddad le pasó factura. Mi padre pasó de vivir nadando en la abundancia a tener que comer patatas hervidas durante años. De adulto no pudo acceder al estatus que su padre había ostentado hasta la mencionada quiebra y que en condiciones normales le habría sido legado en herencia. Sin embargo mi padre sí disfrutaba gastando (el dinero que a penas tenía) En los años de abundancia de su infancia había vivenciado el aire eclético de las reuniones artísticas que se respiraban en el hogar fruto de la sensible inspiración que mis abuelos (en realidad mi abuela) almacenaban y que la abundancia recibida había hecho posible. La poca riqueza que atrajo, la invirtió en obras de arte y libros (esos objetos que circulaban libremente en su hogar de infancia). Yo los detestaba. Eran objetos fetiches, ahora lo entiendo, que ejercían un magnetismo arraigado en su inconsciente. Le recordaban los buenos años de su infancia. Mejor dicho, lo que él creía que habían sido los buenos años. En realidad habían sido un tormento, a pesar de la abundancia económica, puesto que el amor recibido fue prácticamente nulo. Toda la atención se la llevaban las visitas. Es lo que tiene tener que luchar con otros 6 hermanos por la atención de los progenitores, el más apreciado botín que un niño reclama durante los años de ineludible dependencia afectiva. Unos años que dejan un fuerte sello en la vida futura. Un sello que yo me he propuesto borrar de mi ADN ahora. Para ello debo empezar por 'formatear la placa madre' de mi mente (ordenador). Regresar a mi pasado para leer las páginas borrosas de mi cuaderno de bitácora que tanto esfuerzo he empeñado en mantener olvidadas, aquellas que relatan los momentos en que tuve que prostituir mi esencial dignidad y adaptar mi integridad a las necesidades de mis progenitores y en general de todos los adultos de los que dependía para mi supervivencia, su ignorancia acerca de mi verdadero origen (que también es el suyo). Todos esos instantes en que tuve que optar entre morirme o robotizarme y adoptar el 'modo complaciente' aquél que los adultos que me rodeaban disfrutaban de presenciar: el obediente, el callado, el bueno que siempre se adaptaba al molde estandar que ellos recibieron en herencia y que me legaron para mi, impregnado de todas esas energías que tan maniatado me han tenido (vergüenza, miedo, frustración…) Exorcizar esa rabia por haber permitido (fue inevitable) aparcar mi verdad es la clave previa a conectar con el perdón. Solo cuando eres capaz de disculparte a ti mismo por haber mancillado tu dignidad atacando a otros en venganza por todo el poder del que tuviste que claudicar, solo cuando te congracias con tu eterna y divina esencia, tu única y esencial responsabilidad, entonces puedes ser capaz no solo de salir del mismo mar de lágrimas en el que yo he estado sumido y del que creía no iba a poder salir nunca sino también perdonar la deriva violenta de tus hermanos ignorantes capacitándote para verles incluso con los ojos de Dios, como hermanos de una gran filiación. Solo entonces puedes transmitirles paz, que es lo único que piden, ser escuchados…
Todos somos miembros de una extensa hermandad confundida y perdida hasta ahora en un mar de desesperación, en un mundo (planeta) situado en los confines de una Galaxia llena de vida inteligente. La misma vida inteligente de la que hablan las tablillas babilónicas en su epopeya de la creación (Enûma Elish) y que 'provocó' con su intervención genética el salto evolutivo que la tradición escrita ha enmascarado tras el confuso 'eslabón perdido'.

Como ave fenix, estamos resurgiendo de nuestras cenizas y dirigiéndonos indiscutiblemente hacia la asunción de nuestra herencia. Es el momento. Y es imparable. Por todo eso, bendit@ seas. Eres  mi hermano. Todos somos uno. Todos procedemos del Uno.  Todos precedemos de Dios.
Paz para ti.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Responsabilidad



La solución a todo el caos que estás presenciando en todas las esferas y dominios de tu existencia, globales y particulares, radica en algo en lo que solo unos pocos 'iluminados' han caído, en ejercitar la mente para cambiar el modo de pensar. Estamos acostumbrados a pensar en modo 'defensivo', es decir a considerar al 'otro'–aquél al que hemos convenido en llamar nuestro semejante sin muy bien darnos cuenta de lo que ese apelativo comporta– alternativamente como un potencial agresor, un enemigo o bien una víctima propiciatoria. En cualquiera de los casos nunca lo hemos considerado un 'igual'. Ese es el origen de todo enfrentamiento perpetuado durante siglos y milenios, una lucha representada en un escenario. Y tu has interpretado un papel en esa 'obra'. Si tu papel era el de víctima, entonces 'el otro' era el agresor. Si percibías al otro como víctima, en tu sed de venganza, entones asumías el papel de agresor (justiciero, vengador, …)
Y sin embargo, paradójicamente, nos seguimos refiriendo a los otros como nuestros 'semejantes'. Por obvio que suene, esta palabra no deja de constituir toda una paradójica revelación cada vez que es pronunciada. Todos somos iguales. Pero nos 'percibimos' diferentes… Luego el conflicto debe estar en la percepción misma, en la 'forma' de pensar.

Todos somos creadores. Creamos permanentemente las condiciones de vida en las que habitamos. Nuestro entorno tiene nuestro sello. Somos mentes creativas. Todo es arte, todo es artístico. Y puesto que somos artistas, de alguna fuente habremos aprendido el arte de crear…Una fuente sin duda inteligente ¿De qué color será la piel de la inteligencia que a su vez nos creó? ¿Fue esa inteligencia a su vez creada por una Inteligencia Superior?

Sin embargo también tenemos actitudes autodestructivas. En nuestro deseo de proteger nuestras creaciones de la imaginada rapiña externa, somos capaces de fagocitar nuestras creaciones, destruir lo que creamos. Toda capacidad destructora está fundamentada en un dolor. Nadie aniquila si no es para vengar un dolor padecido o para escapar al miedo de ser víctima de futuros dolores. Y para creer que uno va a ser agredido necesita asignarse una razón para estar en el 'punto de mira' de otro, necesita saberse 'culpable' de algo. Una culpa lo suficientemente apabullante sin duda como para suponer la causante de la ausencia de dignidad. Pero recuerda que eso es solo una creencia. Tu decides creerte indigno y merecedor por tanto del yugo de una amenaza externa permanente (secuestrarán a mi hijo, me quedaré sin casa/trabajo/pareja, no tendré dinero para vivir, no tendré amigos…). Una amenaza frente a la que has decidido no permanecer impasible. Algo debes maquinar, algún muro defensivo debes edificar, alguna táctica o estrategia debes idear para impedir que dicha hipotética amenaza (que no está sino en tu mente) se haga realidad. Y decides que 'la mejor defensa es un buen ataque'. Y atacas al mínimo signo visible que encaje en tu idea. Al menor movimiento de tropas observado decides apretar el botón y disparar tus misiles. Y con ello ya has hecho realidad la máxima de que 'eres aquello que piensas'. La consecuencia: la espiral vengativa y violenta en la que los seres humanos estamos sumidos. Desde un conflicto por un accidente de tráfico hasta el estallido de una guerra nuclear. Devolver una afrenta conduce a la perpetuación del conflicto. Y el germen del vaticinio auto-realizado está en la convicción, la creencia, fruto del estado de ignorancia que conduce a creer que 'el otro' está permanentemente conspirando para atentar contra mi dignidad (se reirán de mi, no soy nadie comparado con fulano,etc…) . En realidad todos estamos permanentemente defendiéndonos por adelantado de las hipotéticas amenazas que nuestra mente elucubra. Y las creencias, fabricaciones de la mente atemorizada, se transmiten de generación en generación. Por ello hablamos de inconsciente colectivo. Lo que piensas lo dejas en herencia a tus hijos, y los hijos de tus amigos piensan básicamente lo mismo que tus hijos.
Los humanos, concentrados como nos hemos visto obligados, a concentrarnos en el aquí y el ahora, hemos sido víctimas del inconsciente impacto que esas creencias dadas por sentadas sin ser cuestionadas han tenido en nuestro 'aquí y ahora'. Nuestras acciones son siempre, en mayor o menor medida, reacciones ante un pensamiento de temor. Esa medida depende del grado que otorguemos a la amenaza que se deriva de la creencia heredada. Detener esa letal cascada hereditaria que nos mantiene sumidos en una imparable –y ya insostenible– escalada de violencia ante la que nada creemos poder es la responsabilidad de la que habla Eckart Tolle, quien para llegar a hilvanar un discurso tan contundente tuvo que pasar por una noche oscura del alma. 5 Años sumido en una depresión absoluta que le llevó al borde del abismo del suicidio. Y sentado en ese borde, a cientos de metros de altura de la realidad, contactó con su Ser Superior, la fuente que lo creó. Tomó consciencia de la dicotomía existente entre el poder de su Ser y la insostenible fragilidad de sus miedos (Egos).




miércoles, 23 de noviembre de 2011

Tregua de Navidad



Se conoce como Tregua de Navidad a un breve alto el fuego no oficial que ocurrió entre el Imperio Alemán y las tropas británicas estacionadas en el frente occidental de la Primera Guerra Mundial durante la navidad de 1914. La tregua comenzó en la víspera de la Navidad, el 24 de diciembre de 1914 cuando las tropas alemanas comenzaron a decorar sus trincheras, luego continuaron con su celebración cantando villancicos, específicamente Stille Nacht (Noche de paz). Las tropas británicas en las trincheras al otro lado respondieron entonces con villancicos en inglés.
Ambos lados continuaron el intercambio gritando saludos de Navidad los unos a los otros. Pronto ya había llamadas a visitas en la tierra de nadie, donde pequeños regalos fueron intercambiados: whisky, cigarrillos, etc. La artillería en esa región permaneció silenciosa esa noche. La tregua también permitió que los caídos recientes fueran recuperados desde detrás de las líneas y enterrados. Se condujeron ceremonias de enterramiento con soldados de ambos lados del conflicto llorando las pérdidas juntas y ofreciéndose su respeto. En un entierro en la Tierra de nadie, soldados británicos y alemanes se reunieron para leer un fragmento del Salmo 23:
El Señor es mi pastor, nada me falta. Sobre pastos verdes me hace reposar,
por aguas tranquilas me conduce.
El Señor me da nueva fuerza,
me consuela, me hace perseverar.
Me lleva por el buen camino,
por el amor de su nombre.
Aunque camine por un valle oscuro
no temeré mal alguno porque Él está conmigo.
La tregua se propagó hacia otras áreas, y hay muchas historias — algunas quizá apócrifas — de partidos de fútbol entre las fuerzas enemigas. Hay cartas que confirman que el resultado de uno de esos juegos fue 3 a 2 a favor de Alemania.
En muchos sectores la tregua sólo duró esa noche, pero en algunas áreas duró hasta el año nuevo, e incluso hasta el mes de febrero.
La tregua ocurrió a pesar de la oposición de los niveles superiores de los ejércitos. Anteriormente un pedido hecho por el papa Benedicto XV de una tregua entre las partes en guerra había sido desoído.
Los comandantes británicos John French y Sir Horace Smith-Dorrien juraron que una tregua así nunca volvería a permitirse (sin embargo ambos habían dejado el mando antes de la Navidad de 1915). En los años subsiguientes se ordenaron bombardeos de artillería en la víspera de la festividad para asegurarse de que no hubiera más reblandecimientos en medio del combate. Asimismo las tropas eran rotadas por varios sectores del frente para evitar que se familiaricen demasiado con el enemigo. A pesar de esas medidas hubo encuentros amigables entre soldados, pero en una escala mucho menor que la de los encuentros del año anterior.
Durante la Pascua de 1916 ocurrió una tregua similar pero en el Frente oriental. Sigue


martes, 22 de noviembre de 2011

Y la ira qué?

Cuando somos testigos del evidente el malestar (ira, cólera,…) en una persona, tendemos comúnmente a minimizar dicha expresión, ya sea disuadiéndola con comparaciones recurrentes ("no sé de qué te quejas, fíjate que hay otros que están peor que tu, etc…") o censurándola directamente condimentándola con improperios ("Basta ya. Eres un quejica"). Esta es una actitud notoria entre los adultos para con los niños. Cuando se quejan porque no quieren comer les decimos "fíjate que hay niños que se mueren de hambre en Africa", cuando lloran porque se han hecho daño "no pasa nada, ya verás, pronto se curará", etc. A nadie se le ocurre que la expresión de cualquier emoción, por pequeña que se muestre, sea legítima. Me dice MariLuz, una vecina que lo que pasa es que no queremos verles sufrir. Por la boca muere el pez. Acabas de dar en el clavo, le digo. Somos nosotros los que tememos verles sufrir. No les disuadimos/censuramos sino para evitar nuestro propio sufrimiento contenido. Por eso les enseñamos a que repriman, por medio de argumentos intelectuales, la expresión de sus emociones. ¿Por qué? No estamos preparados para presenciar dichas expresiones porque no se nos permitió a nosotros mismos expresarlas libremente a su debido momento. Luego no toleramos el lamento ajeno. De ahí nuestra insensibilidad. Y la cadena se extiende generación tras generación.
Es obvio que la actual coyuntura socio-política, que no es sino la consecuencia de un olvido de nuestra naturaleza eterna y nuestros orígenes divinos, está yendo acompañada de un descalabro emocional colectivo e individual. Ignoramos si eso es la causa o la consecuencia, quizá un poco de ambas.
Pareciera que todas las estructuras de la pretendida estabilidad social (falsa a todas luces) hubiera estado pendiente de un hilo –el eufemísticamente llamado 'estado del bienestar'. Un hilo que ahora ha sido brutalmente seccionado. En realidad eso ha venido ssucediendo cíclicamente a lo largo de la historia. Lo que sucede es que la memoria humana tiende indefectiblemente a la amnesia. Los libros de historia están llenos de erratas e intencionadas manipulaciones. Recuerda que la historia la escriben los que ganan las guerras, y éstos siempre son los mismos… Ahora la caja de Pandora se ha vuelto a abrir y todos empiezan a correr de aquí para allá como pollos descabezados.

Todos queremos vivir en paz. Y sin embargo todos contribuimos a la violencia. Cada uno desde su púlpito particular. Hay violencia y tristeza a partes iguales en las comidas familiares, en la cola de la oficina de empleo, en la del supermercado, en la del banco, en el semáforo…en las barras de los bares, en la sala de espera del dentista, hasta en los cumpleaños de los niños…Hay ganas de reprochar y ganas contenidas de llorar…

Ya lo sabemos, quien juzgue será juzgado. Y no ya porque se trate de un vaticinio o una  amenaza, sino porque se trata de la infalible consecuencia de la sagrada y universal ley de causa-efecto. Toda acción va seguida, tarde o temprano, por una reacción de similar (o incluso mayor) magnitud. Así funciona el Cosmos, el Universo, la Creación, llámalo como más te plazca.
Es obvio y de sentido común que el pensamiento positivo– 'yo puedo', 'yo valgo', 'me lo merezco', etc…– conduce ineludiblemente a acciones positivas y a un carácter positivo. Siempre que se manifieste desde una auténtica y creciente convicción. A todos nos han hablado del poder de las autoafirmaciones positivas, pero…qué hay de la patente rabia y de su consecuente ira, de la violencia? ¿Acaso no es ese un estado del alma a tener en cuenta? ¿No es la rebeldía un carácter forjado en algún oscuro horno? Siendo la personalidad rebelde, y las acciones que se derivan de ese carácter, fruto de un pensamiento pleno de convicción (por ejemplo: el sistema está corrupto), ¿no podríamos decir que considerarse a si mismo indignado es consecuencia de estar convencido (en la creencia inconsciente por supuesto) de que no se es digno? Ningún Ser Humano tiene razones fehacientes para considerarse indigno a menos que un pensamiento tal haya arraigado fuertemente en la mente. Es fácil invocar la presencia del pensamiento positivo desde la fe en el ser humano, pero si el pensamiento es obstinadamente autodestructivo, ¿habrá que condenar al sujeto pensante y dar por perdida su reinserción en la vía positiva o será mejor acaso descubrir el origen de tal pensamiento el foco de tan arraigada creencia?
Siendo los terremotos fenómenos naturales e inevitables ¿Acaso la sismología no es una rama de la geofísica encaminada a:
1) El estudio de la propagación de las ondas sísmicas por el interior de la Tierra a fin de conocer su estructura interna.
2) El estudio de las causas que dan origen a los temblores.
3) La prevención de daño.

¿De dónde proviene pues el pensamiento autodestructivo del hombre?¿Cuáles son sus causas? Quizá el verdadero origen de la indignación se halle en una esfera mucho más cercana que la apuntada incansablemente por los titulares de los medios de masas...Éstos no estarían sino atizando las brasas, reavivando los rescoldos de heridas antiguas.
Sin duda que todos sabemos ya a estas alturas de la existencia de agentes financieros (Goldman Sachs, Merryl Lynch, etc.) detonantes del colapso intencionado del sistema crediticio en el que estaba basado el sistema financiero mundial. Pero quedarse en ese estadio de comprensión, incluso llegando a detectar las intenciones ocultas tras dicho derrumbe, planes eugenistas incluidos, y creer que la solución pasa por 'juzgar al mensajero' (por inconsciente que éste sea de su papel) lamentablemente, conduce a pasar por alto el verdadero vórtice de la situación. La violencia (verbal o física) es un virus que todos hemos transmitido. Quien esté libre de culpa que tire la primera piedra…
La grandeza del ser humano radica en su capacidad de tomar Consciencia de su error de percepción y cambiar el rumbo de su deriva. 


Discúlpate por el daño que te has causado en tu ignorancia, por las heridas ocasionadas a tu integridad.Tienes 'la sartén por el mango'. Siempre la has tenido. Simplemente AHORA estás despertando a ese poder. Un poder llamado Amor.

Se conoce como Tregua de Navidad a un breve alto el fuego no oficial que ocurrió entre el Imperio Alemán y las tropas británicas estacionadas en el frente occidental de la Primera Guerra Mundial durante la navidad de 1914. Sigue…

Disfruta tu camino

 
Contigo llego a sentir que todo a mi alrededor es perfecto,
también me dejo llevar si tú decides cambiar de aspecto.
 
Tu sutileza es total, y no abandona jamás su puesto,
pero te falta valor para sufrir el dolor, lo siento.
 
Por cierto, qué tal si tú pruebas un día a bailar con lo incierto,
quiero que sepas que estoy jugando un poco también con esto.
 
Como me siento genial no pienses que quiero ser un maestro,
porque yo te invito a vivir con toda la realidad de tu tiempo.
 
Disfruta tu camino, 
disfruta tu camino, 
no tengas tanto miedo a tus fantasmas y problemas,
y disfruta tu camino.
 
No hay que perder el tiempo,
hay que ganarlo y hay que vivirlo,
atrévete sin miedo a disfrutarlo,
la libertad de amar es amar el amor,
disfruta tu camino.
 
Disfruta tu camino,
disfruta tu camino,
no tengas tanto miedo a tus fantasmas y problemas,
y disfruta tu camino.
 
 
Contigo llego a sentir que todo a mi alrededor es perfecto,
quiero que sepas que estoy jugando un poco también
con esto.
 
Tu sutileza es total, y no abandona jamás
su gesto,
pero te invito a vivir con toda la realidad
de tu tiempo.
 
Disfruta tu camino,
disfruta tu camino,
no tengas tanto miedo a tus fantasmas y problemas,
y disfruta tu camino.
 
No hay que perder el tiempo,
hay que ganarlo y hay que vivirlo,
atrévete sin miedo a disfrutarlo,
la libertad de amar es amar el amor,
disfruta tu camino.
 
Disfruta tu camino,
disfruta tu camino,
no tengas tanto miedo a tus fantasmas y problemas,
y disfruta tu camino.
 
Aparta de tu vida sólo el miedo
y disfruta tu camino.
 
fuente:
http://www.goear.com/lyrics/38407/disfruta-tu-camino-juan-pardo-lua-chea 

Vive sin miedo

Dame la mano y escapa del mundo conmigo
que no hay enemigo que pueda alcanzanos.
Vámonos al descubierto, pisando los charcos,
cruzando los huertos, igual que los barcos
que dejan el puerto…y abrazan la mar!

Rompe los moldes y atrévete con el camino,
escribe el destino con letras más grandes.
Únete a mí, sin pensar en ninguna cosa,
la vida es hermosa, si tienes valor
de plantar cara al miedo…realiza tu sueño!

Vive sin miedo, vive sin miedo!
deja que tu corazón, que es valiente, respire sin miedo.
Vive sin miedo, vive sin miedo
Que el peor enemigo que tienes
es tu propio ego abrazado a sus miedos.

Dame la mano y escapa del mundo conmigo
que no hay enemigo que pueda alcanzarnos.
Únete a mi sin pensar en  ninguna cosa,
la vida es hermosa, si tienes valor
de plantar cara al miedo…realiza tu sueño!

Vie sin miedo, vive sin miedo!

sábado, 19 de noviembre de 2011

La clave está en el corazón

02:45 AM
Hace escasas horas que tuvo lugar la presentación de los diversos terapeutas y colaboradores del nuevo Centro por y para el Ser. Un acontecimiento ciertamente conmovedor en su fondo y en su forma puesto que una potente vela sanadora se ha encendido en la ciudad de Inca esta noche, una columna de energía que tiene como tarea anclar un potente rayo de luz en la amada madre Tierra. Todos los que estábamos presentes fuimos conscientes de la imperiosa necesidad de contribuir inminentemente a elevar la frecuencia vibratoria de las energías que nos rodean para aliviar al planeta, y a nosotros con él, de las pesadas cargas con las que ahora amismo está lastrada, en la pretendida e imparable 'ascensión' hacia una modalidad más liviana, menos…densa. Sobre densidades hablaré en otra ocasión.

Personas muy preparadas en sus dominios y muy conscientes de su papel en estos momentos de su existencia en la Tierra, aportaron su perspectiva acerca del inequívocamente dramático momento por el que los actores del gran teatro del mundo estamos pasando y de la intransferible importancia de cada uno de nuestros personales papeles en el proceso señalado. Todos y cada uno de nosotros 'tenemos' una genuina e intransferible aportación que realizar, un trabajo ineludible que hacer, que nadie más puede hacer por nosotros.

Mucho tiempo de mi vida he pasado devanándome los sesos tratando de averiguar cuál es esa tarea específica que personalmente tengo encomendada, a la que me 'comprometí' a realizar en 'esta vida' (todos los que estuvisteis presentes sabéis a qué me refiero). ¿Qué debo hacer? ¿Dónde debo estar? ¿Qué debo decir? ¿Cómo? ¿Cuándo?…
Percutir insistentemente en este particular me produjo un lento y paulatino viaje de no retorno hacia lugares hasta entonces ignotos de mi, esferas de dominio de mi Ser que comenzaban a sacudir las estructuras, los esquemas y, en definitiva, los juicios a priori que constituían la estructura básica de mi mente. Tantas y tantas cosas que había dado por sentado sin jamás cuestionarme se empezaban a tambalear. La conmoción empezó a adueñarse de mi 'día a día', mientras el mundo a mi alrededor continuaba impasible y aparentemente conectado al mismo cómodo piloto automático al que me había sometido yo mismo.  Al menos así me lo parecía.  Poco a poco y sin apenas darme cuenta percibí que mi vinculación con mi acostumbrado entorno empezaba a fracturarse, que los 'amigos' que siempre había frecuentado se distanciaban y que las rutinas dejaban de ser la norma. En realidad era yo quien me estaba alejando, sin ser muy consciente, de todos ellos. Ya no me reía de las mismas cosas, me aburrían las mismas y repetitivas conversaciones...ya no compartía el 'modo' de ver la vida, el mundo. Sencillamente yo ya no 'encajaba' en el esquema de las cosas que siempre di por sentado. Y eso incluía a todo mi entorno conocido. Todo estaba en cuestión. Relaciones sentimentales rotas, trabajos perdidos, hasta el aparato digestivo empezó a convulsionarse y decir 'basta'. Y era doloroso. Muy doloroso a veces, porque por paradójico que suene, una parte de mi seguía resistiéndose al cambio. Una parte que aprendí a identificar como mi ego, gracias a lecturas y a un proceso de diálogo introspectivo (no usaré el término 'meditación' por lo masticado que está siendo). Esa 'parte de mi' ya no toleraba los viejos regímenes y las acostumbradas servidumbres. Sin muy bien saber cómo me ví envuelto en un proceso de revisión de mi pasado. Desde la actual perspectiva fue como si mi tren descarrilara. De hecho tuve dos accidentes de circulación en pocos meses, uno de los cuales debería haberme evacuado de este mundo instantáneamente, en virtud de lo traumático de las circunstancias. Sin embargo salí ileso del mismo. También fui diagnosticado hace dos años de un tumor en la vejiga que a las pocas semanas había desaparecido sin dejar ni rastro. Sin duda no había llegado mi momento de partir. Desde entonces he alimentado la profunda y sobrevenida convicción de que nada sucede por casualidad, de que todos los acontecimientos están íntimamente sincronizados, causalizados, de que no existe el 'azar' en ninguno de los procesos vitales. Todo está íntimamente interligado hasta límites insospechados.

¿Qué hacer pues? La respuesta a esta pregunta se ha ido licuando en la misma medida que he perseverado en cuestionarme todo, desde los acontecimientos más triviales hasta cuestiones más vastas como el mismo sentido de la vida. ¿Qué hago aquí? ¿De dónde vengo? ¿Quién soy? ¿He existido siempre? Puesto que soy indiscutible creador de mi circunstancia en virtud de las decisiones que constantemente tomo ¿fui, a su vez, creado por alguien/algo? ¿Sucedió eso en algún 'momento'?. Desde el momento en que eres capaz de mirarte al espejo y plantearte estas cuestiones sin miedo al ridículo, el escenario de tu vida cambia de escenografía. Todo empieza a cobrar una nueva perspectiva. Mágicamente el vórtice de convulsión que me estaba embargando empezó a 'enviarme' nuevos encuentros, nuevos eventos, ritmos y herramientas que hicieron pivotar mi modo de operar.

Dicen los sabios que para que cualquier civilización pueda avanzar debe conocer su pasado, y así aprender de él. El mismo Solón que "una equivocación no se convierte en perdurable error a menos que no se acepte corregirlo". Equivocarse es de humanos. Disculparse es de sabios.

Mi cometido en la dinámica del Centro fue el de Coordinar una de las actividades que sus fundadores pretendían ofrecer: un banco de tiempo. Hace 5 años tuve un sueño.  Recuerdo haberme despertado con un sentimiento muy diáfano. Tenía que  hacer una publicación de 'buenas' noticias. Sentí que mi 'cometido' era sembrar la semilla de la fe en la buena voluntad, empezando por el más inmediato. Tras varios esbozos y tentativas la Providencia me hizo, sentado una noche frente al televisor, conectar con un programa donde se difundía la dinámica de los intercambios de favores (servicios, decían) entre personas. Pocas cosas me solían ya por entonces llamar la atención en los medios. La conmoción del colapso de las Torres del World Trade Center en septiembre de 2001 me había lamentablemente 'anestesiado'. Pero curiosamente conocer la existencia de una dinámica –germinal por entonces en España– conocida como Bancos de Tiempo me devolvió la fe en el ser humano, y me impulsó a crear uno. Y así se sembró la semilla de HOY por TI. Desde sus albores muchos fueron los momentos de alegría (y algunos también de conmoción). Coordinar y gestionar en solitario los teóricos protocolos que, librado por expreso deseo a mi intuición, era necesario establecer para que el proyecto viese la luz y echase a rodar con una mínima fiabilidad, fue sin duda estimulante. Siempre me han atraído los proyectos innovadores, las causas en apariencia perdidas. Todo lo que aparenta ser, dificultoso, inviable o es percibido generalmente como utópico lo percibo invariablemente como una llamada a la creatividad. ¿Será una pulsión por hallar una vía original de expresarme? ¿mi luna en Sagitario?. La cuestión es que éste, sin duda, era un proyecto innovador. Y aunque con el tiempo debo reconocer que ha sido desgastante en más de un sentido, también eso me ha enseñado que las cosas en la vida que nacen de la ilógica intuición no tienen necesariamente que estar intrínsecamente engrasadas, fluyendo apaciblemente tal como mi mente –de nuevo la mente…– siempre especulaba. Al menos en el principio ¿Acaso las mujeres, salvo excepciones, dan a luz de forma placentera? Por no hablar de lo traumático que supone para un ser humano el mismo hecho de nacer. El colosal potencial que albergamos debe pasar, para condensarse en esta esfera tan 'compacta' , este dominio de experiencia que llamamos la vida en la Tierra, por el embudo de un estrecho canal uterino. Un parto que en muchos casos –por no decir siempre– deja una huella indeleble.

La técnica pictórica de la acuarela, que empecé a aprender a los 13 años (¿quieres ver mi blog ad hoc?) me puso, hoy soy consciente de ello, sobre la senda de la comprensión de la multiplicidad de esferas de dominio del Ser. Aplicar y entender los efectos de las transparencias de las diferentes capas de pigmentos aplicadas sobre un papel tensado me ayudó a comprender (mejor dicho, a recordar) que estamos compuestos de algo más que este cuerpo físico que percibimos con nuestros sentidos físicos. Que existen capas (niveles) de esencia 'por encima' –y de modo muy influyente– del que vemos con los ojos.
El nivel mental y el nivel emocional son dos herramientas imprescindibles que nos han sido concedidas para poder manejarnos en el entorno de este mundo. Y que junto con el cuerpo físico forman una tríada energética y vibratoria que se deriva de una Fuente inagotable e inalterable –ahora lo sé– que no tiene principio ni fin, que nunca 'muere' pues no está regida por el tiempo cronológico ni condicionada por el espacio, coordenadas ambas que únicamente rigen en los mundos a los que Platón denominó 'sensibles', para diferenciarlos de los mundos inteligibles, los captables por la inteligencia creativa. Y esa inteligencia creativa y eternamente perdurable que me/nos anima y a la que estoy/estamos ineludiblemente conectados me sugiere que la tarea esencial de todo ser humano,  la finalidad de tu contrato de vida, no radica no tanto en 'hacer' algo, tanto como en (volver a) sentir, en conectar con los sentimientos, la fuerza genuina que brota instantáneamente en los momentos mágicos, La voz de la intuición, que desencadena, si es escuchada, los más portentosos eventos y genera las más delicadas y sincrónicas circunstancias sobre las que pivotan los golpes de timón que gobiernan nuestra navegación y, por extensión, la nave colectiva de la humanidad llamada civilización, de la que ineludible y maravillosamente formamos parte, nos está diciendo desde el mismo momento en que aparecemos en la escena que algo imparable está sucediendo. Algo que ningún experto en cifras macroeconómicas acertará nunca a desentrañar.

Como los granos de azúcar de un terrón cúbico, que un día impactaron y se desparramaron sobre la mesa de trabajo de un genial repostero, cíclicamente estamos destinados a reaglutinarnos. Ya lo dijo Einstein. Nada se crea (nace) ni se destruye (muere). Cuando los granos están dispersos, se disponen a poner proa a nuevos destinos, a descubrir nuevas fronteras, explorando nuevos confines. Durante la dispersión (diáspora, éxodo) los granos errabundos se asociaron en familias, etnias, razas, pueblos, naciones, creando fronteras tras las que proteger su identidad, agrediendo, desagraviando honores mancillados, contestando afrentas recibidas…murallas tras las que partapetarnos, en la convicción de que el mundo ahí afuera constituía una sempiterna amenaza, todo tratando de adaptarnos a una experiencia, un entorno hostil (al principio sin duda), al que fuimos paulatinamente adecuándonos por medio de nuestra innata creatividad, hasta (creer) dominarlo.

Cuando se reaglutinan los granos de azúcar (proceso que estamos culminando ahora), recogemos bártulos, recortamos gastos superfluos e innecesarios (aunque duela desapegarnos de ellos y de la convicción de que nos son imprescindibles). Quienes operan los recortes, quienes realizan (sin darse cuenta) la sucia tarea de arrancarnos de los asfixiantes brazos de nuestros apegos, de desmontar nuestros principios, son aquellos a quienes llamamos corruptos. Interpretan un rol desagradable, pero al que libremente se comprometieron. Mientras tanto les agradecemos invirtiendo nuestras energías en restañar nuestras heridas, las del obligado guerrero en que nos convertimos. Ellos nos despojan de las oxidadas armaduras, dejando a la vista las heridas del alma que el aire limpio que invade esta nueva era va ayudar a sanar. Y lo hacen sin darse cuenta del papel que tienen, in-conscientemente. Re-conocer las heridas abiertas y suturarlas con el único hilo que sana: el amor por lo que hemos sido individual y colectivamente, para que puedan cicatrizar, es esa tarea a la que me refería al inicio. Una tarea sin duda, dolorosa. Nadie dijo nunca que no lo sería. Pero no hay otro camino para la sanación. Es el camino para la libertad. El camino para volver a reir en plena y consciente libertad. ¿Queda otra alternativa? Sí: negar la herida con las oscuras gafas del orgullo: el rencor y la cólera. ¿La consecuencia? seguir sangrando...perpetuar el reinado del ego sobre la mente, consagrar la esclavitud del miedo...seguir sosteniendo los pilares de la prisión de la mente...en definitiva, seguir sufriendo.

"Aprende a liberarte de aquello que precísamente más perder temes, pues el miedo a la pérdida el camino hacia el lado oscuro es. El apego a los celos conduce".
Maestro Yoda (Star Wars III)




Pero incluso para eso tienes perfecta libertad. Lo creas o no, seguir encabronado es una decisión tomada libremente y que, como tal, debe serte respetada (lo que expone, sobre el tapete, a los falsos profetas, los que se entronan a bombo y platillo, desde los púlpitos del poder –concedido o no en las urnas, da igual– como salvadores de la opresión, los mismos que te 'recortan'). Una libre decisión que atiende a tu propia voluntad, la que habita simultáneamente en un dominio tuyo (densidad, dimensión) 'superior' desde el que tomas todas tus decisiones.

La arrogancia es hija del espanto, del miedo al abandono. Mejor dicho, al dolor por el abandono. Y descartarla de nuestra dieta –y eso es muy aconsejable– solo es posible enfrentando a la realidad del miedo que la gestó. La valentía, coraje y determinación capaces de abanderar esa energía y recuperar la confianza en nuestra eterna naturaleza, necesarios para cambiar de dieta mental, solo la hallarás en la energía del niño/a interior que portas, incorrupto/a (aunque asustado) al transcurso de tu epopeya, en tu corazón. Restituir el diálogo interno con el niño que fuiste es tu liberación. Despertar de la pesadilla y convertirla en un sueño lúcido es nuestra gran responsabilidad.

Hagas lo que hagas lo único que importa es si tus actos están impulsados por tus sentimientos, por tu intuición, o por tus emociones, esos 'estallidos de incomprensión' –como bien los definía el maestro Jeshua. Si son tus sentimientos los que inspiran y canalizan tus actos –y de eso te darás perfecta cuenta porque entre otras cosas se te erizará el vello cutáneo– estás en la senda de la ascensión a niveles más vastos de comprensión y experiencia, que es precísamente aquello a lo que aspiras.

Aceptar recibir y retribuir al universo...dar y recibir y volver a dar, en una danza armónica y aleccionadora donde sin duda podemos cometer equivocaciones (y las hemos cometido), que se diluyen fácilmente pidiendo disculpas y asumiendo la responsabilidad de permanecer alerta ante una nueva tentación que pretenda desestabilizar el nivel de equilibrio logrado.
Tal como quieres que se piense de ti, así piensa de los demás. Sin prejuicios, sin etiquetas, sin a prioris. Siente con el corazón y estarás en ambientes inspirados por el corazón. Solo así tus actos estarán en armonía con tu eterna esencia.

–¿Y qué hago con la tristeza, con la rabia cuando aparecen?

– Si tus obras son fruto de actitudes incontroladas, de re-acciones ante eventos o circunstancias externas a ti (noticias en los medios, chismorreos, habladurías, y en definitiva cualquier tipo de agresión o persuasión por parte de agentes externos) te verás abocad@ a una espiral de desasosiego de la que puedes caer fácilmente preso. Permanecer cauto y alerta ante las 'tentaciones' tanto de tus diferentes personalidades (egos) como de tus pasiones (instintos) emotivas es la clave para no ser víctima de ninguna deriva adictiva. La clave está en el corazón. Si percibes bloqueos  (pereza, vergüenza, indignación, desesperación, ira, rebelión, violencia…), a la hora de manifestar tus sentimientos, si no consigues conectar con la inspiración, si –a tu pesar– le fallas a tu intuición más de la cuenta, entonces encomiéndate a Dios y pídele que te acompañe por la oscura senda que te señalan tus emociones. Observa, acepta y déjate guiar por tus sin duda genuinos estallidos de incomprensión. Pídele al Cosmos que te mande un guía capaz de iniciarte, conducirte y contenerte en el viaje a tu particular 'noche oscura del alma'. Alguien que comprenda las penalidades que te atenazaron y de cuyo dominio aún permaneces inconscientemente esclavizado. Alguien que te ayude a identificarlas en su origen y a exorcizarlas. Alguien que te enseñe a descubrir la divinidad en ti, que te enseñe el arte del perdón, que te ayude a perdon-arte. No esperes a que las filtraciones alcancen la esfera de tu cuerpo físico. No es necesario llegar a ese extremo, aunque, llegado el caso, los dolores físicos, si son tenidos en cuenta, te conectarán rápidamente con las heridas abiertas del cuerpo emocional, sin necesidad de intermediarios. Se trata de ti. No lo olvides. Una vez abrazadas y suturadas las heridas anteriormente abiertas, la parte inconsciente de nuestra memoria se fusiona con los recuerdos conscientes y la mente deja de ser la cueva de truhanes y ladrones que des-conocías.
Recuerda que cuando el alumno está preparado, aparece el maestro.

viernes, 18 de noviembre de 2011

Efecto Meissner

La Ciencia nos aproxima un peldaño más al concepto de islas flotantes. En este video, unos científicos demuestran la viabilidad de la levitación cuántica, que puede mantener un objeto estáticamente en el aire para ser desplazado y ajustado a placer por medio de la fuerza magnética de unos imanes. 
fuente: digitaltrends

La técnica consiste básicamente en enfriar un disco de cerámica hasta que alcanza los 185 Celsius bajo cero, en cuyo instante se convierte en un superconductor de electricidad sin resistencia ni pérdida de energía. Cuando se coloca un superconductor cerca de un iman, aquél expulsa al exterior el campo magnético (usualmente el campo magnético 'viaja' a través de algo). A esto se le llama el efecto Meissner. Sin embargo, dado que el disco es superfino y pequeño, rayos concentrados de energía de campo magnético penetran en el mismo disco y lo mantienen, digamos, en el mismo lugar. Puedes moverlo, rotarlo sobre su eje, etc. Simplemente se queda en el aire tal como lo has dejado. (lee más aquí.)
El video ilustra el concepto. Quizá se halla dado con la clave para comprender cómo se desplazan las naves interestelares.

Conversaciones intrauterinas

Comprendo perfectamente que cueste adoptar el modo armónico, permanecer en equilibrio en la actual coyuntura global del planeta. El desasosiego gobierna el barómetro emocional de la mente colectiva. El miedo ha secuestrado las voluntades y pocos seres hay capaces de mantenerse serenos ante el tsunami de caos social que estamos presenciando. Unos tratan de huir del dolor contratacando y blandiendo la espada de la indignación en búsqueda de una venganza que por mucho que se persiga nunca parece llegar. Otros eluden su propia responsabilidad para con sus emociones tratando de afianzarse tras la barrera del humor o el sarcasmo. Otros tras el velo del misticismo. Otros desde una presunta idulgencia con los errores ajenos. Cada uno intenta en definitiva enmascarar su desasosiego tras la cortina de la negación. Pero pocos saben declinar el término aceptación, que nada tiene que ver con la resignación. Aunque ambos términos aparentes ser intercambiables en cualquier contexto, existe una sutil deiferencia entre resignarse y aceptar. Quien se resigna está poniendo un sutil obstáculo al cambio que ofrecen las crisis. Quien se resigna bloquea su entrevista cara a cara con el origen de su malestar y enlata su indignación iniciando un imperceptible camino autodesctructivo que normalmente acaba en la consulta de oncología del hospital más cercano.
Quien acepta, por contra, ya ha transitado por esa llamada oscura noche del alma, ya ha danzado con sus fantasmas y los ha abrazado, des-ahogando sus olvidados abandonos en presencia de su Ser Interno, habiendo invocado a todas las cohortes angelicales. Quien acepta ya se ha desprovisto de su oxidada armadura y abraza el presente con la confianza en el porvenir, en la promesa de un mundo autorenovable y repleto de amor.
El coraje de conectar con los recuerdos 'feos' del pasado y exorcizarlos es síntoma de una grandiosidad y entereza solo al alcance de quien es capaz de hacerse responsable de si mismo y no se avergüenza de su niño interno, de su pasado. A medida que eso sucede, el telón del teatro de las vanidades va desplomándose dejando a la vista los entresijos y bambalinas ocultos tras el escenario. Curiosamente la realidad tras la escena no despierta indignación sino profunda compasión. Y es que, descubierto el pastel de las verdades censuradas, no queda más que congratularse de haber sublimado la percepción de la realidad mediante las máscaras adoptadas y de haber finalmente accedido a La Visión extrasensorial de lo que es Todo. Una vez se accede a esta 'Visión', es imposible evitar tratar de 'contagiar' a quien se sienta atraído por las huellas que dejas en tu senda e inspirarle la apertura y el despertar que almacena latente en su corazón.

Quizá esta genial parábola de Henri Nouwen ilustre mejor lo que quiero decir…
 
Dos hermanos conversan, en modo prenatal, desde el útero materno:
 
La hermana a su hermano:
– ¿Sabes qué? Creo que hay vida después de esto…
– No, no. Esto es todo lo que hay, protestó vehementemente su hermano. Aunque oscuro, éste es un acogedor lugar. No tenemos que tomar decisiones, simplemente mantenernos unidos al cordón umbilical que nos alimenta. Aquí no tenemos nada que temer.
 

La niña, sin embargo insistió:
– Pero tiene que haber algo más, un lugar con luz donde podamos movernos libremente. Lo intuyo. 

A pesar de ello la hermana no podía convencer a su hermano.

 
Transcurridos unos instantes de silencio, la hermana dijo dubitativamente:
– Tengo algo más que decir. Me temo que tampoco lo vas a creer, pero percibo una profunda conexión con un ser amoroso que nos espera al final de esta existencia.
Pienso que…hay una madre.
– ¿Una madre?!! grita el hermano, enfurecido ahora. ¿De qué estás hablando? Qué es una madre? Nunca he visto una madre! Ni tú tampoco! ¿de dónde has sacado esa idea? Como te dije éste es el único lugar que tenemos, el único entorno con vida que conocemos. ¿Por qué nunca te conformas con lo que tienes? ¿por qué siempre quieres saber más? No es un lugar tan malo éste, después de todo. Tenemos todo lo que necesitamos, así que por qué pensar en nada más? La verdad, me altera tu forma de ser…
 

La hermana, sacudida por la devastadora andanada de su hermano, durante unos instantes se ve incapaz de decir nada más. No obstante, no consiguiendo desembarazarse de sus pensamientos, y puesto que no tenía a nadie más que a su hermano a quien dirigirse, finalmente dice:
– ¿No sientes, como yo, de vez en cuando, unas sacudidas? Son como apretones, como contracciones y dilataciones periódicas…A veces son desagradables e…incluso dolorosas.
– Sí, contesta. Ya me dado cuenta, pero ¿Qué tiene eso de especial? Ya pasarán.
– Bueno, dijo su hermana, verás, siento que estos apretones suceden para prepararnos para el 'otro lugar', mucho más hermoso que éste donde veremos en la luz a nuestra madre, cara a cara. ¿No piensas que es excitante?
El hermano ya no respondió. Estaba ya hasta las narices de la estúpida conversación de su hermana y pensó que lo mejor sería simplemente ignorarla y esperar que ella le dejara en paz.

 
por Henri Nouwen