lunes, 31 de agosto de 2015

Una mala pasada

-A veces tengo unas pesadillas que me dan sudores fríos. Me despierto y el miedo me impide volver a dormirme aunque en pura lógica no veo nada coherente que temer.
-soñar, y sobretodo recordar, sueños atemorizantes es signo de que hay cosas de las que estás tratando insistentemente de advertirte. Circunstancias amenazantes que, en estado de vigilia, te pasan inadvertidas en función de los resortes que tu ego pone en funcionamiento, sin darte cuenta, para que no te percates de tu vulnerabilidad y, consecuentemente, para que no despliegues todos tus recursos a tu alcance para defender tu integridad.
-¿Estás diciendo que "tengo" una entidad que me sabotea?
-Eso es. Un "reemplazante" desvirtuador. Tod@s lo tenemos, más o menos identificado.
-Pero, ¿desde cuándo? ¿dónde sucedió esa transferencia de poder?
-Hoy sabemos lo que es un avatar por nuestra reciente familiaridad con la nomenclatura informática. Cuando presumes del avatar que te representa (y la afición a los selfies es la prueba más actual de ello), estás dando crédito a los reemplazos, a las vicarías. El ego es el vicario, es decir el sustituto, de Dios. Un reemplazo que podría considerarse un error monumental (una herejía incluso) si te percatas de todo el dolor que, desde la jerarquía que ha ostentado, ha ocasionado a tu alrededor.
-¿Quieres decir que...un "Yo" con, digamos, mayúsculas, adquirió un día un yo con minúsculas para boicotearse, para hacerse la puñeta? No tiene sentido. Es la decisión más descabellada que nadie podría tomar, no crees?
-Así se podría considerar a tenor de los efectos de tal decisión. Aunque existe otra perspectiva...
-Sorpréndeme.
-Puedes abordar la siguiente óptica: esa vicaría la hayas asumido voluntariamente. Imagínate que vives felizmente, sin preocupaciones. Nada te falta y gozas de plena libertad de expansión. Nada puede cercenar tu creatividad, es más, desconoces la posibilidad de que eso pueda sucederte. Desconoces la inseguridad, el miedo, el dolor.
-Un mundo idílico...
-O edénico. En fin, imagina que decides, desplegando el abanico de tu creatividad, escoger una experiencia que suponga un reto a la altura de tu potencial. Un reto tal que ponga a prueba tu capacidad de resintonización con tu esencia.
-Algo que me aleje de mi...?
-Exacto.
-Ya lo capto. Un juego de rol...
-Un juego consistente en la desconexión paulatina de tu omnipotencia. Un"descenso" a los infiernos, a la tragedia del olvido de ti mismo.
-Ahí es donde entraría "en juego" el ego, no?
-Inicialmente no. En un principio, al ser progresivo el descenso, la amnesia de ti tiene efectos también progresivos. La memoria se pierde paulatinamente. No es hasta que la luz se ha atenuado prácticamente del todo, que la oscuridad asume el mando. Es entonces cuando es preciso que un pequeño yo tome las riendas, haciéndose cargo de tal empresa. Es entonces cuando te asignas un avatar, un ego multifacetico, dotado de todas las caras con las que el miedo pueda revestirse. Una vez alcanzado ese nivel de desconexión con la memoria, con la luz, se ponen en marcha los engranajes destinados a devolverte (ascender) a la superficie. Esa es la parte de las instrucciones que te has permitido leer. Otra parte se te comunicará por medios muy sutiles, para hacer de tu ascensión toda una epopeya digna de los más dignos laureles.
-Está bien, pero me suena todo algo esotérico, dame un cable a tierra...
-El instante en que el ego aparece corresponde al momento en que en la cadena darwiniana descendente (evolutiva la llamamos) aparece el hombre, es decir, el homo sapiens.
-hasta entonces todo era parte del descenso "controlado"?
-Sí. La fase humana correspondería al peldaño inesperadamente faltante en la oscura escalera descendente un hueco tan grande que nos obligó a "saltar" evolutivamente...
-el eslabón "perdido"
-Efectivamente no hay tal eslabón en la incompleta cadena darwiniana. Nunca será hallado por mucho que la ciencia insista en hallarse cerca a descubrirlo pues a la hora de la verdad, estaba prevista de antemano una traumática caída de nuestra angelidad, algo solo posible si le faltaba un peldaño a la escalera...eso sucedió hace cerca de medio millón de años. Una fracción pequeñísima del tránsito global ya recorrido.
-Quieres decir que Darwin tenía razón en lo que respecta a su teoría evolutiva? ¿Hemos sido antes que humanos, aves, reptiles/anfibios, peces, protozoos, etc...?
- Y vegetales y rocas, y fuego y agua...
-Ooostia. Entonces, todo el caos que estamos presenciando en el planeta y que creemos que es culpa nuestra...
-La culpa no es más que un recurso, el último y más desconcertante. El instrumento final en nuestra secuencia descendente al fondo del pozo del olvido. No hay nada más "degradante" que agredirse (juzgarse y condenarse) recíprocamente, ocasionándose más dolor del prescrito en las instrucciones del juego, como consecuencia de haberte atribuido el motivo de tu amnesia. No se puede caer más bajo...prueba fehaciente de que el juego ha...
-...terminado?
-Que ha sido dado por terminado. ¿No te sucede a veces que hay representaciones teatrales o películas que te impactan, te atrapan, tanto hasta el extremo de dejarte literalmente pegado a la butaca y cuando salen los titulos de crédito, no das crédito a que haya terminado y no consigues levantarte de tu "localidad"? El juego puede haber terminado pero la adicción a la fase final de tu creativa propuesta puede jugarte una "mala pasada", si no despiertas de la ensoñación en que consiste. El teatro podría estar próximo al colapso estructural (programado), una suerte de renovación que implica la quema del patio de butacas por estar desgastadas. Imagínate lo que puede suceder si permaneces ahí cuando eso suceda.
-mi fin?
-No, que tengas que quedarte y volver a ver la película desde el principio. Sería como quedarte en clase cuando ya ha terminado el curso escolar por miedo que las malas notas hagan enfadar a tu Papá, sin enterarte que las calificaciones eran parte del juego y que han sido abolidas. No solo te perderías las vacaciones de verano sino que tendrías que repetir curso.
Las pesadillas son comunicaciones que, en lenguaje encriptado, te envías para que adviertas los obstáculos que estás interponiéndote para que dicho "despertar" suceda. Encomendarte personalmente a su decodificación es una de las vías para alcanzar la maestría.

sábado, 22 de agosto de 2015

Amenazando, que es gerundio



Por increible que siga pareciendo, este monólogo adjunto no es un extracto del Club de la Comedia. Ronald Reagan expuso en septiembre de 1987 ante la Asamblea de las Naciones Unidas el argumento de la posible amenaza exterior a nuestro mundo. Dijo 'alien'. No especificó si se trataba de un cometa o de seres extreterrestres pero dijo claramente que quizá una amenaza externa fuese lo único que lograse unir a todos los pueblos de la Tierra, eso que todos tanto anhelamos. Luego maquilló esas palabras atribuyendo ese riesgo al belicismo imperante en el mundo, calificándolo de fuerza aliena ubicada en nuestro interior (algo así como "el demonio habita entre nosotros"). Afirmaciones como ésta no se hacen gratuitamente y menos viniendo del dirigente de la entonces primera potencia mundial. Curiosamente, 3 años después en 1990 un programa espacial secreto fue creado a beneficio de los estados miembros de la ONU. Un Programa que estipulaba protocolos de cooperación en caso de que dicha amenaza se llegase a plasmar. Dicho programa fue bautizado como La Liga Global Galáctica de naciones (GGLN). ¿Cómo sabemos eso? Pues porque uno de los agentes destinados a ese programa, Corey Goode, acaba de irse de la lengua. El 20 de junio pasado concretamente. Goode, un agente con capacidades intuitivas por encima de lo normal está haciendo público todo el entramado de ese programa espacial galáctico secreto, de modo similar a lo que hiciera Edward Snowden con las filtraciones de la NSA. Estamos en época de declasificaciones de secretos, y Corey Goode es uno de los que se está atreviendo a contar los increibles y espeluznantes detalles acerca de lo que ha presenciado, la verdad detrás del discurso hollywoodiense de Reagan: acuerdos comerciales con otras civilizaciones y el destino que ha tenido todo el dinero extraido de los presupuestos de los contribuyentes de muchos países a través de las partidas asignadas a los servicios secretos (Black Budgets lo llaman en los EEUU), bases secretas en la cara oculta de la Luna, en Marte y quien sabe dónde más (Goode lo está contando). Durante estos 30 años nos han contado mentiras con cuentagotas, que si tenáin pensado regresar a la Luna, que si éste o aquél científico había descubierto que podría haber hielo en Marte...Ahora ya sabemos por qué se muere la gente de hambre en las calles de Detroit.
"La verdad os hará libres (pero antes te va a cabrear)"
Enlace a la web de Goode: http://spherebeingalliance.com/…/joint-ssp-sphere-alliance-…

Risa consciente

-Es bueno reirse de uno mismo. Yo me río siempre de mi, es lo más sano que uno puede hacer en definitiva en este mundo de mierda. Al mal tiempo pongo buena cara. Así de claro.
-Sí, te doy la razón; siempre claro está, que sepas de quién te estás riendo.
-¿Qué quieres decir? Se supone que si me río de mi es porque me conozco...porque sé qué es ridículo en mi.
-¿Y qué es eso tan ridículo que te provoca tanta risa de la que te gusta presumir?
-Bueno, por ejemplo que muchas veces, sin darme cuenta, cierro la puerta con llave de casa al salir aunque haya otras personas dentro.
-¿Y qué tiene eso de gracioso? Si hubiese un cortocircuito o un escape de gas podría ser letal.
-Bueno, vale, pongamos que me río de mi cuando mis amigos me tiran plátanos cuando nos encontramos. Como soy tan pequeña y vivaracha, dicen que me parezco a un monito. Ya me lo decían en casa de pequeña porque trepaba por los árboles. Mis hermanos me tiraban plátanos.
-¿Y te hacía gracia entonces que tu madre te comparase con un mono?
-No lo recuerdo. Era muy pequeña. Yo solo recuerdo que me gustaba trepar por todo. Si me hacía gracia o no entonces, lo he olvidado.
-¿Te reías con tus hermanos cuando te lanzaban plátanos?
-Si he de ser sincera, lo de mis hermanos no me hacía mucha gracia...
-Antes de reirte de nada tienes que conocer aquello de lo que te ries. Cuando lo conoces te ganas el derecho a reirte de lo que te dé la gana. Y he dicho conocer, no de saber.
-¿Qué diferencia hay?
-Es una muy sutil. Los anglosajones distinguen entre 'awareness' y 'consciousness'. El idioma castellano no distingue ese matiz con una palabra (en ambos casos se traduce por 'ser consciente'). Y es uno muy importante. Eres 'aware of something' (sabes algo) cuando tienes acceso a una información. Sin embargo eres 'conscious of something' (te das cuenta de algo) cuando conoces, cuando tienes acceso a las implicaciones que se derivan de esa información. Pon el caso de los atentados de las Torres Gemelas de 2001. SUPISTE qué sucedió por los medios (o porque estabas in situ). A muchas personas eso les desencadenó una catarsis emocional incontrolable ese día.
Permitir que exploten las emociones derivadas de un impacto repentino es lo que destapa tu conexión con tus sentimeintos, lo que te permite subir el peldaño y acceder a la Consciencia, a darte cuenta...'TE DAS CUENTA' de toda la trama oscura (oculta) que entraña un acontecimiento del que has sido informado (recuerda informado significa de-formado) después de 'haber sentido' lo que sucedió. Ese es el peldaño que 'separa' los dos estadios, awareness y consciousness. No sé si me explico...Es como cuando te disculpas. Solo puedes hacerlo genuinamente cuando te pones en la piel del otro, cuando has sentido su dolor.
-...Creo que sí. ¿Entonces cuando creo estar riéndome de mi...?
-No puedes reirte en adelante de ti hasta que no sientes el dolor del impacto que te produjeron las primeras burlas. Los plátanos de tus hermanos no hubieran tenido mayor repercusión si tu madre no les hubiera reido la gracia y te hubiera comparado con un monito. Hasta que eso suceda no estás riéndote de ti sino adelantándote defensivamente a las burlas que los demás habitualmente te hacen. Lo que haces es mimetizarte con el entorno para minimizar su impacto.
Para reirte de tu ego tienes que conocer su presencia, ser consciente de él y de sus argucias, hay que sentir el dolor que su locura te ha ocasionado y para sentir hay que recordar.
-Joder, me estoy empezando a cabrear...Y tu, ¿de qué te ries?
-Yo no me rio de nada. Si me disculpas tengo suficiente de momento con sentir el impacto de toda mi ignorancia y la que me rodea.

viernes, 21 de agosto de 2015

Aproximación a la Esfinge

En 1991 John West reunió un equipo de científicos libres de la impronta de la ortodoxia arqueológica egiptológica, y se los llevó a Gizah. Les acompañó el Dr. Robert Schoch, un prominente geólogo y destacado profesor de la Universidad de Boston para examinar los patrones únicos de desgaste por acción atmosférica en la Esfinge y su recinto. Sus conclusiones, tras varios meses de análisis, habrían de convulsionar el mundo de la arqueología. Básicamente West vino a afirmar que la esfinge de Gizah tenía por lo menos 7 mil años (y no los 4 mil que afirma la ortodoxia egiptológica) debido a las marcas o surcos verticales observados en las paredes circundantes y en la misma esfinge, surcos según West debidos sin ningún genero de dudas a la erosión causada por el agua de lluvia. Esta aseveración hoy en día es aceptada por una creciente masa de investigadores. Las dataciones de periodos pluviales lo confirman. Llovió mucho hace 7 mil años en Egipto. De hecho el actual desierto del Sahara era un valle fértil atravesado por rios caudalosos como el amazonas. Hasta aquí lo obvio.



Sucede que la Esfinge posee asimismo unos signos erosivos horizontales, bien conocidos éstos, atribuidos incuestionadamente, incluso a fecha de hoy, a la fricción causada por el viento. Pero si recapacitamos un poco y nos permitimos dar espacio a la reflexión, cualquiera con dos dedos de frente entiende que la erosión que provoca el viento tiende a pulir cualquier arista en cualquier sentido, no a acrecentarla ni mucho menos a crear aristas donde nunca las hubo. Quiero decir que el viento no agrede selectivamente, estratificadamente como la aguja de un tocadiscos creando surcos. Para que nos entendamos, el viento en acción constante convierte, con el tiempo, a un cubo de azúcar en una esfera o por lo menos en una forma ahuevada, como hace el agua de los rios con las piedras hasta convertirlos en cantos rodados.


¿Podría ser que los surcos horizontales se debiesen no al aire sino al mar? Todos los que estén familiarizados con las costas rocosas estarán, como yo, acostumbrados a ver ese tipo de efecto erosivo que el mar ocasiona en la roca. Observa la foto de la isla chilena...
Se ha datado el diluvio Universal en 11 mil quinientos años antes de Cristo. Una devastación geológica sin precedentes que anegó el mundo conocido dejando visibles tan solo las cumbres nevadas de los montes Zagros, uno de ellos el monte Ararat donde la leyenda cuenta que quedo varada el arca de Noé. Si el nivel de aguas creció repentinamente, sin duda debió descender mucho mas lentamente. Imagínate una bañera de piedra arenisca llena de agua. Ahora imagina que levantas el tapón del desagüe durante 1 minuto y vuelves a tapar y regresa al cabo de una semana. Es muy probable que la bañera quede marcada con una linea horizontal. Ahora vuelve a realizar el procedimiento tantas veces como quieras hasta que se vacíe la bañera...
¿A qué ritmo bajaron las aguas que todo lo habian anegado? Por la pautada secuencia de los surcos observables se diría que a un ritmo bastante homogéneo. Y los 'escalones' demuestran que la forma original de la estatua fue curva. Quizá la esfinge pueda respondernos a esta pregunta puesto que lo que queda de su silueta revela unas marcas horizontales que bien podrian ser testimonio del desagüe paulatino que todo el planeta testimonió. Respecto a lo que no queda ya de la original Esfinge, se deduciría de la diferencia que estriba entre el volumen actual de la esfinge y la silueta del...León.

Todo lo que sobresale actualmente por encima de la altura del recinto bien podría haber sufrido los efectos de la tan atribuida erosión eólica desde el momento en que la zonaempezó a desertificarse (700 a. C.). La cabeza sería un mínimo vestigio del sin duda imponente torso y cabeza originales. Protegido el cuerpo por las arenas del desierto hasta hace escasamente 200 años, los surcos horizontales que se observan delatarían la erosión...marina.
¿Por qué un León? Todos sabemos que los egipcios regían su calendario en virtud de las eras zodiacales, que duraban 2160 años (ver precesión equinoccial). La de Leo se representaría, porqué no, con un león. En base a este planteamiento se considera que la construcción de la Esfinge tuvo lugar en la era de Leo pues si multiplicamos por 2.160 el número de eras desde la actual hasta la de Leo, obtenemos una datación de su duración: el año 10500 hasta 8000 a.C. Es decir se inició hace más de 12500 años. Si la Esfinge fue testigo mudo del diluvio universal y esos surcos horizontales en su piel son las marcas de las bajadas de nivel (y no fruto de la erosión eólica como se ha creído hasta hoy), entonces la Esfinge tiene por lo menos 12.5 mil años y obviamente antecede al Diluvio Universal. ¿Más antigua en todo caso que las tres pirámides?. Éstas carecen de marcas de erosión como las de la esfinge...Fueron construidas después de que las aguas bajasen del todo, hace alrededor de 9 mil años? A juzgar por los reveladores textos de la estela del inventario la esfinge antedata a las pirámides...Mañana publicaré una imagen más clarificadora de mi perspectiva.

sábado, 15 de agosto de 2015

Opus Dei

Respecto a los mártires domésticos, me parece que clasificar a los miembros de cualquier pareja exclusivamente desde la perspectiva fisiológica (hombre-mujer) es una óptica obtusa y por tanto desactualizada. El Dr. Janov lo explica claramente con su terapia Primal. No se trata tanto de machos versus hembras sino de hemisferios cerebrales, derecho e izquierdo, en combate tratando de restituir la integridad cerebral del individuo del que forman parte.
Tenemos la noción muy arraigada de que el hombre expresa su violencia físicamente y la mujer ejerce el terror doméstico tocando fibras más sensibles que socavan la integridad del varón. Ese pensamiento fue paradigmático hasta hace no demasiadas décadas. Pero hoy día hay tantos hombres derecho-cerebrales como mujeres. El s. XX trajo consigo el sin duda doloroso inicio de la restitución de la balanza neuronal, la masculinización mental de la mujer y la feminización de la conciencia masculina, lo cual potencia la ambigüedad del escenario. Muchas mujeres ocupando cargos de exigencia en la sociedad y hombres dedicados a labores domésticas delatan la caída de los muros mentales a los que estábamos acostumbrados. Por no hablar de las parejas compuestas por miembros del mismo sexo biológico; parejas cuyos integrantes no dejan de abanderar, de ostentar, más radicalmente si cabe que las heterosexuales, los patrones mentales derivados de cada hemisferio. El cliché de la 'maricona', es decir el miembro 'femenino de una pareja homosexual de dos varones, que exhibe un abanico de tics histriónicos (histeria, desequilibrio emocional...) supuestamente femeninos es el rol desempeñado por alguien que busca denodadamente la proximidad de un macho alfa (el otro partenaire en la pareja gay) tan típico que resulta utópico. Sin duda que este maremagnum de especificidades mentales responde a una necesidad de la misma especie por desintegrar su espectacular (y especular) y ancestral mascarada, insostenible a todas luces a estas alturas de la «Obra de Dios» que todos hemos representado.
 
Muy clarificadora Laura Gutman, como siempre, en su denodada labor por llevar la luz a los oscuros rincones del alma. Gracias Laura.
 

Llámame Fausto

Cuesta creer que nuestra odisea, como Homo Sapiens Sapiens en este planeta, en realidad sea la experiencia de chispas estelares revestidas de vestimentas humanas que todas las profecías y escrituras advirtieron, pero en los avatares de nuestra historia –muy breve sin duda comparada con la de nuestro generoso y nunca bien ponderado anfritrión, la Tierra– está encriptada la misma clave para resolver el enigma que esconde nuestra confusión.
Dicen, y es fácil constatarlo, que conocer equivale a amar. Si no amamos será, pues, porque desconocemos la realidad de lo presenciado. Porque ese conocimiento no ocupa lugar en nuestra Consciencia (ya sabes, la parte emergida de nuestra mente). Siguiendo la lógica de los silogismos aristotélicos, podemos inducir que toda la violencia desplegada por el ser humano (menosprecio por otras 'chispas') está arraigada en su ignorancia respecto a lo menospreciado. Y la ignorancia, convengamos, no puede tener otra base que la amnesia. Por lo tanto la violencia, el menosprecio, es consecuencia de la amnesia.
Johann Wolfgang Goethe, el poeta, dramaturgo y científico alemán sugirió que la ignorancia es fruto de la venta de nuestra Consciencia. Afirmó que en un momento de nuestra historia alguien vendió nuestro tesoro más preciado, el sabernos eternos (e inocentes) por otra perspectiva, la de la finitud, por la óptica de que no hay 'más cera de la que arde'. Quien opera ese canje es un usurero, al que Goethe llamó Mefistófeles. El argumento de «Fausto» remite al pacto que Mefistófeles, en su visita al Cielo hace con Dios: "Tu ser humano predilecto (Fausto) ya está en la Tierra esforzándose en aprender todo lo que puede ser conocido. Verás, te ofrezco la posibilidad de desviarlo lejos de propósitos morales, es decir, lejos del recuerdo de su filiación contigo».
Tratándose de un pacto damos por sentado que Dios accede al mismo, confiado en que su amado hijo recobrará, en el transcurso de la experiencia amnésica, la memoria, la Consciencia. La siguiente escena tiene lugar en el estudio de Fausto donde el protagonista, desesperado por la insuficiencia del conocimiento religioso, humano y científico, se vuelve hacia la magia para alcanzar el conocimiento infinito. Sospecha, sin embargo, que su intento no está obteniendo resultados. Frustrado, considera el suicidio...pero entonces Mefistófeles le propone una solución: «haré todo lo que tu Fausto desees mientras estés en la Tierra, y a cambio me servirás en la 'otra vida' (es decir cooperarás conmigo en el propósito de atrapar a más almas a mi red)». El trato incluye que, si durante el tiempo que Mefistófeles esté sirviendo a Fausto éste queda complacido tanto con algo (placentero por supuesto) que aquél le dé, al punto de querer prolongar (caer en la adicción de) ese momento para siempre (eternamente), Fausto 'morirá' en ese instante. Es decir, le ofrece a fausto la complacencia permanente en la satisfacción de los sentidos a cambio de su vínculo sagrado con su creador. El Diablo exige que ese pacto se rubrique con una gota de sangre...(¿el...Karma?).
¿De qué lado se decanta la balanza? ¿Regresa Fausto, al final de su periplo experimental, al Cielo o queda atrapado, en virtud de su apuesta, en el infernal escenario al que se ha apegado? Al final, Fausto, sin duda agotado en su búsqueda de conocimiento, va al cielo aún habiendo perdido la apuesta. Probablemente porque al final nunca se trató de una venta de nuestra alma sino de un canje, de un trueque por una experiencia. Todo lo dejado en usura finalmente es recuperado. El desenlace ya está escrito, según declaran las huestes angelicales (V, 11936-7):
"A quien siempre se esfuerza con trabajo
podemos rescatar y redimir"