domingo, 29 de abril de 2012

Guiando a nuestros niños (y II)


viene de (parte I)


A menudo, lo que el niño más necesita de vosotros es aquello que también más os ayuda a vosotros. El rasgo de carácter o energía que más se necesita para sostener al niño con frecuencia es exactamente el rasgo de carácter o energía que vosotros, a nivel del alma, deseáis desarrollar y conocer a fondo por vosotros mismos. Permítenos darte algunos ejemplos.
Puede darse el caso de que tengáis un niño introvertido que esconde sus sentimientos y con quien es difícil comunicarse. Lo que esto os pide a vosotros es que aprendáis a sintonizaros intuitivamente con él, a ser pacientes, y a estar dispuestos a observar sus propios sentimientos en profundidad. Esto ayuda al niño. Muy a menudo, desarrollar las cualidades que ayudan al niño es exactamente lo apropiado para vosotros también, en cuanto a vuestro propio desarrollo interior. Tal vez seáis alguien que tiene marcadas creencias acerca de un montón de cosas, o alguien muy práctico y eficiente, pero que nunca ha explorado mucho el reino de la emoción y el sentimiento. Vuestro niño os invita a recuperar ese equilibrio. Entonces aunque superficialmente el niño sólo parece presentarse como un problema, hay un significado más profundo oculto dentro del problema: el desafío para vosotros es desarrollar ciertas cualidades que encajan muy bien en vuestro propio camino específico de crecimiento interior.

Otra posibilidad es que tengáis un niño muy vivaz y de voluntad recia quien fácilmente cruza sus límites y os fuerza a levantar la voz e indicar claramente lo que aceptáis o no. Este niño frecuentemente puede haceros enfadar y por momentos podéis sentiros abrumados por su intimidante presencia. Lo que este niño os pide es que le aclaréis cuáles son vuestros límites, de modo que podáis comunicar vuestras necesidades y deseos de un modo firme y autoconsciente. Si hay mucha pugna entre vosostros, esto generalmente indica que aún no habéis delimitado la frontera entre lo que toleráis y lo que no. Vuestro niño os invita a definir claramente vuestro propio espacio y a determinar vuestra posición en relación a él – y esto también suele hacer luz sobre todas vuestras otras relaciones. El comportamiento del niño (y vuestra relación con él) expone y magnifica un problema que ya estaba ahí. Muy probablemente vosotros ya teníais un problema al tratar de poneros firmes antes de que vuestro niño naciera. Ahora el niño os pide que os volváis verdaderamente conscientes de quiénes son y que os sostengáis por vosotros mismos, y esto es precisamente lo que necesitáis en vuestro propio camino de desarrollo interior.

Cuando desarrolláis las cualidades que ayudan al niño, estáis ayudando a ambos, a él y a vosotros. Por vuestra comprensión, amor, independencia y conocimiento de vosotros mismos, podéis llegar a ser un modelo del rol para el niño, un faro de luz. De esa manera, en un proceso de crecimiento y de sanación mutuamente inspirante, una nueva energía está naciendo en la Tierra. Una antorcha de luz está pasando de generación en generación, y está resplandeciendo cada vez más brillantemente.

Nosotros os alabamos por vuestra dedicación, amor y compromiso. Deseamos que experimentéis alegría y diversión en este viaje de exploración que vosotros y los nuevos niños estáis emprendiendo. Esperamos que tengáis compasión por ellos pero especialmente por vosotros mismos ya que seguramente cometeréis errores (recordad que los errores siempre son las herramientas de aprendizaje más importantes). Confiamos en que vuestra antorcha continuará ardiendo y que diseminará muchas chispas a quienes porten la antorcha después de vosotros. Pero hagáis lo que hagáis, ya sea que experimentéis alegría o desesperación, ya sea que tengáis compasión o seais prejuiciosos, abiertos y confiados o desanimados y deprimidos, sabed que nosotros os amamos y seguiremos ofreciéndoos nuestro apoyo y aliento. Sois bienvenidos. Siempre.
...

Preguntas y respuestas
Luego de la canalización, hubo espacio para preguntas y respuestas. Algunas de ellas han sido listadas aquí, junto con las respuestas obtenidas.

Pregunta 1

– ¿Qué puedo hacer por mi hija autista que tiene seis años?

– Primero quiero decir que tú amas a tu hija inmensamente y que tu amor es muy palpable para ella. Con esto, ya se ha dicho lo más importante. Tu amor la cubre en un abrazo constante, silencioso. Y eso no elimina el problema que ella tiene, y las dificultades que tú experimentas con relación a ella, pero es el prerrequisito para que las cosas funcionen en sus vidas. Siente eso por ti misma por un momento, siente la integridad y la sinceridad de tu amor: éste es el regalo más precioso que uno puede concederle a un niño.

Es comprensible que te sientas vacilante, incluso desesperada por momentos, pero en el centro hay un profundo amor que os une a ambas, madre e hija. Si las cosas no están yendo como tú las planeaste o esperabas, entonces ni tú ni ella deberíais ser culpadas. Se trata de una experiencia por la que ella desea pasar y con la que ella quiere tratar en esta vida. Esciste una razón, un motivo especial por el que ella ha decidido experimentar este obstáculo particular. Es su intención estar aquí en la Tierra de un modo muy puro. Ella porta consigo una energía muy pura e inteligente dentro de ella, que dejará huella en muchas personas. Pero se requiere mucha paciencia, de parte tuya y de ella, para hacer que esta energía 'aterrice' y se ancle en la Tierra, intacta. Ella ha elegido – es complicado ponerlo en palabras exactamente – traer una energía pura y evolucionada a la Tierra y estar relativamente 'desprotegida' respecto a esto. Su energía no está entonada con la realidad energética de la Tierra, por lo que tu hija necesita un traductor, alguien que le ayude a hacer la traducción a la realidad de la Tierra. Ella eligió conscientemente esta relativa desprotección (elevada sensibilidad) porque de ese modo la vibración que ella trae dentro puede permanecer a un alto nivel.

Uno podría decirlo de este modo (estoy hablando de un modo más general ahora): Si vosotros tenéis un “niño normal”, en el sentido de que se adapta fácilmente a las expectativas y normas del mundo externo (la sociedad) este niño tenderá más fácilmente a olvidarse de sí mismo, es decir, perderá contacto con su energía del alma original. Va a ser influenciado más fácilmente por las demandas y exigencias de la sociedad. Incluso los padres más sensibles e iluminados no pueden prevenir o evitar eso. Los niños con alteraciones del comportamiento tales como el autismo, sin embargo, no se adaptan tan fácilmente. Pero precísamente debido a eso, la energía del alma del niño se percibe más fácilmente; no se corrompe, por decirlo así. Las personas que rodean a este niño tendrán inevitablemente que adaptarse. Esta situación suele ser muy difícil para los padres, para los educadores o para los doctores. Pero este 'problema', oculta en verdad un tesoro. El “ser diferente” del niño, plantea desafíos al entorno para buscar y encontrar nuevas formas de comunicarse, obliga a reflexionar sobre conjeturas, a prioris, que antes parecían evidentes e incuestionables, a estar realmente abierto a la realidad interior del niño, a su esencia, embajadora de la naturaleza genuina del Ser que todos los humanos portamos en nuestro interior.

Lo que se te pide a ti en el vínculo con tu hija es tener especial confianza en esta niña y sintonizarte con sus necesidades. ¡Y lo estás haciendo muy bien! Tienes un montón de espacio interior en tu Ser. Confía en que tu niña ha elegido su camino de vida, que ella ha trazado ciertos acontecimientos importantes en su vida y que os eligió a vosotros como padres, para que juntos pudiérais permitirle a ella hacer brillar su Luz en la Tierra. Creedme si os digo que estáis haciendo un excelente trabajo.

Acotaciones adicionales de Pamela Kribbe, la canalizadora del mensaje:
«Tras la sesión hice para la madre una corta lectura intuitiva de esta niña, basándome en una foto. Esto mostró que su autismo estaba relacionado con la experiencia de una vida pasada. Ésta es una transcripción literal de la lectura:
Veo una gran cantidad de energía celeste sobre su cabeza en forma de piedras transparentes brillantes que están unidas en un óvalo vertical sobre el chakra de la corona. Ahí hay una energía de alta vibración; contiene una profunda comprensión de la vida y de la psiquis humana. Siento que ella una vez vivió en la Tierra y tuvo una experiencia intensamente espiritual o clarividente durante la cual sintió que mucha perspicacia vino a ella, como una aparición divina. Como resultado de eso, el comportamiento y las intenciones de las personas que la rodeaban se volvieron dolorosamente transparentes para ella, incluyendo los silenciosos juegos de poder que tenían lugar en su comunidad. Pero era difícil para ella integrar ese conocimiento en su experiencia cotidiana. Percibo que ella se enfermó, que se puso mal tanto a nivel del cuerpo como a nivel psicológico. Ella no pudo expresar su verdad, porque su entorno no habría comprendido, no lo habría captado. Esto la hizo sentirse muy ansiosa; ella tenía el sentimiento de que poseía un conocimiento que podía ayudar a las demás personas y prevenirles de sufrir, y aún así fue imposible hablar acerca de eso porque la habrían encerrado. Mi impresión es que ella no pudo resolver este dilema durante esa vida y que se descompuso debido al estrés emocional. Los problemas físicos fueron el resultado de no poder integrar esa conciencia elevada en su ser físico. Ella se cerró emocionalmente y esto tuvo un efecto sobre su garganta (expresión de la personalidad), su corazón (conexión con los demás) y en los tres chakras inferiores (sentirse segura y querida). Ahora (en el presente) este conocimiento superior (el óvalo celeste) está pendiendo sobre su cabeza, delicado y puro, y es su intención para esta vida integrarlo a su realidad física y emocional de la Tierra. Yo siento intensamente que ésa es la razón por la cual vino a ti (su madre). Tú también llevas algo de esa energía azul (la cualidad de la conciencia superior) en tu campo áurico, así que hay una conexión natural con ella. Tú también tienes rojo en tu aura cerca de los chakras inferiores lo cual muestra que eres capaz de defender tu verdad, aunque por momentos ha sido difícil para ti. Mi sentimiento es que tu presencia de por sí tiene una influencia sanadora en tu hija. Eso es maravilloso. Ella quiere sanarse en esta vida, paso a paso. Vosotros como sus padres sois una parte de la solución, no una parte del problema.»

Pregunta 2

– Mis dos hijos son altamente sensibles, pero de formas muy diferentes. Se pelean y discuten todo el tiempo. Para mí es muy doloroso observar esto. Yo también me encuentro a mí misma peleando y discutiendo con ellos, mientras que en realidad yo soy una persona que necesita paz y armonía a su alrededor. ¿Cómo trato esto?

– Es muy importante para ti defender tu propia verdad, seguir tus sentimientos básicos y establecer límites claros en la relación con los demás. Tu conciencia se desliza fácilmente hacia los dos chakras superiores (el tercer ojo y la corona), desde los cuales te sintonizas con las emociones de las otras personas y comprendes sus razones. Pero tú pierdes la conexión con los chakras base en el área de tu abdomen, los cuales te hablan acerca de lo que tú sientes, de lo que tú necesitas y qué es lo que tú quieres. Pierdes contacto con tu propia niña interior (el foco de las emociones) y te desarraigas. Tú misma eres muy sensible y tu sensibilidad contiene mucha empatía y la habilidad de llegar a los demás. Tienes el deseo de estar conectada, de estar junto a los demás, pero en esto a menudo te expones y quedas al descubierto. Es importante para ti tomar seriamente tus propias emociones de ira y de resistencia y permitir que tenga lugar un cambio de energía dentro de ti de modo que se recupere el equilibrio entre dar y recibir.
La lucha en la que tú misma te encuentras con tus hijos está ahí por una razón. Te desafía a que aclares tus límites y que exijas respeto por parte de ellos. A menudo, éste es un problema para los padres que son muy sensibles y que quieren comprender a sus niños y no dañarlos. En el rol de padres ellos suelen perder su equilibrio porque reprimen sus propias emociones y pierden la huella de su propio niño interior. Deberías volverte más firme y “egoísta” en la relación con tus hijos. Haciéndolo y volviéndote más firme y consciente de ti misma, serás capaz de darles un ejemplo a tus hijos y de mostrarles en qué consiste ser una persona al tiempo altamente sensible e igualmente plena de confianza en sí misma. Después de todo eso es lo que en tu fuero interno deseas transmitirles. Al encarnar esta energía de equilibrio, tú les estás enseñando a ellos más de lo que cualquier palabra pueda hacer.
Los niños ‘cazan al vuelo’ tu energía, los tonos de sentimiento acerca de quién eres, especialmente los niños sensitivos. Permítete, pues, algo de espacio para expresarte y verás que eso te hará estar más arraigada y te dará la verdadera paz y armonía que estás buscando.

Pregunta 3

– ¿Cómo me doy cuenta de mis intenciones y deseos de trabajar con los niños? Me siento inspirada a trabajar con los niños del modo en que tú lo describes pero al mismo tiempo me siento inhibida por mis miedos a fallar y mi duda de que “nadie ahí afuera está esperándome”. Una y otra vez, soy “interrumpida” en mi flujo hacia el exterior de mi expresión por mi inseguridad. ¿Cómo trato esto?

– Dentro de ti hay un anhelo auténtico que proviene de tu alma. Es importante apreciar ese anhelo y tratarlo de manera tierna y cuidadosa. Aparte de entusiasmo, este anhelo también despierta miedo dentro de ti. Trae a la superficie una vieja herida, la cual vuelve atrás a tu infancia y más allá, a vidas previas, en las cuales fuiste rechazada por las cualidades específicas que ahora tú quieres expresar una vez más. La experiencia de rechazo (violento) ha dejado un trauma en tu alma. Este trauma ahora te hace resistir y vacilar mientras otra parte tuya quiere manifestar nuevamente tu verdadera energía del alma. Comprender y aceptar esta herencia es el primer paso crucial hacia tu sanación. Siendo impaciente contigo misma y juzgando tus miedos e inseguridad, niegas el dolor en ti, lo escondes, un dolor que quiere ser reconocido y ser traído a tu conciencia.
Tómate tu tiempo para sanar a la niña interior herida. Tu entusiasmo señala la dirección correcta pero también te puede poner intranquila, ya que estás tratando de superar tus heridas internas muy rápidamente. Recuerda que esencialmente, éste proceso en el que tú estás no tiene que ver con tu manifestación en el mundo externo. Se trata de tu sanación. El primer propósito de cualquier alma encarnada en la Tierra es la auto realización: amarte y aceptarte tal como eres y experimentar la intensa liberación que viene de esto. Ésa es la base de toda energía espiritual verdaderamente creativa. Una vez que esto está dispuesto, el flujo de manifestación en el exterior (la acción) llega fácilmente y sin esfuerzo.

El hecho de que tú quieras vivir y ser en el mundo desde tu corazón, muestra que estás preparada para ir a la esencia del miedo, al foco de la oscuridad que aún yacen en ti. El anhelo de expresar tu propia energía del alma en la Tierra siempre viene en el momento en que estás lista para un nivel profundo de autosanación. A medida que te preparas para expresar tu inspiración del corazón en la Tierra, más que nunca soltarás tu pasado, tu educación y las relaciones que ya no te nutren. Conectar con tu alma genera una revolución en tu vida y puede parecer como si estuvieras dando un paso atrás antes de que tu energía espiritual pueda alcanzar una forma material. Ocurren cambios en tu vida y las cosas pueden incluso volverse caóticas y desordenadas por un tiempo. Esto es precisamente como debería ser. Es normal. No dudes de ti misma cuando el proceso de manifestar tus deseos del alma venga con sacudidas y golpes a lo largo del camino. Son estas sacudidas y golpes lo que hace que te des cuenta de cuál es el lastre del que deseas desprenderte y quién eres realmente y qué es lo que tienes realmente para ofrecer a los demás. Experimentar el miedo y la inseguridad, afrontarlos y aceptar su presencia, hace que todos vosotros os convirtáis en personas más amorosas y compasivas con los demás, pues aprendéis a ser empáticis con el sufrimiento ajeno. A medida que dejas de juzgarte por tus errores y aceptas verdaderamente quién eres en este momento, te vuelves más sabia. Comprendes que realmente de lo que se trata es de tu vinculación contigo misma y no de los demás. Una vez que te amas (te respetas) amar a y sentir compasión por los demás surge espontáneamente. En ese preciso momento los demás comenzarán a venir a ti. No podrás (ni querrás evitarlo). Ellos verán algo en ti que los inspira. Las oportunidades para manifestar tu inspiración del alma, tu trabajo, vendrán fácilmente. Tú estás preparada y tú lo sabrás.

Guiando a nuestros niños (I)


Canalización de María a través de Pamela Kribbe
Mañanas con Jeshua – 24 de Enero de 2008

Mis queridos amigos,


Bienvenidos. Estamos muy complacidos de contar con vuestra presencia hoy aquí y celebramos vuestra existencia en la Tierra en esta época. Antes de decir nada sobre el tema de hoy, "los niños de la nueva era", quiero poner mi atención en vosotros. Cada día tratáis de arraigar más vuestra luz y ser interior en la Tierra. A menudo experimentáis abatimiento en vuestras vidas y a veces parece como si estuviéseis aprisionados en vuestro cuerpo o en estados de ánimo o emociones que os sofocan. Queremos deciros que nosotros confiamos en vosotros y os respetamos por todo lo que atravesáis y lográis en vuestras vidas. Nosotros os amamos tal como sois y nos alegraría que tuviéseis más respeto por vosotros mismos y por todo lo que ya habéis hecho en vuestra vida hasta ahora. Estando esperanzados, alimentando vuestros sueños y propósitos, incluso si la luz a vuestro alrededor se apaga por momentos y tenéis que afrontar contrariedades que aparentan ser insuperables, estáis mostrando vuestra grandeza y enorme resistencia. Estáis plantando semillas de luz en la Tierra y darán frutos. Gracias a vuestro trabajo interior, habéis creado un puente para una generación de almas, recientemente encarnadas, que desean hacer brillar su luz en la Tierra. Es sobre estas almas que quiero hablar hoy.


Antes de que hablemos de ellas directamente, yo os pido que vayáis atrás en el tiempo y sintáis cómo érais cuando entrásteis al reino de la Tierra como un recién nacido. Sentid la inocencia y la belleza de vuestra energía. Sentid la sinceridad de vuestras intenciones y la delicadeza de vuestra energía. ¡Oh, vosotros habéis estado conectados a la Tierra durante tanto tiempo! Tantas veces os habéis sumergido a la profundidad como los pequeños bebés que habéis sido repetidas veces. Ahora sentid cuál fue vuestra intención esta vez. Probablemente traíais algún bagaje personal que deseábais resolver en esta vida. Podéis haber traído heridas profundas en vuestra alma que queríais sanar y superar. Aparte de eso, también fuísteis guiados por un ideal más vasto y más universal, consistente en incrementar la conciencia y el crecimiento espiritual en la Tierra. Sabíais que íbais a nacer en una época de transición, una época de crisis, así también como de oportunidades. Sabíais que había “trabajo para hacer”, trabajo a nivel interno que abriría nuevos caminos en el pensar y el sentir. Sentíais una conexión con esta gran transformación global y estábais preparados para zambulliros una vez más en las profundidades, para ayudar a hacer realidad esta antigua visión de una Tierra pacífica: una nueva conciencia de la unidad entre los hombres y una renovada armonía entre todos los seres vivos del planeta.


Una y otra vez os habéis abierto paso a través de viejos límites de pensamiento y de sentimiento. Pero cada vez que os sentíais asfixiados en las normas y estructuras tradicionales, sabiendo profundamente que vuestra alma no podía florecer en un ambiente o relación dominada por el miedo, sentisteis la necesidad de escaparos. Ha sido doloroso a veces, decir adiós y emprender nuevos caminos. Sí, difícil y muy penoso, pero teníais que ser fieles a vuestra sensación de que 'algo no estaba bien', de que para vosotros no tenía sentido o de que algo estaba perdido. Esta sensación insistente os recordaba las intenciones y propósitos originales de vuestra alma. Vosotros no habéis sido capaces de llegar a amoldaros bien a las exigencias y costumbres de vuestra sociedad, porque ellos no correspondían con lo que vosotros, como alma, queríais vivir en la Tierra. Estábais destinados a ser “diferentes”, no porque Dios o cualquier otra autoridad externa hubiese planeado eso para vosotros, sino porque vosotros sois quienes sois y eso se acaba reflejando en vuestras acciones. En cierto momento de la historia de vuestra alma, fuisteis inspirados por una nueva conciencia, que podemos llamar la conciencia Crística, conocimiento del corazón, o amor. No tiene importancia cómo lo llaméis. Lo que importa es que habéis sido tocados por esto, que habéis sido alcanzados por una chispa de inspiración que desde siempre os ha impulsado a seguir buscando, a seguir soñando y a seguir expandiendo vuestra conciencia. La misma chispa que está encendiendo una nueva conciencia en la Tierra ahora está influyendo a muchos. Por esa razón los “niños de la nueva era” se sienten llamados a venir. Por esa razón ellos han estado encarnándose en la Tierra desde hace varias décadas, y ahora en grandes números. Ellos están aquí para completar lo que habéis comenzado.


Vosotros que pertenecéis a la generación previa de trabajadores de la luz, los nacidos aproximadamente antes de 1980, fuísteis los pioneros y precursores. Fuisteis inspirados por el mismo ideal que ahora mueve a los “nuevos niños”; fue el mismo llamado del alma. Pero los terrenos que labrásteis, especialmente en los sesenta y en los setenta del siglo XX, estuvieron mucho más marcados por las creencias convencionales y por los miedos profundamente arraigados acerca de la libertad de expresión, de las emociones, de la creatividad y de la sexualidad. Cuando retrocedéis cuarenta o cincuenta años en el tiempo, el campo de energía colectiva de la Tierra se veía muy diferente a lo que es ahora. Era menos transparente, más denso y turbio y por lo tanto menos accesible a las energías amorosas y claras que ahora están encontrando su camino hacia la Tierra. Una de las cosas que ha incrementado esta ganancia en amor y claridad es el surgimiento de la igualdad de derechos para las mujeres (iniciándose a comienzos del siglo XX) o en otras palabras, la conciencia creciente de la igualdad y cualidades únicas de la energía femenina. La rehabilitación tan deseada de la energía femenina ha sostenido una conciencia y validación creciente de la dimensión del sentir en la vida. Durante los sesenta y los setenta del último siglo, mucho se abrió en el área de la emoción, de la intuición y de la creatividad.


Mucho trabajo ha sido hecho por la generación más vieja de trabajadores de la luz. Y les ha costado mucho, porque ellos han atravesado los valles interiores de la desconfianza en sí mismo y de la soledad antes de que pudiesen abrir un nuevo horizonte para las generaciones por venir. Si sois parte de esa generación más vieja, sabed que habéis colocado un faro de luz para los que vienen después de vosotros.


Ahora estáis entregando la antorcha a una nueva generación. Y a medida que la entregáis, podéis proveerles apoyo y aliento, mientras ellos pueden inspiraros a vosotros con su pasión y la pureza de sus corazones. Ellos son “diferentes” en un grado incluso mayor de lo que vosotros lo fuisteis. Mientras vosotros pudísteis adaptaros temporalmente o parcialmente a un ambiente que realmente no resonaba (vibraba) con vosotros, ellos son del todo incapaces de hacerlo incluso a nivel del comportamiento externo. En otras palabras, ellos no pueden fingir ni siquiera un poco. Sus emociones y su cuerpo físico protestan a un nivel profundo a medida que son confrontados con las energías de muchos sistemas de educación tradicionales o modos de educar a los niños. La adaptación no es una opción a considerar para muchos de estos niños. Especialmente los más sensibles entre ellos se quebrarán física y emocionalmente en un ambiente de vieja energía y su comportamiento se volverá tan problemático que el entorno tendrá que responder y cambiar. Ya no es posible reprimir o ignorar los problemas. Los niños que llegan ahora van a forzar a la sociedad a reflexionar profundamente sobre sus propias conjeturas acerca de los niños y acerca de la vida en general.


Los niños que están naciendo ahora (y que han estado encarnándose en la Tierra desde algunas décadas) están sembrando una parte más grande de su conciencia del alma plena de lo que la mayoría de vosotros pudísteis hacer. A medida que entráis al reino de la Tierra pasáis por el “velo de la ignorancia” (amnesia), el cual os mantiene separados de la dimensión desde la cual yo hablo actualmente. Este velo es como un par de anteojos que, una vez colocados, os hace creer que sois un 'yo' separado, diferente, encerrado en vuestro cuerpo. En efecto, el velo de la ignorancia os permite experimentar la dualidad en la Tierra, así pues tiene su valor, pero ahora ha llegado el momento de que el velo se vuelva más transparente y permita más comunicación de un lado al otro. Cada vez hay más personas que llegan a atravesar el velo y se dan cuenta de que son uno con algo más grande que sólo “este cuerpo” y “esta personalidad”. Cuantas más personas hacen esto, más canales se abren, a través de los cuales la energía cósmica amorosa se vuelca dentro de la dimensión de la Tierra. Sobre esta ola de energía cósmica viajan los nuevos niños.


Tratad de sentir la energía de estos niños por un momento. Sentid la ola de energía cósmica en la cual ellos se mueven. No penséis sobre esto, tan sólo abrid vuestro corazón y dejad que las sensaciones pasen a través de vosotros. Estos niños y niñas vibran a un nivel superior. Su energía puede sentirse juguetona, ligera y como una mariposa, pero al mismo tiempo extraordinariamente sabia y profunda. Ellos eligen muy conscientemente encarnar una parte más grande de su alma, de su ser divino, en la Tierra. Hacen esto porque quieren contribuir a la transformación de la conciencia en la Tierra y ellos comprenden totalmente que esto podría traerles problemas. Al nivel de su Ser Superior, han hecho esa elección conscientemente. Pero al nivel de su ser emocional (o “niño interior”) ellos podrían quedar afectados traumáticamente por el choque que experimentan con la realidad de la Tierra. Ellos corren un verdadero riesgo de perderse y trastornarse en el reino de la Tierra, ya que no pueden apagar su sensibilidad y vibración más elevada cuando están en un ambiente menos evolucionado. De este modo, ellos tendrán que encontrar un espacio en la Tierra para expresar su energía libremente y sin peligro o tendrán que manejarse con intensas dudas y frustraciones internas. Vosotros podéis ver cuán valientes y amorosas son estas almas, corriendo los riesgos que corren. El mismo coraje y poder de amor fue desplegado por vosotros mismos, cuando os encarnásteis en la Tierra.


Ahora hablaré sobre las características de esa nueva generación de niños. No todos los niños son iguales, por supuesto, y algunos niños despliegan estas características más que otros. En estos tiempos hay una sensación de que todos los niños son “diferentes”. Ellos entran a través de un velo diferente (más fino) y con la intención de expresar como nunca su alma en la materia. Pero cada alma tiene su propio desarrollo y dentro de la nueva generación de niños están aquellos que son extraordinariamente sensitivos, que son más diferentes que el resto y que a menudo son llamados “los niños de la nueva era” o simplemente “los nuevos niños”. Ahora nombraré algunas de las características más importantes de este grupo específico de niños, y tened en cuenta que estas características también se aplican en un menor grado a todos los niños de hoy en día. En realidad, debido al desarrollo de la conciencia a una escala colectiva, un “nuevo humano” está surgiendo en la Tierra. Está teniendo lugar una evolución hacia una especie humana socialmente y espiritualmente más inteligente, capaz de vivir en armonía con la naturaleza y conectada a sus compañeros humanos por un sentido de unidad y respeto. El desarrollo hacia este “nuevo humano” está siendo anunciado por los niños.



Características de los nuevos niños


- Los nuevos niños son cada vez más clarividentes, empáticos y telepáticos. Ellos absorben fácilmente los estados de ánimo y emociones de otras personas. El límite entre el mundo percibido por los cinco sentidos y el mundo invisible de los sentimientos y de las energías les es muy familiar. Perciben el lado interno (sutil) de las cosas a menudo tan fácilmente como el lado externo (físico). Ellos no se dejan llevar las engañosas apariencias que no refleja realmente lo que está sucediendo por dentro. Su astuta percepción intuitiva es muy aguda respecto de la hipocresía.


- Los nuevos niños son pacificadores. Ellos sienten el impulso de reconciliar grupos opuestos y apaciguar conflictos. Junto con sus habilidades intuitivas esto a menudo significa que ellos maduran más temprano y que son sabios más allá de su edad. Ellos suelen comprender a sus padres a un nivel más profundo del que los padres se comprenden a ellos mismos o mutuamente. Ellos tratan de ayudarlos o de construir un puente de comprensión entre ellos. Fácilmente se vuelven los “padres de sus padres” y esto puede separarlos de su parte infantil, espontánea, desinhibida. Cuando ellos se identifican intensamente con el rol de ayudante pueden llevar consigo una carga de responsabilidad muy grande.


- Los nuevos niños son idealistas. Ellos son espirituales, filosóficos e imaginativos. Son inspirados por ideales tales como la igualdad, la fraternidad y el respeto por la naturaleza. En su aura podéis notar que los dos chakras superiores están ampliamente abiertos. A través de estos centros de energía superiores a menudo ellos reciben mucha inspiración, perspicacia y entusiasmo. Pero por otro lado ellos fácilmente pueden volverse intranquilos, demasiado soñadores y poco prácticos debido a estos chakras superiores ampliamente abiertos. Su energía aún no ha llegado a arraigarse por completo; aún tiene que conectarse totalmente con el cuerpo y con el plano terrestre de la realidad.


- Los nuevos niños son más sintientes que pensantes. Ellos tienen dificultades para adaptarse a las reglas y estructuras actuales que dejan poco espacio para la intuición, para lo impredecible y para la individualidad. Ellos en realidad están aquí para enseñarnos cómo librarnos de una tradición en la cual el pensar y el analizar estuvieron demasiado acentuados. Todos los niños en cierto punto son más sintientes que pensantes. Pero lo que distingue a los nuevos niños más sensibles es que para ellos es física y emocionalmente imposible ajustarse a un ambiente rígido y demasiado estructurado. Se enferman o muestran severas alteraciones del comportamiento. Ellos ya están anclados a una conciencia basada en el corazón a tal grado que ya no pueden volver hacia atrás.


- Debido a su conciencia fuertemente intuitiva y a su incapacidad de adaptarse, estos niños pueden ser vistos como obstinados, rebeldes y “diferentes”. En realidad no es su intención ser rebeldes. Ellos sólo quieren ser ellos mismos. Pero si sienten que no hay espacio para eso, pueden volverse aislados e incluso bohemios viviendo al margen de la sociedad. Como ellos están menos dirigidos por el miedo y por la necesidad de conservación propia, responden menos a la disciplina y a la autoridad. Aún así ellos pueden sufrir intensamente y acumular confusión por la falta de comprensión y empatía que encuentran en el camino. Pueden sentirse alienados y solos debido a eso y preguntarse cuál es el significado de su presencia en la Tierra. No obstante si ellos encuentran su camino en la vida y comienzan a expresar su energía creativa y espiritual en forma material, florecerán y muchas personas serán tocadas por la profundidad de sus ideas y por su modo tierno, no competitivo, de tratar con los demás.





Problemas que enfrentan los nuevos niños


Recapitulando, estas características ya muestran los problemas con los que se pueden encontrar los nuevos niños. El problema más grande es que su energía específica no es reconocida y comprendida por las personas que están a su alrededor. Cuando a ellos no se les proporcionan los medios o se les obstaculizan las oportunidades para dar libre expresión a sus sentimientos y hay una falta de comunicación real, pueden aparecer varias “alteraciones del comportamiento”.


Los niños pueden volverse rebeldes, arrebatados y difíciles de manejar. Ellos se sienten incomprendidos y maltratados, cuando en realidad quieren decir “no” o "basta" a eso, pero no saben cómo hacerlo. Ellos aún no tienen la expresión adecuada y las habilidades de comunicación. Lo que sucede después de un tiempo es que ellos mismos dejan de comprender qué es lo que está ocurriendo por dentro. Cuando su vida interior no se refleja en un padre o un maestro comprensivo que le pueda dar un nombre a sus sentimientos y escuche con un corazón abierto, ellos pueden encerrarse por dentro y portarse de maneras que parecen inmanejables e irracionales. En ese momento se requiere mucha atención y una conciencia profundamente sintonizada para entender qué es lo que está moviendo a estos niños, ya que ellos mismos pueden haber llegado a perder contacto con sus sentimientos.


También puede suceder que los niños, sintiéndose despreciados o incomprendidos, se aparten y se desconecten del entorno. En lugar de desahogar sus emociones a través de un comportamiento agresivo o revoltoso, se encierran en su propio pequeño mundo y acaba siendo difícil comunicarse con ellos. A menudo estos niños son extremadamente sensibles y reaccionan intensamente a las energías discordantes que los rodean. Como nos es difícil imaginar tanta sensibilidad, sus límites no son respetados, y por ello transgredidos, fácilmente. Y para sobrevivir emocionalmente terminan por bloquear su centro de los sentimientos. Este mecanismo de supervivencia generalmente lo llamáis “autismo”. Es una paradoja que los niños autistas sean llamados no empáticos (es decir, incapaces de ver desde la perspectiva de otra persona) porque ellos son extremadamente empáticos, sensibles al extremo. Uno podría decir que para ellos es tan difícil sostenerse dentro de sus propios límites, que no pueden permitirse abrirse a los demás, expandir su conciencia de tal modo que incluya al otro. Ellos se han sentido tan incomprendidos que sienten que su mundo se desbarataría si lo hicieran así, y serían devorados por el caos. Por lo tanto el comportamiento no empático de los niños autistas proviene de una enorme susceptibilidad con respecto a la energía de los demás. Es tratando esta abrumadora sensibilidad que el niño autista busca protegerse y cerrarse emocionalmente. El comportamiento no empático o antisocial de los niños autistas es un mecanismo de supervivencia y no una característica esencial del alma.


Los niños que intentan resolver sus problemas de un modo extrovertido (rebeldía, agitación, falta de concentración) así como también los niños que buscan una solución introvertida (apartándose y cerrándose emocionalmente) comparten un número de rasgos comunes.


- Se sienten mal acogidos, no reconocidos o no apreciados realmente por lo que son.
- No están firmemente establecidos o arraigados en sus cuerpos físicos. Podéis percibir esto literalmente en su aura la cual no suele estar totalmente conectada a la Tierra en la parte de abajo. Prácticamente esto significa que ellos carecen de una base emocional o ancla de seguridad interior desde la cual explorar el mundo de un modo relajado y abierto. Básicamente “no se sienten cómodos” lo que hace que “simplemente ser”, de un modo legítimamente despreocupado, sea algo difícil para ellos.


- A causa de esto, ellos pueden mostrar síntomas y desórdenes físicos y/o reaccionar intensamente a ciertos alimentos o sustancias.


- A medida que crecen y se vuelven adolescentes, puede ser difícil para ellos encontrar su lugar en la sociedad (encontrando la forma adecuada de educación o trabajo que les venga bien a ellos).


Quiero decir algo más acerca de las formas en que estos niños y adolescentes pueden ser apoyados para sentirse más bienvenidos y encontrar los medios adecuados de expresión. Pero primero quiero destacar que es muy importante no pensar en términos de culpa mientras hablamos acerca de las causas de los problemas que experimentan los nuevos niños. Los padres de estos niños a menudo hacen todo lo que pueden y cuidan de ellos. Un número de padres son muy conscientes de las cualidades especiales de sus niños y están cada vez más sintonizados intuitivamente con ellos. Por medio de su apertura y buena voluntad está teniendo lugar un enorme proceso de aprendizaje. Son estos padres quienes, junto con sus niños, pavimentarán el sendero en la sociedad y prepararán el camino para nuevas formas de tratar a sus niños.


La a veces dolorosa confrontación que los nuevos niños experimentan con la realidad de la Tierra ha sido elegida voluntaria y conscientemente. Ellos vienen a traer algo nuevo y ellos saben esto en su corazón. Esto pone sus dificultades en una nueva perspectiva. A nivel del alma, ellos toman responsabilidades por lo que encuentran en su vida; ellos aceptan las contrariedades y obstáculos. La sociedad no está “en contra de ellos”. La sociedad está dormida en muchos aspectos. En el sueño de los viejos hábitos, la llegada de los nuevos niños es una llamada a despertar. Sí, ellos son un poco como vosotros, ¡¿podéis sentirlo?! La generación previa de trabajadores de la luz ha pasado por los mismos dilemas que estos niños, con la diferencia de que en esta época actual las cosas están ganando ímpetu y están llegando a un punto crítico. Los nuevos niños son tanto la causa como el efecto de esta aceleración.



Guiando a los nuevos niños


Al guiar a los nuevos niños, como padres, maestro o terapeuta, el punto de partida siempre es una conexión interior con esa realidad individual del niño. La base de toda ayuda verdadera es la buena voluntad de abrirse al modo en que el niño experimenta la vida y la habilidad de sintonizar con lo que esto os comunica verbalmente o no verbalmente. La cualidad más importante que uno puede poseer si uno quiere preparar a estos niños es la habilidad de escuchar y de estar abierto a algo nuevo.


Es menos importante el hecho de que poseáis conocimientos o habilidades específicas. De hecho, esto incluso puede constituir un severo obstáculo en caso de ser utilizado como dogma para el progreso. Las teorías acerca de los niños (de la nueva era) a menudo parten de clasificaciones generales del comportamiento externo. Los síndromes y los diagnósticos están basados en los síntomas que se observan a nivel externo. Pero lo que está faltando aquí y lo que es vital para comunicarse exitosamente con estos niños es que haya una conexión interior con lo que el niño está experimentando: los sentimientos censurados que dan origen al comportamiento emotivo externo.


Para mirar a alguien de un modo abierto e imparcial, uno tiene que soltar las expectativas e ideas preconcebidas. Vosotros sólo podéis conectaros sinceramente con alguien más (quienquiera que sea) si primero liberáis todo lo que pensáis que sabéis acerca del otro. Sólo entonces hay espacio para estar presente en el ahora de un modo verdaderamente sensible e intuitivo. Ésta también es una manera hermosa de darle la bienvenida a alguien, porque ahora os estáis permitiendo ser tocados por vuestra verdadera energía del alma.


Desde una actitud tan fundamentalmente abierta, que en esencia implica 'sentir' más que pensar, vosotros podéis entrar en una comunicación con la otra persona, una comunicación beneficiosa y enriquecedora para ambos. La interacción con el niño nunca es un tráfico en un solo sentido. En un cierto momento sois el maestro y en otro el estudiante. Esto es lo que caracteriza a todas las relaciones espirituales significativas.
Cuando la relación entre el guía y el niño está definida de un modo tan claro y transparente, hay muchas posibilidades para ayudar al niño en su desarrollo. Yo voy a indicar algunas formas de un modo general, lo cual no pretende ser completo sino más bien señalar hacia una cierta dirección general.


-  Apreciación positiva de sus cualidades únicas (las cuales los hacen “diferentes”)


Ayudadles a recordar quiénes son, a comprender que su alta sensibilidad e idealismo pertenecen a las cualidades más hermosas que ellos poseen. Permitidles expresarse claramente en lo que respecta a sentirse “diferente” y alentadlos a descubrir cómo estas cualidades enriquecen y contribuyen al mundo. Encontrad modos creativos de expresar su (elevada) sensibilidad de modo que ellos puedan experimentar alegría en eso. Reunidlos y permitidles intercambiar experiencias y compartir sus energías.


- Desarrollo intuitivo


Ejercitar sus habilidades intuitivas de un modo recreativo, ayudándoles a conectarse con su cuerpo y con sus emociones, refuerza el conocimiento de sí mismo. Arraigarse, conocer sus límites desde adentro y usar su intuición para descubrir qué es bueno para vosotros, son habilidades que estos niños sensitivos pueden aprender fácilmente cuando son jóvenes y espontáneos. Cuando son más grandes, pueden sentirse más inhibidos con respecto a su tendencia natural a sentir, a imaginar y a fantasear. Si ése es el caso, es importante primero ayudarles a conectar con (volverse conscientes de) las emociones o creencias limitantes que bloquean el flujo de su intuición. Si hay problemas en cuanto a esto, casi siempre el flujo de energía en los tres chakras inferiores se ha bloqueado. Hay miedos, frustraciones y decepciones en estos niños como consecuencia de una autocensura aplicada para defenderse de su entorno en etapas germinales de la vida, resultado de lo cual ellos pueden sentirse inseguros, deprimidos o incluso querer morir.


- Respetad su madurez como un alma


Sabed que su alta sensibilidad y el “ser diferentes” ha sido una elección consciente por su parte. Confiad en sus capacidades inherentes para resolver sus problemas. No los tratéis como indefensas víctimas. Recurrid a sus dones y talentos y, tanto como sea posible, dejadles encontrar sus propias respuestas y soluciones. Alentadlos a entrar en contacto con su pasión e inspiración y ayudadles a descubrir cómo expresar y manifestar su energía inspiradora en la Tierra de un modo práctico.


- Haced lugar para la expresión


La energía de los nuevos niños o adolescentes puede ser tan etérea e idealista que puede parecer intangible. Para estos niños es importante expresarse en forma material. Esto puede ser una forma creativa tal como pintar o hacer música, o puede ser a través de deportes o juegos. Lo que importa es que ellos sepan cómo arraigar su energía y hacerla visible a los demás. De ese modo ellos canalizan su energía hacia la Tierra. En todas estas cosas, el punto de partida sería que ellos disfruten expresándose en forma material. Cuando sean incentivados a explorar y a experimentar libremente, ellos encontrarán por su cuenta las formas que a ellos les satisfagan.


- Medicina alternativa


Las formas de tratamiento benignas, holísticas tales como lecturas, sanación y medicina alternativa pueden ser muy útiles en tratar los síntomas físicos en estos niños los cuales están relacionados a su energía total y condición psicológica. Como ellos son tan sensibles a la energía, estos niños responden fácilmente a formas de tratamiento que están enfocadas en primer lugar en el nivel energético (la psiquis) y sólo en segundo lugar en el cuerpo. No obstante también es importante aquí que uno no elija un tratamiento o medicina basado solamente en síntomas externos sino que uno haga una conexión interior con la situación única de un niño particular. Como padres o como terapeutas uno puede preguntarle al niño a un nivel interior si el tratamiento es beneficioso para él. Y una vez que haya crecido lo suficiente, él mismo puede involucrarse en la elección.


- Educación


Las formas iluminadas de educación toman al niño y a su mundo interior como su punto de partida. En el pasado, el conocimiento a menudo ha sido “volcado dentro” de los niños en un esquema de arriba hacia abajo. Ellos eran considerados ser recipientes vacíos que necesitaban ser instruidos, es decir, llenados con conocimientos y habilidades útiles. Sin embargo, si uno considera al niño como un alma madura con sus propios intereses y propósitos, la educación asume una forma muy diferente. El desafío no es tanto comprender algo de la nada, sino despertar y liberar algo que ya está presente dentro del niño: su energía natural del alma que quiere manifestarse y expresarse en el mundo material. Hay una tendencia natural en el niño a querer aprender, a explorar y a descubrir sobre del mundo. Es sólo cuando ellos son forzados sistemáticamente a asimilar conocimiento que no se relaciona con el modo en que ellos experimentan las cosas que ellos se vuelven reacios y mal dispuestos a aprender. Preservar y trabajar con el anhelo natural de un niño a aprender es la base de la nueva educación. Con este enfoque el rol de un maestro es muy diferente. Lo que se les pide a ellos ante todo es estar presente con el niño de un modo abierto e intuitivo. El maestro parte de la premisa de que uno puede confiar en las habilidades naturales y únicas de cada niño. Ellos permiten que el niño enseñe el camino, apoyándolo al proporcionarle el conocimiento y los materiales que él necesita para lograr sus objetivos.




Tratando el sufrimiento de su niño


Cuando sois los padres de un niño sensible y notáis las penurias por las que tiene que pasar al tratar con el mundo, vosotros entrañablemente queréis protegerlo o salvarlo del daño. Inadvertidamente, podéis llegar a ver al mundo externo como el enemigo y a vuestro/ niño/a como la víctima vulnerable. Podéis temer y preguntaros si vuestro niño alguna vez será capaz de sobrevivir sin vosotros. 
Ver sufrir a vuestro niño/niña puede retrotraeros a vuestros propios miedos, penas y decepciones más profundas, ancladas en vuestra propia infancia. No obstante, la presencia de este niño particular en vuestra vida siempre tiene una lógica oculta. Hay un significado más profundo, con un intento positivo. Un modo de revelar esa lógica y significado es mirar al niño con ojos diferentes. No verlo como un ser pequeño y desvalido sino como un maestro — un ángel si lo queréis – quien ha venido a traeros un mensaje. Yo os invito a que me acompañéis en la siguiente meditación. Si no tenéis un niño, simplemente podéis invitar a un niño imaginario a que venga a vosotros.


Imaginad que estáis caminando por un jardín encantador. Abrid vuestro corazón a este mundo de paz y serenidad y dejad que vuestra mirada ronde e investigue alrededor. Hay muchas plantas y flores en el jardín. Sentid el ritmo de las estaciones, ciclos en el tiempo que se alternan suave y lentamente por sí mismos.


Ahora miráis a un lado y veis que un niño va caminando a vuestro lado. Tomad el primer niño o niña que surja en vuestra imaginación…


Silenciosamente él/ella toma vuestra mano y camináis juntos por el jardín, asimilando la belleza de la naturaleza.


Transcurrido un tiempo veis un lugar tentador donde sentaros, puede ser un pequeño banco o un lugar abierto en el terreno. Los dos os sentáis. Ahora observad más detenidamente al niño. Ved su pequeño rostro y miradlo profundamente a los ojos. Tras un momento vosotros veis que está teniendo lugar una transformación. Lentamente la cara del niño cambia a la de un ángel. Veis cómo el niño adquiere un resplandor brillante y se vuelve más etéreo, perteneciendo a un mundo diferente. Tal vez noteis colores rodeando al ángel-niño.


Calladamente observad a este ángel y quedad admirados por su apariencia. Sentís que os volvéis más pequeños, como un niño otra vez. Liberad por un momento la pesada carga de ser un adulto y sentid otra vez esa sensación de maravilla que es tan natural para un niño. Con grandes ojos observáis a ese ángel magnífico que os mira y luego sentís que él (o ella) quiere deciros algo. Lo hace primero transmitiéndoos una energía a través de sus ojos. Vosotros asimiláis esa energía y sentís su esencia.


Luego le hacéis una pregunta al ángel. “¿Por qué viniste a la Tierra?” le preguntáis, “¿Cuál es el regalo que traes?” Dejad que el ángel hable. No tiene que ser mediante palabras – también puede hablar a través de los sentimientos. Identificadlos.


…………


Luego, de repente, sabéis, sin palabras o imágenes intermedias.


Cuando hayais recibido la respuesta, hacédsela saber al ángel y preguntad: “¿Qué es lo mejor que yo puedo hacer por ti? ¿Cuál es el mejor modo de ayudarte en tu misión, en tus esfuerzos?”
Dejen que el ángel-niño os cuente, en palabras o en sentimientos.


Luego decidle adiós mientras sentís que una conexión permanente se ha establecido entre vosotros de corazón a corazón.

viernes, 27 de abril de 2012

Música para elevar el alma (VII)

Pronto vas a despertar...



Prueba con esta otra versión. Personalmente me conmueve más:
http://www.youtube.com/watch?v=iPcEQPRMXEM&feature=related

From a distance the world looks blue and green,
and the snow-capped mountains white.
From a distance the ocean meets the stream,
and the eagle takes to flight.

Desde la distancia se ve el mundo azul y verde,
y las blancas montañas cubiertas de nieve.
Desde la distancia el océano se encuentra con la corriente,
y el águila levanta el vuelo.


From a distance, there is harmony,
and it echoes through the land.
It's the voice of hope, it's the voice of peace,
it's the voice of every man.

Desde la distancia, hay armonía,
y se hace eco a través de la tierra.
Es la voz de la esperanza, es la voz de la paz,
es la voz de todos los hombres.


From a distance we all have enough,
and no one is in need.
And there are no guns, no bombs, and no disease,
no hungry mouths to feed.

Desde la distancia, todos tenemos suficiente,
y no hay nadie necesitado.
Y no hay armas, no hay bombas, y no hay enfermedad,
No hay bocas hambrientas que alimentar. 



From a distance we are instruments
marching in a common band.
Playing songs of hope, playing songs of peace.
They're the songs of every man.
God is watching us. God is watching us.
God is watching us from a distance.

Desde la distancia somos instrumentos
marchando al son de una banda global.
Tocando canciones de esperanza, tocando canciones de paz.
Son las canciones de cada hombre.
Dios nos está mirando. Dios nos está mirando.
Dios nos está mirando desde la distancia.


From a distance you look like my friend,
even though we are at war.
From a distance I just cannot comprehend
what all this fighting is for.

Tomando distancia se diría que somos amigos,
a pesar de que estemos en guerra.
Desde la distancia no puedo comprender
el sentido de toda esta lucha.


From a distance there is harmony,
and it echoes through the land.
And it's the hope of hopes, it's the love of loves,
it's the heart of every man.

Desde la distancia hay armonía,
y se hace eco a través de la tierra.
Y es la esperanza de las esperanzas, es el amor de los amores,
es el corazón de todos los hombres.


It's the hope of hopes, it's the love of loves.
This is the song of every man.
And God is watching us, God is watching us,
God is watching us from a distance.
Oh, God is watching us, God is watching.
God is watching us from a distance.

Es la esperanza de las esperanzas, es el amor de los amores.
Ésta es la canción de todos los hombres.
Y Dios nos está mirando, Dios nos está mirando,
Dios nos está mirando desde la distancia.
Oh, Dios nos está mirando, Dios está mirando.
Dios nos está mirando desde la distancia.

jueves, 26 de abril de 2012

Todo pasará



más info: 
http://www.taringa.net/posts/info/13419134/Reforma-Sanitaria-de-Obama-incluye-implantar-microchip-2013.html
http://social.patriotactionnetwork.com/forum/topics/another-hidden-secret-in
http://beforeitsnews.com/story/665/502/Hidden_Obamacare_Secret:_RFID_Chip_Implants_Mandatory_for_All_by_March_23,_2013.html


Si algún día los americanos permiten que los bancos controlen la emisión de su moneda, los bancos y las corporaciones que crecerán en derredor de ellos los privarán de todas las propiedades, hasta que un día sus hijos se despertarán sin casas en el continente que ocuparon sus padres” (Thomas Jefferson 1743-1826, tercer Presidente de los EEUU).
Buscando un nuevo enemigo fente al que recobrar la unidad de acción, se nos ocurrió la idea de que la polución, la amenaza del calentamiento global, el déficit de agua potable, el hambre y cosas así cumplirían muy bien esa labor”. (Club de Roma)
"Estamos al borde de una transformación global. Todo lo que necesitamos es una gran crisis y las naciones aceptarán el Nuevo Orden Mundial.” (David Rockefeller, durante una cena de los embajadores de Naciones Unidas)
Aquellos que fabrican y emiten el dinero y los créditos son precisamente quienes dirigen las políticas gubernamentales y tienen en sus manos el destino de la gente
(Reginald McKenna, presidente de The Midlands Bank of England).

«Nace una flor.Todos los días sale el sol.De vez en cuando escuchas aquella voz, como de pan, gustosa de cantar, en los aleros de la mente, con las chicharras. Pero a la vez existe un transformador (Ego), que te consume lo mejor que tenés, te tira atrás, te pide más y más y llega un punto en que no querés.
Mamá la libertad, siempre la llevarás dentro del corazón. Te pueden corromper. Te puedes olvidar, pero ella siempre está.
Ayer soñé con los hambrientos, los locos, los que se fueron, los que están en prisión. Hoy desperté cantando esta canción, que ya fue escrita hace tiempo atrás. Es necesario cantarla de nuevo. Una vez más.»
Autor: Charly García.
Fluimos con el rio de la vida. Sentimos el murmullo de la corriente. Experimentamos los extremos. Interpretamos nuestro papel en este mundo de ilusión, de percepciones holográficas, donde todo es verdadero pero nada es real.
Observamos nuestras finas ramas balancearse de aquí para allá. Pero el tronco permanece. Nuestras raíces son profundas. Senderos de gloria, transitados sobre frías estepas. Nuestra consciencia de la eternidad no tiene fronteras. No hay prisiones para las mentes libres. No hay dolor insuperable. No necesito su seguridad porque tengo mi seguridad. La seguridad de que soy digno y merecedor de amor. Lleno mi copa y te ofrezco de mi inagotable fuente, que es la tuya.
Todo esto pasará si hay amor. Amarás a tu pró(x)imo como a ti mismo. Porque él es tu hermano. Simplemente no sabe lo que está haciendo. No hay fuerza capaz de tumbar tu amor por la Humanidad. Somos uno, provenimos de la misma fuente. Y a ella estamos regresando, tras el largo periplo de losnsiglos y milenios transcurridos.
Discúlpame. Lo siento, de corazón, no sabía lo que hacía. Lamento haberte herido. Lamento haber constituido una amenaza para ti. Era ignorante de la fraternidad que nos une. Tuviste que buscar refugio en el enfrentamiento, dialéctico o físico, para hacerte valer en este mundo de demente y razonable cordura. Te amo, como amo al canto del gorrión por la mañana. Te agradezco tu presencia, pasada, presente y futura, de siempre, y las enseñanzas que extraigo de mi interacción contigo.
Volveremos a reconocernos y resplandeceremos juntos en la fuente, como fue al principio. Siempre contigo.

miércoles, 25 de abril de 2012

El ciclo de la vida

Nos estamos aproximando. Cada día está más cerca el fin del sufrimiento. Cada vez queda menos tiempo para el fin de los tiempos, para el fin del sinsentido, de la caótica y destructiva deriva que estamos presenciando. Este mundo de falsedad e ilusión, de enfrentamientos enconados, de amenazas y represalias, se está derrumbando irrevocablemente. Está cerca el momento en que tengas que tomar partido por la realidad o la ilusión.

Y cual Ave Fénix, la humanidad está acercándose al momento de verse renacer de sus cenizas. Atrás quedarán las ataduras, los apegos y los fanatismos, las creencias inamovibles. La estupidez humana tiene un límite más allá del cual no queda más que hacer un 'reset'. No se puede llenar un vaso más allá del borde. Una vez superado el techo de la autolesión solo queda tocar fondo, resurgir de la oscuridad. Todos estamos atravesando ahora mismo una colectiva fase de abstinencia, desencadenada por aquellos que interpretan el papel de malos de la película, los que manejan los hilos del teatro de marionetas que es ese mundo. Están, inconscientemente y desde la demente deriva de sus narcisistas egos, empujando a la humanidad hacia un catárquico estadio de no retorno. Siempre ha sido así. El ciclo de la vida se renueva a partir de caos. Bendito/a seas, tu que estás aquí presenciando el espectáculo. Tu mera presencia, consciente de la relevancia de tu mirada ante las cosas, te convierte en un arquitecto del porvenir.

Estás de visita en casa de tu amnésico y quizá violento hermano. Ama y honra todo lo que te rodea, porque eres uno con todo, tu ADN lo delata. La eternidad te espera. Nos espera a todos.

Llega un tren. No necesitas equipaje. Simplemente sube a bordo. Todo lo que necesitas es la fe y confianza en que sabrás estar atento al silbato de su locomotora. No necesitas billete. Tan solo da las gracias a la Fuente de la energía de la que estás hecho. Eres una eterna chispa de divinidad. Ya has estado. Ya has ido y venido. Estás de regreso a casa. Y tu casa está en tu corazón. Ese es tu hogar, tu único salvoconducto hacia dominios armónicos que existen, aunque solo los verás con los ojos de tu corazón. Todo lo demás es superficial y efímero. Todo lo demás es decadente. Ama. Sé tu mism@. Todo está bien. Estás donde tienes que estar. Aquí y ahora. Siéntelo y discúlpate. Ama y agradece. Algo más grande vela por ti desde siempre.

Paz para ti.

 

 

 

 

martes, 24 de abril de 2012

viernes, 20 de abril de 2012

Maternidad Espiritual

María habla a través de su canalizadora, Pamela Kribbe. Traducción de Sandra Gusella.
Mañanas con Jeshua – 15 de Diciembre de 2007


Queridos amigos, Hoy estoy aquí con mucha alegría y con mi corazón abierto a todos vosotros. Yo soy Maria. Yo he sido la madre de Jesús (en realidad Jeshua era su nombre). Yo represento el aspecto femenino de la energía Crística, que ahora está naciendo en la Tierra cada vez en mayor medida. La energía femenina ha estado mucho tiempo reprimida en vuestra sociedad, y en vuestros corazones también. La energía femenina es una fuerza primordial de la creación, una parte fundamental de Todo lo Que Es. Ella procrea la vida y fluye a través de todos. Sin ella vosotros no existiríais, ni como alma ni como un ser humano. El flujo femenino de energía también trae magia a esta época y quiere aliviar la oscuridad así como también vuestras luchas internas y estados de ánimo más pesados. Vosotros a veces os preguntáis cuál es el sentido de todo esto, de esta vida que vosotros tenéis en el planeta Tierra. Yo os digo que es valiosa y sirve a un propósito. Estáis haciendo un trabajo importante aquí. Vuestra presencia ejerce una influencia sobre toda la vida que os rodea, pues estáis generando cambios en el mundo. Sin embargo, eso no tiene que ser el foco de vuestra atención. No necesitáis para nada enfocaros en los demás para generar un impacto. El secreto en enfocaros en vosotros mismos y en la integridad de vuestro ser. A medida que contactáis con vuestra conciencia amorosa, con la aceptación de quiénes sois en todos los aspectos, creáis un canal a través del cual la luz llega hasta vosotros fácilmente y automáticamente también fluye hacia los demás. En realidad sólo necesitáis prestaros atención a vosotros mismos. Esa es la 'misión' que habéis venido a cumplir aquí en la Tierra. En este contexto hoy quiero hablar acerca de cómo podéis ser una madre espiritual para vosotros mismos independientemente del sexo físico del que estéis revestidos. Yo represento la energía de la madre. ¿Pero qué significa eso realmente? La maternidad es un aspecto crucial de la energía femenina; la madre es vista como el aspecto de la naturaleza que transmite vida, que nutre y cuida. ¿Pero es ésta una imagen completa? En las imágenes que se han evocado sobre mí en el curso de la historia, mucho ha sido falsificado y tergiversado. Debido a eso quisiera contaros un poco más acerca de mi vida en la Tierra, cuando fui la madre de Jeshua. A menudo he sido retratada como una 'Santa', incluso idolatrada, pero podéis estar seguros de que no fui una santa durante mi vida en aquél entonces. Yo fui una mujer normal de carne y hueso, pasé por grandes trubulaciones emocionales y estoy familiarizada con todo lo que ahora estáis atravesando en vuestras vidas. En la familia en la que nací, llegué tarde. Fui la séptima y última niña con muchos hermanos y hermanas mayores que yo. Era una niña bastante obstinada. Siendo la más pequeña, pronto aprendí que tenía que cuidar de mí misma y no depender de los demás. Mis padres me atendían pero las circunstancias impedían que yo fuese el centro de su atención que hubiese deseado. Y esto, sin embargo, en cierto punto se adecuaba a mi naturaleza, porque a mí me encantaba estar en mi propio mundo de fantasía y salir de casa sola. Para lo que es una niña yo era totalmente intrépida y aventurera. También tenía un fuerte sentido interior sobre las cosas y no me desviaría fácilmente de esa guía. No me preocupaba mucho por lo que los demás pensaran de mí. Yo tenía hermanos mayores quienes de vez en cuando me fastidiaban y me tomaban el pelo, por lo que pronto comprendí que era necesario construirme mi propio orgullo y autoestima, para poder ser quien era. Yo era un poco diferente. Podía percibir energías y tenía una predisposición a “penetrar en el interior” de las personas. Con frecuencia, mientras ellos estaban charlando, yo podía sentir que ellos estaban ocultando cosas, emociones oscuras que eran violentas o pesadas, mientras su comportamiento consciente se revelaba calmo y sereno en la superficie. Esto me confundía siendo una niña. Yo sentía que algo estaba mal y me preguntaba por qué, pero nadie me explicaba. Eso me hizo volverme algo solitaria, a menudo me sentía incomprendida. Me encantaba estar afuera en la naturaleza y me encariñaba con los animales que andaban alrededor de la casa. Lo peor que me pasó en la infancia fue la muerte de mi madre. Esto sucedió mientras yo era aún muy joven, una adolescente; mi madre era de edad avanzada ya que yo había llegado tarde. Su muerte fue para mí la primer confrontación con la pérdida. Fue una experiencia profundamente dolorosa y yo me sentí destrozada y abandonada. Mientras estaba sentada cerca de ella en su lecho de muerte, sentía como si hubiese perdido una parte de mí. Una parte de mí parecía desvanecerse irrevocablemente. Y yo no podía agarrarme de eso, tenía que soltar. Esto de hecho resultaría ser la mayor lección que tendría que aprender en mi vida: soltar.


Ahora doy un gran salto hacia adelante, hacia la época en la que nació mi hijo Jeshua. Al igual que cualquier mamá, yo adoraba a mi pequeño bebé y quería protegerlo del daño. Al principio yo no me daba cuenta tanto de que había algo especial en Jeshua. Lo que yo supe – toda mi vida – era que había una mano invisible guiando nuestras vidas. Yo sentía que algo más grande estaba trabajando a través de nuestras vidas, algo que no podíamos dirigir de acuerdo a nuestra voluntad, a nuestras necesidades y deseos humanos. Yo también sabía que este poder más grande era benigno y sabio. Hay una sabiduría en eso que a menudo nosotros no podemos pescar con nuestras mentes humanas. Es sólo mucho tiempo después que nos damos cuenta de que la vida nos trae exactamente aquello que necesitamos, aunque en primera instancia no nos guste. Cuando está realmente sucediendo, puede parecer cruel e injusto. Y así es como a mí me parecía que era mientras criaba a Jeshua. Cuando él creció, pronto se tornó evidente que había algo especial en él. Él tenía dones y talentos extraordinarios y era tan obstinado como lo había sido yo de niña. Por un lado yo reconocí muy bien esa energía especial en él, pero por otro lado yo lo encontré muy difícil. Como una madre, tú quieres proteger a tu niño de los poderes malignos en el mundo. Pero mi hijo no quería ser protegido, él quería hablar claro y hacer brillar su luz abiertamente en el mundo. Él era impulsado por una misión interior, un poder más grande, que lo guiaba a seguir su verdadero camino propio de traer un cambio en el mundo. Me llevó muchos años y mucha angustia aceptar eso. Porque su aparición levantó sospechas en el orden civil y religioso establecido. Y él estaba corriendo riesgos. Él violaba ciertas reglas y límites y por lo tanto era desafiado e incluso amenazado. Yo gradualmente tuve que soltar mi miedo y mi necesidad de controlarlo, y hacer lugar para la Luz única que él vino a traer aquí. En sus términos terrenales, uno podría decir que yo tuve que soltar mi maternidad. Yo tuve que soltar esa parte mía que tendía a ser apegada, ansiosa, dominante y controladora. Hasta que finalmente me di cuenta de que él no era mi hijo. Por supuesto que él había nacido a través mío, a través de mi cuerpo, pero él no era 'mío'. Él era un alma madura por derecho propio, queriendo moldear y crear su vida a su modo. Más aún, él era apoyado en esto por poderes celestiales que sustentaban un camino especial para él. Y yo te pregunto, ¿acaso esto no es verdad para todos nosotros? Para cada niño que viene a la Tierra hay un camino especial, su camino, elegido por su alma. Esto vosotros lo tenéis que comprender como madre, y respetarlo. Tan pronto como un niño sale del vientre de una madre vientre, una tiene que aprender a dejarlo ser y confiar en su fuerza y capacidades innatas para resolver los asuntos que encontrará durante su vida, de lo contrario podéis asfixiarlo. 
Morir en la cruz fue elección de Jeshua. Él permitió que esto suceda. Yo tenía que admitir el hecho de que era su decisión, que correspondía al camino de su alma y que por lo tanto era apropiado. Yo lloré lágrimas amargas y mi corazón se llenó de oscuridad y de desesperación mientras lo observaba morir. No penséis que fui capaz de sublimar mi sufrimiento fácilmente y que pude estar en paz con lo que sucedía. Yo no era, ya dije, una 'Santa'. Fui presa de la devastación por eso y en verdad que esa fue mi ‘noche oscura del alma’. Al mismo tiempo, esta experiencia me enseñó una gran verdad y finalmente me trajo una enorme liberación. Pero esto vino después. La presencia de Jeshua en mi vida me elevó a un plano superior y al final yo me permití a mí misma ser elevada; éste fue mi acto más valiente en esa vida. La energía Crística que llegó a través de Jeshua me desafió a verlo morir en manos de asesinos brutales y aún así confiar en ese poder superior, en esa sabiduría superior que nos guía a todos. Rendirme yo misma y mi aflicción a esta fuente de sabiduría superior me despertó a niveles profundos. Despertó mi ser superior e hizo que estuviese presente en aquél entonces durante aquella vida terrestre. Yo comencé entonces a entender verdaderamente que esa paz y libertad interior, la que todos vosotros anheláis, nunca puede ser alcanzada pretendiendo tener control sobre la vida. Sin embargo, la maternidad en vuestra cultura ha llegado a asociarse con tomar y controlar. Una buena madre, se dice, pasa por el fuego y por el agua por sus niños y nunca deja de luchar por ellos. Aunque el amor incondicional a veces toma forma de perseverancia e implacabilidad, para mí la verdadera maternidad significaba que yo soltara mis miedos y expectativas acerca de Jeshua. Mi mayor logro fue soltar a Jeshua y permitirle ser quién él era. Sólo después pude sentir su abrumadora belleza y pureza y lo que él representaba. Sólo entonces pude verdaderamente estar ahí para él, como un igual, como un alma compañera, como una madre en el sentido espiritual de la palabra. Ésta fue mi tarea más pesada: aprender a ser una madre espiritual y a soltar las emociones de la madre terrenal. Cuando yo morí en aquella vida y pasé a este reino, por un lado yo estaba cansada y desgastada. Había experimentado tanto, había pasado por tantos altos y bajos emocionales. Pero por otro lado, me sentía profundamente enriquecida. Una gran Luz me había tocado y a través de ella mi ser superior fue capaz de venir y de manifestarse en la Tierra. Yo había soltado, finalmente yo había aceptado que las cosas eran como eran. Me desprendí de mi maternidad terrenal (en el sentido de una maternidad aprensiva, absorbente y controladora) y me volví una madre en el sentido espiritual. Todos vosotros estáis invitados a llegar a ser una madre espiritual para vosotros mismos. Estáis luchando intensamente con ciertas partes vuestras negativas. Estos son bloqueos emocionales o creencias negativas acerca de vosotros mismos. Tratad de mirar eso con los ojos de una madre espiritual: no de una madre que quiere resolverlo todo, sino de una madre que ve todo, que reconoce su energía única. Una madre que no quiere cambiaros sino que quiere honraros por lo que sois. Sentid por un momento esa clase de energía maternal. Vosotros podéis sentir esta energía como algo que irradia desde mí, pero que no es mío. Yo no soy dueña de esto. Es más como una vibración o nivel de conciencia al cual yo tuve que ascender para liberarme. Es universal y accesible a todos vosotros. En verdad es vuestra herencia, porque se espera que todos lleguéis a ser madres espirituales para el niño/a Crístico interior que se aloja en vuestro interior. Podéis acceder a la energía de la maternidad espiritual al dejar de tratar de resolver vuestros problemas por un momento y tan sólo observarlos, dejándolos ser por un tiempo. ¿Podéis agregar un sentimiento de amor y de aprecio por vosotros mismos, mientras estáis teniendo este o aquél problema? Ése es un comienzo. Recordad cómo una madre mira a su recién nacido. Por un lado, está la intimidad de ser físicamente tan cercano y por otro lado es como si mirárais al niño desde una gran distancia, porque estáis colmadas de reverencia y de admiración por el verdadero milagro de este ser. Una criatura tan pequeña, y aún así entera y completa, no sólo físicamente sino espiritualmente también. Un alma madura a pesar del aspecto físico frágil, quien va a seguir su verdadero camino propio en la vida. ¡Qué milagro! Ahora atreveos a miraros de este modo. Tomad una cierta distancia hacia vosotros mismos y observad cómo habéis estado caminando vuestro verdadero camino propio, toda vuestra vida, y cómo vosostros siempre habéis tratado de construir una realidad satisfactoria para vosotros mismos. Incluso cuando cometéis errores, tal como los llamáis, estáis tratando de hacer lo mejor, de crear felicidad o de encontrar la salida al dolor y a la desesperación. Tomaos un descanso por un momento y permitíos con generosidad estos errores sin juzgaros. Creedme si os digo que no estáis aquí para ser llegar a ser perfectos ni mucho menos. Es incoherente perseguir una meta que ya se ha alcanzado. Estáis aquí para vivir, para experimentar y para avanzar a través de vuestras experiencias, las que libremente habéis elegido, con una sensación de estar maravillado, incluso si son negativas. Lo peor que puede pasaros siendo un ser humano es cuando os cerráis a nuevas experiencias, al cambio. Esto sucede cuando tenéis por dentro un problema o una creencia completamente atascada. Siempre que os sintáis completamente atascados y no creáis tener ninguna otra opción más que soportar pasivamente la miseria en vuestra vida, entonces estáis espiritualmente muertos. No hay más espacio, no hay aire para respirar, no hay sensación de estar maravillado en vuestra vida por el milagro de la Creación. Si éste es el caso, tratad de tomar cierta distancia de la situación o problema. Tratad de respirar alrededor de eso. Imaginad que el problema se aloja en un lugar en vuestro cuerpo, por ejemplo allí donde hay tensiones o dolor, y dejad que vuestra respiración fluya fácilmente hacia ese lugar y rodeadlo con espacio. Sientan la suave briza del aire rodeando la energía tensa y acalambrada, y reconoced la chispa original de vuestra alma en ella. Es pura conciencia y una sensación de estar maravillado. Recordad que vuestra presencia aquí es sólo temporal, ¡no os toméis esto tan seriamente! Es un juego, un gran juego, y en un abrir y cerra de ojos estáis de vuelta en el otro lado, como los que os dejaron con antelación. No necesitáis hacer esta experiencia tan pesada, esto es sólo un momento en el tiempo, aspirad espacio otra vez y extendeos, abríos y elevaos sobre ese problema particular. Sois mucho más grandes que eso. Sentid cómo las cosas comienzan a moverse otra vez en el espacio que habéis creado con vuestra respiración. Si sentís que es sumamente imposible encontrar un espacio interior, tratad de moveros físicamente. Haced cualquier cosa salvo pensar en el problema. Salid afuera, dad un paseo, enfocad svuestra atención en otra cosa, sólo para hacer que la energía se mueva, para conectaros otra vez con el flujo de la respiración, con la sensación de estar maravillado, con la Luz que es suya. Dejar la mente a un lado os traerá nuevas respuestas, nuevas perspectivas. Las respuestas nunca vienen de vuestro deseo o de vuestra mente. Si insistís con es de que “yo tengo que averiguar ahora qué es lo que debo hacer para solventar esto", entonces os metéis presión sobre vosotros mismos y os atascáis. La respuesta siempre viene de hacer que vuestra conciencia se expanda y se abra, no de limitarla y de enfocarla firme. Y si vuestra mente es obsesiva e inquieta, y os sentís incapaces de soltaros, moveos físicamente — id a correr, a caminar o a nadar, no importa qué es lo que hagáis. El movimiento físico serena la energía atascada en la cabeza. Al conectaros por dentro con la madre espiritual, podéis daros otra vez cierto espacio. Dad un paso atrás, soltad el ego autocrítico. Eso crea nuevo espacio para Ser. A las cosas negativas también se les da espacio, ya que la madre en vosotros comprende que esas cosas están ahí por una razón y que tienen un origen determinado en el pasado. Cuando os sentís muy tristes y desilusionados, imaginad la mano de una madre en vuestro hombro. Sentid su toque delicado y aún reconfortante. Una madre genuina tan solo tiene que miraros, y ver a través de vosotros con una mirada, consolarlos. Permitid que este consuelo esté con vosotros y os acompañe, descendiendo desde el cielo y ascendiendo desde lo profundo a vuestro interior. Tranquilizaos, sabed que estáis bien: estáis haciendo lo mejor que podéis y está bien cometer errores. Los errores son parte de este juego. Daos cierta libertad para vivir: para elegir, cometer errores y luego hacer nuevas elecciones. En esto consiste vivir. De un continuo movimiento y crecimiento y descubrimiento y de un sentimiento de asombro y admiración que acompaña a todo esto. El arte de vivir es encontrar espacio para elegir en todo lo que os ocurre. Si halláis ese espacio en el cual tenéis la libertad de escoger el modo en el que experimentáis algo, sois un maestro de la vida en la Tierra. Las cosas se aliviarán, incluso en circunstancias horrendas, y vendrán a vosotros respuestas que vuestra mente no habría imaginado. Permitir que la magia de la vida se haga cargo. De eso se trata. Yo ahora resido en un reino de libertad y de alegría creativa. Las cargas de la vida terrenal ya no están más sobre mí y yo disfruto de estar aquí como una visita, conectándome con vosotros desde el corazón. Yo deseo inculcaros que vosotros podéis participar de esta misma libertad y alegría, incluso mientras estáis en la Tierra, de una manera propia y única. La libertad está disponible ahora para todos vosotros, si os atrevéis a soltar y a confiar en la mano de amor que os guía. Ahora es tiempo de celebrar la vida. Permitid la luz, el aire y el espacio dentro de vuestra vida de modo que pueda fluir nuevamente según el ritmo de vuestra alma divina.

jueves, 19 de abril de 2012

Abre tu corazón

La intervención de Emilio Carrillo es a partir del min. 7 min. 14:42 "A parte de ser un músculo que bombea sangre, nuestro corazón tiene cerebro...con circuitos neuronales." ESpecielmante importante lo que dice en el min. 15:20.