martes, 16 de febrero de 2016

Homofobia

-¿Qué es la homofobia?
-La homofobia, la misma palabra lo dice es el miedo, de una parte de los humanos, a reconocer que están íntimamente vinculados a las causas profundas de la homosexualidad en sus congéneres a los que consideran "contaminados". Es más, te diré que la homofobia es la reacción, de quien la abandera, a reconocer que está infectado de esa patología, de que es un homófobo reprimido. Le da pánico el comportamiento "desviado" de la norma porque teme que el ruido le delate.
-¿Por qué?
- El homófobo tiene pánico a sacar a la luz un pánico que permanece latente, escondido a cal y canto en un armario de dolorosas lealtades transgeneracionales, que rendían culto a la eficacia racionalista. Y las salidas de tono, la heterodoxia, la diversidad, altera sus...principios.
La homosexualidad, tanto masculina como femenina ("homo" somos todos, hombres y mujeres, independientemente del sexo fisiológico del que coyunturalmente -en esta vida- estemos revestidos) es como el vapor de agua contenido en una olla a presión llamada intelectualidad. Pita y hace ruido para llamar la atención al cocinero de que el agua ha llegado al punto de ebullición. Una olla donde los humanos hemos presionado (contenido/reprimido) todo aquello que nos unía al resto de las especies vivas, atentando contra nuestra naturaleza. Por eso somos la especie muerta en vida (zombi es todo ser humano que, alimenta su ignorancia respecto de lo que oculta en el doble fondo de su mente, se comporta robóticamente), es decir la empatía, la tolerancia, la solidaridad, en definitiva, el amor, ese sentimiento de completa aceptación del otro.
-¿Por qué habríamos de haber atentado contra nuestra naturaleza? ¿Cuándo sucedió algo tan aberrante?
-Nuestro natural discernimiento habría sido secuestrado/censurado por el cerebro intelectual cognitivo, esa racionalidad de la que tanto presumen los...homófobos (sean progresistas o conservadores, tanto da, estamos en ambos bandos dependiendo de las circunstancias). No pudimos evitarlo, igual que un perro no puede evitar atacar a otro perro si el humano que le prodiga afecto y alimento le incita a ello. ¿Cuándo sucedió? Hay quien postula que cambiamos cuando nos arrastró la revolución industrial convirtiéndonos en mano de obra necesaria para el llamado "progreso". Y sin duda que ese momento fue un punto de inflexión. Los hombres comunes empezaron a ser reclutados para ir a guerras -cuyas causas profundas (diezmar intencionadamente a la población del planeta) desconocían- eso provocó el efecto deseado: que los niños creciesen sin la referencia del rol paterno en el hogar, pues Papá estaba demasiado ocupado defendiendo el nuevo sistema. Todos los gays saben esto pero lo niegan: La homosexualidad es la búsqueda de papá en tu pareja, igual que el lesbianismo es la búsqueda de mamá en quien escoges como compañera (seas hombre o mujer, hay hombres lesbianos, como yo, cuya madre pasaba más tiempo fuera de casa que en casa y que consecuentemente se sentirán atraídos por mujeres autosuficientes y dominantes que se parezcan a mamá. Conocerse a si mismo pasa por destapar la olla de lo oculto...Pero yo iría más atrás, me atrevo a retrotraerme hasta el mismo advenimiento del homo sapiens...hecho a "nuestra imagen y semajanza". Ser expulsados del paraíso por haber cometido el incomprensible "crimen" de morder una manzana (en realidad haber osado adquirir la capacidad autorreproductiva, por haber probado el fruto del árbol del conocimiento...esa manzana prohibida) es el germen de la culpabilidad, esa pelota que nos vamos pasando de padres a hijos en la esperanza de que una generación la volatilice.
Muchos de los que juzgan la homofobia son tan homófobos -o más- que aquellos a los que acusan de practicarla. Al menos los puritanos no sabe qué fuerzas ocultas gobiernan y tienen secuestrado su Entendimiento, por eso obran inconscientemente. Pero contraatacar a un inconsciente es más reprobable, pues actúa con plena consciencia y premeditación. La tauromaquia, por ejemplo, pasará, como también es regrsiva la endogamia, pero lo que no pasa es el empecinamiento en juzgar a lo que ya se está yendo. Se diría que condenando a lo arcaico se desea preservar su existencia.
-¿y por qué habría de harse tal cosa?
-Por adicción a lo conocido, por afición a la pelea. El pacifismo no tiene nada que ver con la paz porque en su raíz habita el virus del enfrentamiento.

lunes, 8 de febrero de 2016

Consciencia, madre del conocimiento

Es curioso, pero sucede matemáticamente: cuando aquello que tanto deseabas te robaba el sueño, consumiendo tu energía, deja de interesarte (y eso tarde o temprano acaba sucediendo), entonces va y llega. Por el contrario, cuando lo que tanto temías -y tantas pesadillas te generaba- deja de asustarte, se aleja. Es como los perros, están programados para morder a quien se asusta de ellos. Huelen el miedo. Quien no quiera aceptar que todo lo que le sucede está fundamentado en el magnetismo que ejerce sobre ello, está destinado a la frustración.
-Sí, las obsesiones son la fuente de la desgracia, está comprobado. Nadie quiere, por ejemplo, estar cerca de quien, lejos de amarte, te necesita. Y para eso también los humanos, igual que los perros, tenemos el olfato bien desarrollado.
-Pero entonces ¿qué es lo que nos empuja a obsesionarnos, a apegarnos a ilusiones y esperanzas y miedos infundados, a comportarnos de modo desintegrado, a prostituirnos?
-Las obsesiones están arraigadas en necesidades no satisfechas durante la ventana de tiempo en que, en condiciones normales, deberían haber sido satisfechas (el contacto físico entre madre e hijo, sus palabras de aliento, la dedicación, aprobación y valoración de papá. Si eso no fue satisfecho entonces, quedará pendiente de satisfacerse. Se convertirá en obsesión obtener esa satisfacción y buscaremos en quien no corresponde (tu esposa no es tu madre, tu marido no es tu padre) al proveedor de esa satisfacción pendiente.
La Consciencia (el conocimiento) pasa por el abandono de la ignorancia. Y la ignorancia se supera, lamentablemente por las malas, cuando el dolor que ocasiona la insatisfacción alcanza el umbral de lo insoportable sin que nos hayamos lanzado por la ventana. Para bien o para mal, en este mundo el lema es: No pain, no gain. Resiste, la vida es un regalo.

Cuando lloras, todo es posible

Cuando lloras y no sabes bien por qué, cuando el llanto aparece sin motivo claro, como de la nada y nada concreto parece despertarlo, salvo quizá una oleada incontenible de difusas y acumuladas contrariedades que en conjunto te apabullan desde ya ni recuerdas cuando, hasta dejarte desprovisto de capacidad de contención; cuando en definitiva tus defensas (tu ego), esos ridículos argumentos intelectuales tras los que te has parapetado para parecer alguien respetable, flaquean hasta dejarte desnudo de razones con las que sostener cualquier muralla, estás ante la prueba palpable de que has decidido dejar de seguir oponiendo resistencia, has decidido, en un nivel inconsciente, volverte permeable a la Verdad, la única, sea cual sea el mensaje que viene a entregarte. Al verte así, te dirán que debes seguir luchando, contra viento y marea, que nadie sabe lo que es la verdad, etc, etc.; pero tu ya estás cansado de perseguir quimeras, de denunciar a quienes frustran tus ideales. Nunca te condujo , honestamente, a buen puerto condenar a nadie. Tampoco les sirvió de mucho a ellos, pero se niegan a reconocerlo, porque ellos upondría el colapso de todo aquello en lo que creen, así que siguen golpeándose contra los molinos de viento y te animan a imitarles. Pero tu empiezas a disculparte, a pedir perdón por el dolor que tu causaste, incluso del que no tienes conciencia, pues atañe incluso a vidas pasadas. Y así, despojado de tu lustrosa pero ya inservible armadura, te abres a lo imprevisto y la Libertad te reconoce, y tu a ella, y te busca,...estás sanándote. Y ya no hay vuelta atrás. Ya no es cuestión, afortunadamente, de si despertarás o no de la pesadilla, sino de cuándo. De hecho, en medio de estas tribulaciones, en esas horas del amanecer cuando el recuerdo del perturbador sueño se confunde con la claridad de la mañana de un nuevo día sin culpas, sin deudas-dudas, sin pecados originales, ya estás medio despierto. Y te invade la certeza de que todo, absolutamente todo es posible.

Jubileo extraordinario

http://www.efe.com/efe/espana/sociedad/el-papa-francisco-inaugura-jubileo-extraordinario-de-la-misericordia/10004-2784225 -¿No te habrá pasado inadvertida la noticia de que el Papa católico Francisco inaugurase la pasada navidad el Año Santo 2016 del Jubileo Extraordinario? ¿Qué significa exactamente? ¿Qué connotaciones tiene a efectos prácticos para los que se consideran ignorantes?
-El término «jubileo» tiene dos raíces, una hebrea y otra latina. La palabra hebrea que aparece en la Biblia es "yobel", que hace referencia al cuerno del cordero utilizado como instrumento sonoro que servía para anunciar un año excepcional dedicado a la unión con Dios. Para los judíos, ese año se denominaba yobel, pues se iniciaba con el sonido del yobel o cuerno de cordero usado entonces para anunciar tal acontecimiento. Pero existe también una palabra latina, iubilum (derivada del verbo iubilare), que refería los gritos de alegría y gozo de los pastores al conocer la nueva del nacimiento de Jesús, el mesías redentor que anunciaba la llegada del reino de Dios. Cuando san Jerónimo de Estridón tradujo la Biblia del hebreo al latín entre los años 391 y 406, tradujo el término hebreo yobel por el término latino "iubilaeus", con lo que quedó incorporado el matiz de alegría al significado original que tenía la palabra en el antiguo Israel, como año excepcional de remisión de todas las deudas. Se trababa, pues de una tradición muy antigua consignada en la Biblia y conectada con el nº 50:
"Declararéis santo el año cincuenta, y proclamaréis en la tierra liberación para todos sus habitantes. Será para vosotros un jubileo; cada uno recobrará su propiedad, y cada cual regresara a su familia." (Levítico 25:10). Yahweh estableció que cada 50 años se condonarían todas las deudas, se liberaban esclavos y las propiedades vendidas regresaban a sus vendedores sin que debieran reembolsar al comprador, una suerte de amnistía general. El último jubileo ordinario fue convocado y celebrado por Juan Pablo II en 1983 anunciando el siguiente para 2025. Y anteriormente Pio XI convocó en 1933.
-Luego éste sería el cuarto?
-Sucede que éste es un jubileo extraordinario, el cuarto dedicado a la redención (el perdón). Significa que durante el 2016 todos los errores cometidos son perdonados y todas las deudas liquidadas. Y ya sabes que las tradiciones hebreas están íntimamente arraigadas en el sistema socioeconómico del mundo anglo-sajón de tradición judeocristiana.
-¿Qué motivos empujan a convocar un jubileo extraordinario?
-Roma aduce que es para tener más presente la misión redentora de Jesucristo. Pero mucho me temo que no han podido esperar al 2025 por motivos de urgencia. La curia vaticana esa coyuntura para exonerar a muchos corruptos (banca mundial, FMI, políticos...) de sus faltas.
-Pues me iré al banco a anunciarles que me acojo al año santo jubilar extraordinario. A ver si me cancelan la hipoteca y "recobro mi propiedad" y todas mis deudas son perdonadas (así como yo perdono a mis deudores). Francamente, no me importa que los corruptos salgan de las cárceles o no lleguen a ingresar en ellas, pero yo soy igual de inocente que ellos.
-¿Por qué no? El perdón, igual que los milagros, no debería implicar matices ni rangos sociales. Sobre el papel somos todos hijos iguales a los ojos de Dios.

Perdóname

https://www.facebook.com/marcelocrivella/videos/952484958108088/

-Muy clarificador, verdad?. Ahora bien, ¿es suficiente este video para que la violencia adulta en presencia de niños se detenga? Está comprobado que no.
-Dios mío, ¿qué hace falta entonces para que dejemos de seguir contaminando, sin darnos cuenta, a las futuras generaciones de nuestras neurosis? Es obvio que para construir un mundo mejor debemos mirarnos en el espejo, como decía Michael Jackson...
-Tu mismo acabas de ofrecer claves. Has dicho 'sin darnos cuenta'. Esa es la confesión principal...En realidad no es que no te des cuenta sino que en el momento en que el episodio tiene lugar, literalmente...no te importan las consecuencias que pueda tener. Es tal la presión a la que te sientes a veces sometido que ya podrías estar en un escenario ante 1000 niños que no dudarías en volver a asustarlos si 'te tocan los cojones'. Por eso tantos profesores se dan de baja psicológica.
Te supera. Reconocer que hay facetas de tu personalidad que no controlas es honesto. Para que esas escenas no sigan impactando en nuestros hijos/alumnos/súbditos (que es de lo que se trata) aquellos fieles que nos aman hasta el extremo de idolatrarnos, conviene reconocer que esas reacciones violentas que se nos escapan son LEGÍTIMAS. Esto quiere decir que tienen un motivo de ser. No son 'caprichosas'.
-Vaya me empiezo a sentir más aliviado con tu comprensión.
-Es que no te comportas violentamente porque no tengas otra cosa mejor que hacer. Esas reacciones están arraigadas, no en causas presentes, sino en unas muy profundas, en un estrés cronificado. Este estrés brota en episodios violentos, más o menos 'salvajes', cada vez que algo 'provoca' ese enfado profundo censurado por lo general en las mazmorras de la mente: el subconsciente.
-Las causas que provoquen esa reacción ¿es importante analizarlas?
-Dios mío, de entrada, en absoluto. Decía el anarquista Henry D. Thoureau: "Nunca mires atrás, a tu pasado, a menos que te hayas propuesto firmemente ir allí a rescatar algo que olvidaste". Eso solo está al alcance de osados maestros. Para ti es suficiente/esencial con que te des cuenta/tomes consciencia de que tu no 'eres' esa versión violenta de ti mismo. Apelar a la verdad Rousseauniana de que todos somos buenos en esencia. La violencia es un 'monstruo', tu invisible prisión.
-¿Qué puedo hacer para dejar de ser esclavo de ese monstruo que, he de reconocerlo, tanto me avergüenza?
- Para detener el germen de la autodestrucción, la emponzoñante culpabilidad, es esencial atacar la base de tu defensa numantina: el orgullo. ¿Y qué es lo que más podría socavar tu orgullo? Pedir perdón por tu reacción violenta a quienes has lesionado:
1. Ponerte en la piel de aquél/aquella que ha padecido tu episodio de violencia incontenida. Decir 'lo siento', no es la panacea, pero si lo repites hasta que te aturda oirte te ayudará a desbloquear el tapón de orgullo, y a sentir, por empatía, lo que 'el otro' ha padecido por tu 'causa' (ojo, no culpa).
2. Solicitar que te disculpe: 'Perdóname', 'no sabía lo que hacía. Mi violencia (legítima) no va dirigida contra ti. Yo te escogí/acepté (pareja, hijo, etc.) en mi camino'.
3. Agradecer en cuanto seas perdonado: 'gracias'
4. Reparar la ofensa, si ello es posible y manifestar lo que se ocultaba debajo de tu orgullo: 'te amo'
-Gracias ¿Es esto suficiente para detener la violencia?
-Si se ejercita metódicamente y con perseverancia debe conducir a un 'despertar' respecto a muchas cosas a las que no hallabas respuesta.
Para aquellos que se vean incapaces de poner esto en práctica la solución pasa porque seas tu quien los perdones cuando seas agredido por ellos. Ellos no te pedirán perdón. Pero tu perdón por adelantado los desconcertará. Y si reciben ese desconcertante impacto varias veces, acabarán flaqueando su orgullosos argumentos...estarán más cerca de reconocer el dolor que te causaron y pedirte perdón a ti. Ese es el verdadero sentido de 'quien da primero, da dos veces'.
-Oh, vaya...¿Y si se trata de autolesión?
-Buena pregunta. Entonces sigues esos pasos dirigiéndote a "tu" niño/a interno. cada vez que agredes verbal (por acción u omisión) o físicamente a un inocente (todos lo somos) estás agrediendo tu propia dignidad. Por eso tanta gente afirma estar 'indignada'.
-¿Por qué gastas tu tiempo publicando estos consejos? Seguro que tienes urgencias acuciantes como todos (ganarte el pan, pagar facturas, etc.)
-Gracias por tu consideración. En efecto, tengo esas urgencias, igual que tu. Pero una fuerza mayor me empuja. Lo hago por amor a ti.

MachISMO mata

Todos los "ismos" matan, pues son sistemas de pensamiento corporativos. No es lo mismo ir al futbol con tu hijo a ver un espectáculo deportivo (y si "pierde" "tu" equipo, no pasa nada, otra vez será) que adherirse a una hinchada. No es lo mismo hacer un fondo común para pagar una comida en una excursión que fundar un partido comunista. No es lo mismo ser social ( sociable ) que ser socialista. Igual que aceptamos que no es lo mismo la amistad que el amiguismo, tampoco Cristo tiene que ver con el cristianismo.
Es curioso porque ningún hombre presume de machista, pero muchas mujeres se escudan tras el feminismo. Decía Virginia Woolf que durante mucho tiempo ser mujer significó ser anónimo. Está claro que donde las dan las toman y estos tiempos convulsos son testigo del fin de una forma anquilosada de pensar donde la frontera entre la galantería y el abuso era muy difusa. En la misma India se está cuestionando el sistema de castas. Los hombres machistas son, aunque suene raro, hombres asustados en un nivel muy profundo, temerosos de ser abandonados, inseguros de su masculinidad. Detrás de cada machista/don juan hay un gay muy escondido en su armario de prepotencia patriarcal. Es la postura típica de quienes tuvieron en su infancia un padre ausente/violento. Cuando sometes a una persona del "otro" sexo es porque temes su poder latente, igual como los EEUU (occidente/hemisferio cerebral izquierdo) están aterrados con el despertar de China (oriente/ hemisferio derecho). El hombre (mejor dicho, el hemisferio izquierdo, la parte pragmática de la mente, ha dominado la escena polarizada durante un ciclo. Todo apunta a que, a pesar de los coletazos de pelele, nos dirigimos inexorablemente hacia el reencuentro y confraternización de los 'opuestos'. Las actitudes de los niños lo demuestran.


https://www.facebook.com/SalvadosTV/videos/10153274427285877/