viernes, 30 de septiembre de 2011

Rosa decidió irse







Con el permiso de una buena amiga, comparto contigo su mensaje y la respuesta que le dí.
Los nombres son  ficticios para preservar la intimidad de las personas implicadas. 

Hola, 
Creo que no te he contado que hace más de un mes se murió una de mis hermanas. Era un poco más joven que yo. Llevaba 2 años y pico con quimioterapia por un cáncer de colon y ningún tratamiento le funcionó. Al principio parecía que sí, pero después de un año los marcadores tumorales seguían subiendo y en el último mes y medio de su vida lo pasó mal. No tenía metástasis en los huesos, ni en el cerebro ni en ningún órgano vital, pero se murió. Yo creo que pensó que ya estaba bien de tanto rollo y decidió irse.
Tuvo una muy buena muerte: siguió con su vida normal hasta la última semana en que la ingresaron por una serie de problemas y allí estuvimos su marido, sus hijas, su madre, sus hermanas, su hermano,mi hija...Hacía bromas continuamente, me dijo que no tenía miedo, se despidió de todos nosotros  y, aunque la morfina le hacía decir tonterías y parecía que no, se enteraba de todo lo que pasaba a su alrededor.

Cuando murió, me quedé hecha polvo. Todo me daba igual, estaba tristísima y gracias a que mi hija estaba conmigo fuí a la playa e hice cosas, porque ella tiraba de mí. Aunque estaba de vacaciones, no me lo parecía. Poquito a poco voy remontando y ahora creo que ya he pasado el cabo de la peor parte.
Tanto mi madre como mis hermanas  lo van superando. Su marido está hecho puré. El fin de semana pasado estuve en Madrid y hablé mucho con él y con mis sobrinas (mi madre estaba en Málaga, con mi hermana mayor) y me gustó. Mi cuñado llora a moco y baba cuando habla de Rosa, cosa que me parece genial y que le ayuda.

Llevamos una mala racha en la familia, porque el marido de otra de mis hermanas, que también viven en Madrid tiene un cáncer de esófago y está fatal.

O sea, querido Lars, que estoy pasando por momentos tristes. Pero no me agobio, ni me desespero, ni me derrumbo. Sólo que muchos ratos de mis días me pongo triste.

Como te considero un amigo, pues te lo cuento. Hace tiempo que no hablo contigo, pero ahora intento ir adelante con lo que tengo , ocuparme de los que están cerquita y a los que quiero, disfrutar mucho de lo que tengo y no preocuparme de lo que no puedo hacer ni cambiar.





Hola Teresa,
Te comprendo perfectamente.
Dices  que intentas ocuparte de los que quieres y están cerquita…(aunque no sé si también están cerca geográficamente). También dices que tratas de disfrutar mucho de lo que tienes y no preocuparte de lo que no puedes cambiar… Sin embargo, si me permites que ponga el acento, lo que más me llega es que estás…triste (aunque trates de 'no preocuparte')
La tristeza es un sentimiento muy legítimo que normalmente va acompañado de lágrimas. Dices que tu cuñado llora cuando 'habla de Rosa'. Dicen que las palabras se las lleva el viento, pero lo cierto es que son la antesala de algo más vasto. Tu cuñado simplemente está reaccionando de forma natural ante esta sacudida emocional. Pero, ¿y tú?… ¿te has despedido de tu hermana como toca?…quiero decir ¿has llorado? Llorar ante cualquier tipo de despedida, sobretodo si la separación se va a prolongar mucho (como es el caso) es lo más lógico del mundo, y eso no significa derrumbarse o desesperarse. Es simplemente la forma natural que el ser humano tiene para descargar y liberar las tensiones emocionales que la vida nos presenta. Los niños saben mucho de esto. Hay gente, como tu cuñado, que se dejan llevar más fácilmente por esas descargas. Otros buscan situaciones que mantengan distraída esa necesidad, haciendo bromas, como tu hermana. Quizá porque la 'cabeza' les dice que llorar no arregla nada, quizá porque tienen miedo a derrumbarse como dices, a empezar y no saber parar, o quizá porque no encuentran a nadie (probablemente no lo han pedido de corazón) que pueda ser testigo de ese llanto, como tu o quien sea lo ha sido para tu cuñado. Todos necesitamos compartir los momentos difíciles. Al menos es de gran ayuda. 

Comprendo perfectamente que haya gente que decida que ya es hora de 'dar carpetazo' a la vida. De hecho morirse responde, consciente o inconscientemente, a esa voluntad. Quien más quien menos ha pensado alguna vez que morirse es la mejor solución cuando el sufrimiento moral o físico es excesivo cuando las fuerzas flaquean. Y muchas veces, como sucede con las depresiones profundas, la causa del sufrimiento no es fácil de localizar, pues ha llegado a convertirse en un cúmulo de circunstancias que ya no se sabe muy bien qué son, cuándo sucedieron y qué las provocó, circunstancias acontecidas en el pasado que se han almacenado en lo que tu yo sabemos que es el inconsciente, ese 'doble fondo' de la mente donde escondimos todo lo que nos molestó y ante lo que no supimos, porque no supimos (!), reaccionar. Y por ello no reaccionamos adecuadamente ahora, pues si nuestra fragilidad nos lo impidió entonces ahora ya no sabemos cómo. Incluso nos da incluso miedo nuestra reacción, por desconocida, porque intuimos que podría ser desmesurada. Y eso sucede porque no hemos vivido expresando naturalmente y a medida que se presentaban las ocasiones, los sentimientos ni siendo asertivos cuando tocaba. Al contrario, aprendimos a guardar las formas, a ser buenos chicos/as o simplemente nos censuramos su expresión porque no había nadie allí cuando necesitábamos un testigo comprensivo de nuestras emociones. Y no importa lo bien que creamos (porque nos lo hayan dicho) que la vida nos ha tratado después. Podemos haber tenido una pareja comprensiva, unos hijos amorosos, un trabajo bien remunerado, pero todo eso acaba demostrándose ficticio pues los sentimientos no expresados en su momento se han convertido, capa a capa, en una pesada losa que ni uno mismo acierta ya a identificar. 


Derrumbarnos es la reacción que más tememos en nosotros mismos debido a que intuimos que el caudal de pena es mucho más vasto de lo que un suceso presente represente y legítimamente provoque. Son tantos los sentimientos secuestrados, tantas las emociones no vomitadas y acumuladas a lo largo de la vida que tememos que una pequeña herida en el presente pueda desencadenar la ruptura de la 'presa' que tanto trabajo nos costó fabricar y que tanto esfuerzo nos cuesta mantener. Imponernos consecuentemente una autocensura optando por detener la ley de causa-efecto, acción-reacción, por evitar una explosión emocional liberadora propia. Eso es lo que hacemos los humanos cuando no hallamos a nadie que nos contenga en esa expresión, sin juzgarnos. Alguien que simplemente sepa 'estar', comprendiendo la tristeza, o la rabia, sin emitir juicio alguno (probablemente porque haya pasado previamente por esa experiencia y haya hallado contención a su vez en alguien). Alguien que no mire el reloj, que nos haga sentir que no existe el tiempo, mientras desgranamos y desactivamos la bomba de racimo en que nos hemos convertido cada uno de nosotros. Los niños, con sus pataletas y berrinches, nos recuerdan el modo en que se descarga la tensión frente a lo que no se comprende, nos recuerdan que nosotros también tuvimos emociones que tuvimos que apagar desesperanzados, pero lo hacen hasta que aprenden que no les comprendemos o que incluso les censuramos esa expresión o tratamos de distraerla por cualquier medio, del mismo modo en que hicieron otros con nosotros. Sus berrinches nos recuerdan vagamente los nuestros a su edad. El vértigo e incomodidad que nos producen esas soluciones y nuestra incapacidad por  gestionar esos instantes con amor proviene de no haber sido contenidos nosotros mismos de niños. Es entonces cuando 'tacita a tacita', como las cartas con las que se construyen los espectaculares y frágiles (!) castillos de naipes, vamos acumulando y exhibiendo orgullo, ironía, cinismo, agresividad,… 'mira papá que bien lo hago' se convierte en 'mira jefe qué competente soy', etc…cartas con las que interpretar el papel que las circunstancias nos parecen haber asignado, defendiéndonos del mundo externo y tapando así el rencor, la vergüenza, en definitiva el miedo a ser nosotros mismos, a expresar en cada situación los normales sentimientos (lloro cuando sufro, sonrío cuando estoy alegre…). Pero si la mente puede mentir y las emociones se pueden reprimir, el cuerpo físico no engaña. Es el último eslabón, en el que somáticamente acaban repercutiendo todas las tropelías que nos provocamos violando nuestra integridad al prostituirnos por el afecto de los demás. 


Nos han enseñado que el mundo es así, que hay que aceptar sus reglas. Y algo de cierto hay en ello, pero eso solo es la 2ª cara del disco. La legítima descarga de la rabia y la pena, ha sido obviada desde que el siglo de la razón hizo su entrada por completo. Consecuentemente nos volvemos bien adictos al diván del psicoanalista bien decidimos irnos del mundo antes de tiempo, hartos de tanto caos mental. Pero yo digo que el caos está fabricado por nosotros en la mente, y la mente es esa herramienta personal y utilísima que Dios nos encomendó para manifestarnos en este mundo, la vestimenta con la que obtiene forma (se anima) el Espíritu del que provenimos y al que regresamos cuando nuestros días en esta densidad concluyen. Es nuestra responsabilidad suturar las heridas del alma para que, convertidas en hermosas cicatrices, podamos restituir la integridad de nuestra esencia, alineando el binomio cuerpo-mente. La mente escindida reclama ser reseteada. Solo en consonancia con esta voluntad, el cuerpo será receptivo a las terapias sanadoras que deseemos aplicarle. 
Para ello es imprescindible asumir que la escisión mental implica que mantenemos un diálogo y obedecemos dictados permanente de un ente que hemos inventado, el ego. Una idea ficticia que paradójicamente gobierna nuestros actos y determina el rumbo de nuestra nave. Es ese marinero reconvertido apresuradamente en capitán, el mono de Toy Story 3, el delator al que hemos delegado la responsabilidad de la toma de decisiones. Pero no existe. Es irreal. Solo tiene el crédito que tu desees seguir concediéndole.
–¿entonces, si el ego no soy yo,  quien soy yo?
–Bingo. Acabas de hacer el enfoque adecuado.
Tu eres el Ser eterno, el Yo divino, la chispa embajadora de la divinidad que trasciende este mundo holográfico y perceptual, dotado del suficiente libre albedrío como para optar entre mancillar tu dignidad –delegando la responsabilidad de ver en una fabricación ficticia multipersonal (ego)– o mantenerla indemne.


Y los Egos, esas personalidades que interpretas dependiendo de las exigencias del contexto en el que te toque 'actuar', cobran un precio muy alto (Fausto). Para poder ser capaz de decir 'no' (o 'sí') a los egos cuando hacen acto de presencia, para poder atender (estar alerta) a tu intuición/niño interno cuando te susurra en el presente 'no', hay ineludiblemente que estar en la senda de liberar la energía acumulada (emociones) de todos esos sentimientos que no se expresaron cuando querías decir 'no', 'basta', o 'necesito que me cojas en brazos', 'ahora tengo hambre', en el pasado.

Oirás muchas voces que te inciten a creer que este aborde de las emociones está obsoleto, desfasado. En realidad nunca ha sido más actual que ahora, a tenor del vórtice de emociones que la humanidad está presenciando globalmente. Nunca como antes este aborde tuvo tanto sentido. Nada sucede por azar. El caos no existe salvo en las mentes que habitan esta mundo/realidad.


Seguro que tu segunda hermana desearía conservar a su agonizante marido. Quizá esté a tiempo, a menos que él, como Rosa, tenga muy claro que quiere irse y actúe con ironía. Provocarle paulatinamente un despertar de las emociones contenidas (las que están apagando su llama) sería de gran ayuda para él. No te aseguro que eso lo salve pero le devolverá integridad, alineando (armonizando) en la medida que eso suceda, su cuerpo físico y su mente. Toda la 'basura' mental que pueda 'liberar' antes de que el cuerpo se apague, será basura que no tendrá que sacar a la calle la próxima vez que regrese. 
Para eso existe el método de llevar lentamente y con mucho tacto (amor) a la persona en cuestión a rebobinar la película de su vida, empezando por los momentos alegres (si las defensas están muy consolidadas) o directamente a eventos 'tristes'. Cada 'capa' de la cebolla que se levante cuidadosamente y se airee, será automáticamente purificada y liberada. Se puede deshacer la cebolla entera en tres años, con constancia y perseverancia. Una vez hecho eso, y no antes, se comprende la verdadera dimensión del término amor.

jueves, 29 de septiembre de 2011

Las disculpas de Roman Polanski

De Le Figaro

Por Caroline Bruneau







Treinta y cuatro años han transcurrido desde la violación de Samantha Geimer, que contaba con 13 años de edad en ese momento. El director de cine Roman Polanski se ha abierto en un documental presentado en el festival de cine de Zurich.

coeur-.gifRoman Polanski ha hecjo acto de contricción públicamente, lo que le honra. Frente a la cámara de Laurent Bouzereau, el director franco-polaco ha presentado sus disculpas a Samantha Geimer, con la que Polanski mantuvo relaciones sexuales siendo ella menor de edad. «Ella ha sido víctima por duplicado: víctima mía, y de la prensa», explica Polanski en el documental rodado por Bouzereau y presentado el martes pasado en el Festival de cine de Zurich.
El realizador ha testimoniado para el documental, titulado «Roman Polanski : a Film Memoir» estando recluído en su residencia de Gstaad por orden de la justicia suiza. Había sido arrestado en septiembre de 2009 en el aeropuerto de Zurich, cuando iba a presentarse en el festival, a demanda de la justicia federal norteamericana, que lo perseguía por la violación cometida hace treinta años. Tras nueve años de procedimientos judiciales, el tribunal suizo decidió no extraditar al cineasta.
Roman Polanski había sido arrestado en 1977 por haber violado a Samantha Geimer, una preadolescente te de 13 años, a quien drogó previamente. Polanski fue condenado a tres meses en un hospital psiquiátrico, del que fue liberado tras 47 días. Huyó antes de la apertura del proceso penal, habiendo sin embagro pagado la totalidad de los daños reclamados por la acusación en el proceso civil.
La víctima ya le había perdonado en 2003. En una entrevista en Good Morning America de marzo de 2011, ella criticó airadamente al sistema judicial norteamericano y a los procuradores «que han utilizado este affaire para su beneficio personal». «Los medios y la justicia han sido más crueles que Roman Polanski. «Ni él ni yo hemos sido tratados normalmente por la justicia. Es verdad, fue una violación de mi libertad sexual, pero sé que Polanski jamás me quiso hacer daño». Ella confesó igualmente que Polanski le escribió una carta de arrepentimiento.
Samantha Geimer, que hoy tiene 47 años, espera ahora poder olvidar este asunto, pero paradójicamente la justicia norteamericana no ha abandonado su persecución : «La violación de una niña de 13 años por un adulto es un crimen que debe ser castigado. Continuaremos tratando de que se haga justicia en todo este asunto y estudiaremos todas las posibilidades», declaró el portavoz del departamento de Estado, Philip Crowley a tenor de la decisión del Estado suizo en julio de 2010. Roman Polanski todavía no puede viajar a los Estados Unidos sin correr el riesgo de ser arrestado.

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Farmaceuticas






Sobrecogedor. Me recuerda al testimonio de la dra. Ghislane Lanctôt.

Ghislaine Lanctôt (Ghis) en Barcelona-1 por Dianequiose-4



Esta mujer está apelando al sentido común (el menos común de los sentidos, verdad?) de la gente para que se percaten de la relación directamente proporcional existente entre los ingresos de las farmacéuticas y los casos crónicos de neurosis depresiva. Y yo me pregunto¿cómo va alguien que cada semana desearía morirse (y desconoce la razón de ello), hacer uso de su sentido común y dejar de pagar por los antidepresivos?
La industria farmacéutica no obliga a ingerir lo que produce y comercializa. Puede que hagan grandes campañas publicitarias (pagadas sin duda con el dinero de los contribuyentes) o que tengan 'comprados' a los médicos para que receten a diestro y siniestro, pero a fin de cuentas la conciencia individual de cada uno es la que te dicta lo que debes hacer o no en cada momento. Tener un médico de cabaecera no te obliga a seguir sus dictados a rajatabla. Nadie es responsable, salvo uno mismo, de lo que finalmente uno se mete entre pecho y espalda, ya sean medicamentos, drogas, alcohol o un steak tartare. He llegado a convencerme de que la última etapa de la manipulación de la industria farmacéutica consiste justamente en despertar la indignación promoviendo ella misma la difusión de videos como éste, con la intención de incendiar las emociones en los familiares de los enfermos depresivos (quien no tiene uno en casa?) y sembrar definitivamente la indignación popular frente a las corporaciones, con la intención de canalizar dicho malestar hacia manifestaciones de ira multitudinarias, alentadas (y convocadas ocultamente!) por las propias farmacéuticas, desviando de paso la atención frente a la verdadera cura para la depresión, que no es otra que la responsable y personal revisión de daños rescatando el 'cuaderno de bitácora emocional' que cada uno arrastramos desde la infancia.

Criticar, enjuiciar, culpabilizar es lo que tu mente te ha enseñado desde que fue aleccionada para ello. Y es lo que las élites oscuras que manipulan las campañas publicitarias intentan persuadir. Tu creaste a tu ego para entregarle las llaves de tu vehículo, puesto que al nacer, y en los años que siguieron a tu 'aterrizaje en este planeta' en seguida te diste cuenta de que tu espontaneidad, entusiasmo y alegría corrían serio riesgo de ser devorados por tu entorno. Qué mejor entonces, te dijiste (sin mucho razonar y a toda prisa por la urgencia que ello implicaba) que entregar el timón de tu 'nave' a un ente fabricado por ti dejando en la consigna de este teatro de vanidades tu capacidad para sentir. la contrapartida a vender el alma al diablo es acabar deambulando como un zombie por este inhóspito mundo
Quizá mi perspectiva suene increible, pero lo cierto es que toda la percepción de lo que llamamos realidad orbita alrededor del color del cristal con que miramos, nuestra mentalidad, es decir las convicciones de cada uno. Y lo queramos admitir o no, éstas siempre tienen tintes hereditarios indelebles. Claro que para observar sin los lentes (rojos por ejemplo si tu padre fue un progre o azules si fue un facha) y atreverse a ver sin necesidad de intermediarios hay que vencer el miedo, el vértigo a quitarse las gafas.

Te has pasado la vida vengándote en los más débiles por la prostitución a la que te viste obligad@. Obligado a mendigar amor, obligado a manipular a los demás para obtener lo que necesitabas…llegaste incluso a robar justificándolo con argumentos como 'quien roba a un ladrón tiene cien años de perdón'. Es falso. Y lo sabes.

Todos somos hermanos, criaturas de Dios. Unos más descarriados que otros pero todos merecemos el amor de Dios. Y Dios está en ti, tú eres su embajador. Esa es tu responsabilidad. Y ahora que estás leyendo estas lineas, prueba de que has sobrevivido al campo de batalla de tu existencia, eres responsable de hacerte cargo de la salud de tu mente y reintegrarla al estado en el que se hallaba cuando llegaste a este mundo procedente de las estrellas. Tuya es la responsabilidad de vaciar tu mente de la basura energética (culpa, vergüenza, odio, timidez, rabia, pereza, duda…) que fuiste incorporando paulatinamente en tu sistema operativo como consecuencia de no haber recibido amor en este mundo en el momento en que más lo necesitabas y más frágil eras. Tuya es la responsabilidad de limpiar la basura que se ha acumulado en tu mente en forma de subpersonalidades (egos) a los que has otorgado tanto crédito (=creer en) que han usurpado el rol que tu esencia eterna debía manifestar.

Consciencia Crística

Probablemente reconozcas que, con más frecuencia de la que desearías, te ves afectado por situaciones que te sobrepasan en el día a día. Temas de trabajo (o falta de él), relaciones familiares difíciles (por no decir insostenibles) entre padres-hijos o entre hermanos, frustraciones personales, pagos de impuestos-multas, desacuerdos/desencuentros con tu pareja, los vecinos, organismos oficiales…Incluso es posible que tu indignación esté también ahora enraizada en los casos de corrupción de cargos públicos, manipulaciones de la información en los medios, etc., etc. que los medios masivos de comunicación se encargan diariamente de difundir…por no hablar de todas las mentiras que te contaron y tomaste en su momento como verdades incontestables y ahora provocan el colapso de los esquemas mentales en los que tenías basada (¿apuntalada?) tu existencia. En fin ya sabes.


En este mundo de dualidades donde solemos comprender los conceptos en virtud de sus antagonistas (bueno-malo, justo-injusto, día-noche, frío-calor, graande-pequeño, tarde-temprano, etc…) también me he dado cuenta de que existen formas de clasificar a las personas en función de sus ideología (progresismo-conservadurismo, católicos-protestantes, creyentes-ateos, dogmáticos-nihilistas, etc.


No comprender las razones de los conflictos diarios que te rodean (y parecen repetirse y perseguirte allá donde vayas, incluso estando de vacaciones), conduce a dos tipos básicos de respuesta:


1. Violencia física.
Te dejas arrastrar incontroladamente por las emociones provocadas por las energías derivadas de determinadas situaciones (celos/envidia, rabia, dolor físico, censura…) desembocando el episodios de violencia física, ataques de ira. A este grupo pertenecen las personas que, por fortuna para ellas, no han tenido acceso a una instrucción intelectual. Son personas a las que etiquetamos como 'primitivas' o 'básicas', faltas de 'sentido del humor', gente que no entiende los chistes de doble sentido, personas muy afectas a los instintos básicos (tribalidad, protección del clan…) que solo se enfrentarán a un agente de la autoridad si se percatan de que tienen posibilidades de derribarle (de otro modo tratarán de ganarse su amistad). Jamás tratarán de interponer un recurso ante una multa porque no comprenden que la autoridad que ostentan los poderes públicos emana de ellos mismos como ciudadanos.


2. Represión/Negación.
Son personas que, debido al nivel de instrucción intelectual por el que se vieron influidos en su juventud, se han censurado la expresión de los sentimientos. Aprendieron a censurarse por medio de recursos que aprendieron de su entorno familiar y pedagógico: ironía, sarcasmo, personas que anclan sus percepciones desde el empirismo únicamente constatable científicamente por medio de dispositivos tecnológicos. Suelen reirse de todo lo que rime con esoterismo


Todos tienen miedo, miedo a lo desconocido. Tan solo tienen formas diametralmente opuestas de sublimarlo.


Pero existe una tercera vía. La síntesis de los opuestos. Esa delgada linea por la que camina quien es capaz de amarse tanto a si mismo que brindarse a los demás desinteresadamente no le supone un dispendio sino un enriquecimiento, la lógica consecuencia del estado del alma en que se halla. Hace 2000 años llamaron a ese estado 'Krystos'. Fue anunciado por un hombre que sentía un profundo amor por todos los seres vivos  sin distinción. Un hombre que afirmó que había que ofrecerle la otra mejilla a quien te ofendiese, en el acto más sublime de amor. Luego vinieron otros que predicaron la no-violencia. También acabaron con ellos…A Jeshua lo crucificaron porque su mensaje desestabilizaba al sanedrín, el establishment hebreo imperante en la provincia de Judea. Alguien que apelaba a transitar por esa delgada linea desde la que se observan los opuestos, pero que nada tiene que ver con ellos.


¿Cómo se alcanza ese estado de Consciencia Crística?
Todos queremos salir de la rueda, de la vorágine de emociones, pero una y otra vez nos vemos enfrentados a todo aquello de lo que huimos. ¿No te gustan las lentejas? Ahí tienes dos platos', parece decirnos la vida. Tenemos una pulsión inconsciente para atraer todo aquello que nos sacude. Será que algo tenemos que aprender de ello. Acción-reacción, causa-efecto…todo tiene un origen. Las emociones también son reacciones a una acción:
· Me agredes? Te agredo. 
· Me humillaron? Me busco (atraigo) inconscientemente a alguien (pareja) en quien poder descargar mi antigua frustración, sin saber que esa persona será un reflejo de todo eso de lo que huyo y que hará conmigo lo mismo que yo haga con él. Nuestra relación derá de atracción-repulsión. Atracción porque deseamos que alguien encaje con (satisfaga) nuestras necesidades no resueltas, y odio porque eso nunca sucederá. Nada se completará desde el exterior.
· Me abandonaron y obviamente no sé estar ahí cuando me necesitan, por mucho que intelectualmente sepa que debo estar. Algo en mi se resiste a hacer por otros lo que nunca nadie hizo por mi. Pero como no quiero recordarlo, ignoro las razones de mi comportamiento. Es la pasión inconsciente de ley universal de atracción. Causa y Efecto. Claro que puedo atraer lo que deseo. Y eso es lo que ocurre. ATRAIGO TODO LO QUE ME HACE DAÑO en un impulso inconsciente por resolver situaciones pasadas. Incluso buscando todo eso que 'creo' que me merezco (unas vacaciones relajantes que nunca acaban siendo eso, relajantes…y lo hago porque en ello mi inconsciente busca escapar a la doliente realidad del estado perturbado en que se halla mi mente. Donde quiera que vaya siempre acabo encontrándome a alguien o algo que me pone los pies en Tierra. Será que en algo estoy contribuyendo. Quizá deba rendirme a la evidencia de que mis desgracias no las crea el mundo externo sino que llevo incorporado su patrón en mi interior y lo voy reproduciendo sin darme cuenta allá donde vaya. ¿cómo salgo de esta espiral?


"Debo haber decidido equivocadamente porque no estoy en paz.
Yo mismo tomé esa decisión, por lo tanto puedo tomar otra.
Y quiero tomar otra decisión porque deseo estar en paz.
No me siento culpable porque el Espíritu Santo*, si se lo permito, anulará todas las consecuencias de mi equivocada decisión.
Elijo permitírselo, al dejar que Él decida en favor de Dios por mí."


* la porción de la mente de Dios que Él me confió y encomendó



· Me manipularon y no puedo evitar construir estrategias para obtener lo que deseo…


No conozco a nadie que pueda evitar devolver las afrentas (insultos, críticas, juicios, agresiones físicas…) Todos estamos prestos a defendernos. Porque eso es lo que hemos aprendido. A defendernos. pero esa actitud es paradógicamente la que nos denigra y va matándonos poco a poco. Porque contribuye a contagiar esa energía allá donde vayamos. Nuestro miedo ha generado la violencia que genera miedo en otros…


Los políticos escenifican cada día en la escala que televisión ofrece el teatro de las vanidades que impera a nivel de la calle. Y al mismo tiempo saben que el objetivo de ambos, por opuestos que se muestren en la escena política, eres tú. Es tu mente la que está en juego. Es el grado de permeabilidad a las bajas frecuencias, que cada día licuan los que manipulan lo que percibes con los sentidos, lo que va a determinar tus posibilidades de liberarte de tu papel en este gran teatro del que ellos son los gestores.
Tu no deseas odiar ni sentir rencor. Deseas amar, estar en Paz, alcanzar el equilibrio. Por eso haces cursos de Yoga, de Reiki, por eso cuidas tu nutrición discriminando lo que ingieres…pero hay cosas que te devuelven a la cruda realidad cuando más crees que estás en la senda de la liberación. Cosas como un compromiso familiar, la denuncia de un vecino por filtraciones de humedad, una inflamación cutánea de tu hijo, etc…circunstancias que ponen a prueba tu pretendido estado de ataraxia. Experiencias que te sacan de tus casillas y que invariablemente te conectan con el terreno ignoto de las emociones, ese universo que tan doloroso y penoso.
Para alcanzar el estado del Buda en esas situaciones tensas, hay que entrenarse. Para saber estar aquí y ahora como dice Eckart Tolle, hay que comprender la influencia de la ley de causa-efecto, hay en definitiva que estar congraciado con el pasado, para poder estar libre de las expectativas que el ego pone en el futuro.





DIOS EXISTE - ENTREVISTA RAFAEL LÓPEZ-GUERRERO from ALISH on Vimeo.






¿Y qué hay que hacer para congraciarse con el pasado?
Ante todo no negarlo. Es esencial. Reconocer que nuestros actos inconscientes están profundamente arraigados en la experiencia grabada a fuego en la infancia (incluso en la vida in utero).
Luego viene la parte más difícil: activar los resortes del cuerpo emocional. Es decir zambullirse, a través de las emociones, en el mundo de los sentimientos secuestrados, todo ese abanico de verdades que traías cuando viniste al mundo y que inevitablemente tuviste que dejar de lado porque no encajaban con el esquema de las cosas que te encontraste. Aceptar esto es re-vivir el proceso y permitir que sea expresado tal como hubieras deseado entonces. Por supuesto que esto precisa de una paulatina liberación de la vergüenza en presencia de una persona capaz de contenerte emocionalmente, es decir, ser testigo de tu catarsis y no emitir ningún juicio al respecto, incluso provocarla y saber gestionarla para que el vacío que te atrevas a exponer sea colmado con energías de armonía y amor tras la tormenta.


"Han sido muchos los sanadores que no se curaron antes a sí mismos. No movieron montañas con su fe porque su fe no era absoluta. Algunos de ellos ocasionalmente curaron enfermos, más no resucitaron a ningún muerto. A menos que el sanador se cure a sí mismo, no podrá creer que NO HAY GRADOS DE DIFICULTAD en la consecución de los milagros. No habrá aprendido que toda mente que Dios haya creado es igualmente digna de ser sanada porque Dios la creó totalmente íntegra. Se te pide simplemente que le devuelvas a Dios tu mente tal como Él la creó. Dios te pide únicamente lo que él te dio, sabiendo que MEDIANTE ESA ENTREGA SANARÁS. La cordura no es otra cosa que plenitud, y la cordura de tus hermanos es también la tuya. La Voz que habla por Dios se encuentra en ti. Dios te encomendó su espíritu y te pide ahora que tu le encomiendes el tuyo. Él fue quien confió en ti en primera instancia. Desde entonces ha esperado a que te decidas a recordar de donde procedes. Dios quiere que tu espíritu esté en paz porque tú pocedes de una misma mente y de un mismo espíritu con él. Tuya es la responsabilidad de regresar a él con la porción de Su mente que te entregó. Solo así podrás obrar milagros."






Un Curso de Milagros. (cap. VII)


Quien tenga ojos para ver que vea.
Quien tenga lágrimas para llorar que llore.
Quien tenga corazón para amar (sentir), que ame (sienta).

Todo irá bien

Esta crisis no es como tantas otras. La conciencia humana como especie –ésta sí que es beneficiosamente global– está despertando al fin de miles de años de manipulación de masas. Estamos siendo testigos de un giro copernicano de calidad hacia una nueva era. Estamos situados en un lugar de privilegio en un momento que será calificado por las generaciones que nos sucedan como 'momento bisagra'. Una época en que la humanidad finalmente se despojó de sus viejas y raídas vestimentas (dominación, machismo, xenofobia, represión, manipulación, sometimiento, victimismo…) todas ellas fruto de una energía muy potente llamada miedo, que reinó en el mundo durante milenios y que AHORA está programada para dejar de ser funcional. Podría haber sido más paulatina la transición? Sin duda. Pero parece que la especie humana esté abonada a padecer los cambios, más que a disfrutarlos con madurez. Somos criaturas del cosmos, pertenecientes a una vasta hermandad de inteligencias que nos llevan millones de años de adelanto y que nos han observado desde que aparecimos como homínidos sobre la faz de la Tierra. Los mismos que una vez que genéticamente estábamos preparados para asimilar su propio ADN, nos inocularon sus genes y nos mejoraron a su imagen y semejanza. La pregunta no es quiénes son ellos. La pregunta que debes hacerte es ¿Quienes somos los humanos? ¿Quién soy yo?


Todo irá bien. Los humanos hemos pasado cíclicamente por momentos dramáticos como estos y aquí estamos. Eres un ser eterno. Tan solo tu vestimenta, este cuerpo físico a veces tan doloroso de portar, es pasajera. Pasa el tiempo honrando tu existencia y las de todos los seres que habitan el planeta que amablemente te está dando cobijo.
Paz para ti.

"Solo es capaz de reirse sana y conscientemente de si mismo, aquél que ha comprendido la vasta grandiosidad de los designios que le crearon de la nada."

Cuando tengas un momento de paz

…te recomiendo escuchar y ver esto a pantalla completa:



un fuerte abrazo

martes, 27 de septiembre de 2011

Ya lo dice hasta El País

"No he visto una guerra más sucia"

Los bombardeos nocturnos aterrorizan a la población civil en Libia

FRANCISCO PEREGIL (ENVIADO ESPECIAL EL PAIS) | Misrata 27/09/2011


Sirte, la ciudad natal de Gadafi, tiene fama de ser un nido de gadafistas, de gente que durante los 42 años del régimen anterior vio cómo un pequeño municipio costero se convertía en una ciudad próspera de 100.000 habitantes, gobernada por la tribu de los gadafas. Ahora, ante el asedio de los rebeldes y los bombardeos de la OTAN, cientos de familias huyen de Sirte escoltadas por los propios rebeldes. El panorama que dicen haber dejado atrás da miedo.
"Prácticamente todos los edificios grandes han sido destruidos", afirmaba un refugiado. "No he visto guerra más sucia que esta", se quejaba el libio de origen palestino Sami Alderramán. "Los rebeldes combaten desde las once de la mañana a las siete de la tarde. Pero lo peor son los bombardeos de la OTAN, que suelen ocurrir por la noche a partir de las once. Y disparan contra cualquier edificio. Hace dos días no pararon de tirar bombas durante seis horas. He visto morir niños, mujeres, hombres... como si fueran animales.
sigue…

lunes, 26 de septiembre de 2011

NATO coalition after Libyan oil and water

This article is not meant to wake your rage up (though it probably will). Just think about how different reality is from what you have been (and constantly are being) told by the media. You can do nothing to save the libyans. But you can always do something for yourself: you don't want to be like 'them'. You don't need violence in your life. You are the son/daughter of God. And you can spread love instead.

An analyst says the Western military alliance in Libya has nothing to do with democracy and has merely launched cynical imperialist attacks to provide the West with Libya's oil and riches.


Press TV has interviewed author and historian Dr. Webster Tarpley to get his views on the current situation in Libya. 

Press TV: Do you think that [Muammar] Gaddafi is still strong enough to remain in power and do you think that as [US] President [Barak] Obama said today that this is a humanitarian mission that has been continuing in Libya and he says will still continue? 

Tarpley: Well, I think we have to remember that there are two traditions in the United States. You have a certain kind of imperialist politician like Nixon or Bush the younger. These are brutal thugs. They talk about bombing people back into the Stone Age. Then you have the other tradition, the tradition of the hypocrites. We once had Woodrow Wilson and we have Obama today. 

Based on that performance at the United Nations today, I think Obama should get the Nobel Prize for hypocrisy
Libya is a country that has been raped. Libya had the most advanced standard of living in Africa measured by the UN in development programs, in terms of health, education, welfare, the status of women, and in many other social and economic measures. It also had the most advanced water infrastructure of just about any place in the world, and of course its oil industry, and many other things that were being promoted. 

This is now being completely smashed. Today we had the “imperialist” twins at the UN, [Mustafa Abdel] Jalil and [Mahmoud] Jibril telling us that 25,000 people have been killed as a result of the revolution and talking about those revolutionaries who are actually Al-Qaeda terrorist fighters plus other foreign fighters that have been brought in by the western NATO coalition. There are still massacres of black Libyans and black Africans that are ongoing. The US Special Forces are still on the ground continuously. 


Nevertheless these so called rebels are militarily impotent. They are not able after three weeks to capture Sirte or Bani Walid. There are vast areas of Libya that are not under their control. So Libya has been raped and the performance today by Obama, I think is a new loan in the moral and intellectual bankruptcy of the Obama regime. I think the interesting question is how long will the Libyan war still go on. I think it will go on for a very long time and I think if the NATO forces push on to push their assets into Syria, the rebels may find it tough going. 

Press TV: Some say that it is now time for Libya to move on and to let the National Transitional Council (NTC) go forward with the democratic process that it is seeking. The question still remains though, will the revolutionaries be able to maintain political control in Libya without NATO, US, and UN backing. Of course there are also reports we have been hearing about divisions in this force and also prominent concern among all revolutions now across the Middle East and North Africa that the revolutionaries may not actually be in charge? 

Tarpley: I'm afraid I do not see any authentic revolutions any these areas. I see some cynical color revolutions and CIA people-power coups, with a certain amount of disguise going on, or camouflage you might say. It looks to me that you got a group around Belhaj and his group of jihadists, al-Qaeda veterans. You have the former chauffeur of Osama bin Laden, six years in Guantanamo Bay. Belhaj is trying to portray himself as a martyr, because he was tortured by the CIA. He was in fact a US Prisoner of War in Pakistan because he was organizing people to go and kill US forces in those countries. 

We've got a whole list of these other people. These are most likely the people who assassinated General [Abdul Fattah] Younes at the end of July, and now we have Salabi coming up saying that he simply will not tolerate Jalil, who is the head of state and Jibril, the head of government. 

Jalil and Jibril don't seem to really control the military forces worth anything. Those seem to be al-Qaeda and foreign fighters. So, I think it is very likely that these themes will fall out and I don't think that Jalil and Jibril will be able to buy insurance policies very easily, because their life expectancy is not good, with all of these al-Qaeda people around them who resent them, because they are of course holdovers from the Gaddafi regime. 

On the Western side, let's look at France. We got [French President Nicolas] Sarkozy and [British Prime Minister David] Cameron who made their demagogic tour of Libya a couple of days ago. I don't think they dared to go out in public much in Tripoli. They seemed to have limited their speeches to Ben Ghazi. There was Jacques Verges, from Paris who seemed to file a lawsuit against Sarkozy for high crimes against humanity, and I think there's an excellent basis for that.



 

Gaddafi has succeeded in blocking the path of the color revolutions, because every county was supposed to have fallen by now in the Middle East, and it hasn't happened. In particular Syria, has been slowed down for six months, because of Gaddafi's resistance. I think the US and the British are getting desperate about Syria. If they decide to go for an attack on Syria soon, I will mean that a lot of military resources that are now in the Central Mediterranean will be moved to the Eastern Mediterranean. 

At that point we will see that they will owe very little to these fighters on the ground and just about everything to the NATO bombing. The scoring that it's an authentic revolution is absurd. This is the NATO bombers and workers, the European officers, the US and other special forces that did it all. The role of these fighters is some fighting but mainly to be photographed by Al Jazeera. 

Press TV: Does this mean that Western type of democracy is what this international mission is all about? And do you think that that is not what the Libyan people would want to see? 

Tarpley: Democracy is totally irrelevant to this. This is a cynical imperialist attack aiming at the two things that the US, the British, and the French value. On the one hand the oil and on the other hand the water. The water may turn out to be more valuable than the oil. We've seen the people the International Monetary Fund (IMF) and the World Bank and their contact with people seems to be through this guy [Ali] Tarhouni, the finance minister of the rebel council. Libya will be under IMF conditionality and that will mean the Washington consensus, deregulation, privatization, the destruction of any state-sector that remains, the destruction of any social welfare system, or social safety network, and all of those positive things that Gaddafi had done in his regime to distribute the oil revenue to increase the general welfare. 

As the IMF yoke is imposed, people are going to find that are not going to be able to go to college, that they won't have a family allowance, that they can't buy a house, thanks to the fact that this will all be dismantled, because this is what the IMF always does, I think we'll see even greater backlash against these IMF and NATO agents that are presently running the show. 

I think that the future is once again protracted guerrilla warfare, urban warfare, and depending on the fortunes of other warfare in other theaters, the Eastern Mediterranean warfare has enlarged because of Syria on the one hand, and also because of the Israel-Palestinian issue that may also heat up. That may siphon off some of these NATO resources maybe they will find that if the rebels are left on their own, I don't think they could last for even a month.

jueves, 15 de septiembre de 2011

realidad vs. ficción




"Nada es falso o mentira, todo es del color del cristal con que se mira", es una cita atribuida a William Shakespeare (1564-1616)

"…there is nothing either good or 
bad, but thinking makes it so."
"…del cristal con que se mira',
En 1249 el filósofo inglés Roger Bacon formuló la primera afirmación acerca del uso de lentes para mejorar la visión. Sin embargo, posiblemente ya en el siglo X, los chinos habían utilizado lentes de aumento colocadas en molduras. En Europa, las gafas se utilizaron por primera vez en Italia inventadas por el florentino Salvino Degli Armati (m. 1357) hacia 1285, y algunos retratos medievales representan personas que portaban gafas.
Los primeros anteojos, probablemente monóculos, se hicieron tallados en berilo, y tenían lentes convexas, destinadas a las personas ancianas que tenían dificultades para ver de cerca. En 1451, el erudito alemán Nicolás de Cusa (1401-1464) propuso el empleo de lentes cóncavas, más delgadas en el centro que en los bordes, a fin de ver de lejos. Estas lentes se destinaron a los ojos miopes []


Shakespeare da, pues, por sentado que nuestro sentido físico de la vista es una especie de dispositivo similar a un cristal/lente y que tales sean las características con que 'dotemos' a ese cristal (color, grosor, etc.) así percibiremos, es decir nos haremos una idea acerca de eso que llamamos el mundo externo. Y así, consecuentemente lo 'creemos'. Creemos que el mundo externo es objetivamente real y aquí nace el problema. ¿Cuál es el origen de esta "creencia"?
Los idealistas objetivos de la escuela platónica, como Spinoza afirmaban que no existe un mundo externo autónomo. 
Para Spinoza, la substancia es la realidad, que es causa de sí misma y a la vez de todas las cosas; que existe por sí misma y es productora de toda la realidad; por tanto, la naturaleza es equivalente a Dios. Dios y el mundo, su producción, son entonces idénticos. Todos los objetos físicos son los "modos" de Dios contenidos en el atributo extensión. Del mismo modo, todas las ideas son los "modos" de Dios contenidas en el atributo pensamiento. Las cosas o modos son naturaleza naturada, mientras que la única substancia o Dios es naturaleza naturante. Las cosas o modos son finitas, mientras que Dios es de naturaleza infinita y existencia necesaria y eterna.
Tenemos ojos, orejas con las que 'oir', terminaciones nerviosas con las que 'tocar' y 'gustar', narices a través de la que 'oler'…pero según la visión de Spinoza todo eso son modos finitos.
'En realidad' es una expresión que curiosa y comúnmente utilizamos para aclarar que algo ha sido malinterpretado (percibido erróneamente) por alguien. Decimos 'La realidad es que…', 'Lo cierto es que…', 'la verdad es que…'. Nuestro subconsciente está plagado de  lapsus linguae, esos errores o tropiezos involuntarios e inconscientes al hablar que revelan niveles de comprensión no conscientes.

Realidad…ficción…Reflexiona un poco y permítete abandonarte al vértigo que implica esta dicotomía. ¿Es posible que lo que crees que es real, no se sino una ficción? ¿Es posible que estés dormid@, soñando un sueño? ¿Y si la vigilia fuese un estado que requiriese de ti un verdadero 'despertar'?

Vivir sin miedo (I)





En la letra de esta canción, Rosana nos insta a no tener miedo, apelando a todos los beneficios que se derivan de vivir una vida sin temores.
Suena muy bonito y es verdaderamente un canto a la libertad que todos reconocemos como digno de seguir.
¿Es posible deshacerse del miedo? ¿cómo se deshace uno del miedo? y en todo caso ¿Es el miedo algo que haya que perder? Y si hay que perderlo ¿es entablando un combate contra él hasta exterminarlo o se va a ir solo? Imagino que antes de despojarte del yugo de algo será conveniente reconocer que ese 'algo' existe. ¿Qué es, pues, el miedo?

Muchos libros de autoayuda hablan de aceptación. Aceptar y abrazar el miedo parece ser el primer peldaño, aunque como veremos un peldaño en una escalera ascendente que te lleva hacia adentro.
Nos han dicho que el miedo es una energía que todo ser humano tiene y que nadie está íntima y honestamente en condiciones de negar, aunque de cara a la galería lo 'políticamente correcto' sea declarar lo contrario: no tengo miedo. Incluso los psicóticos (¿quién no lo es en alguna medida en algún momento?) no son más que individuos que han llevado la negación hasta el extremo de adoptar (someterse) personalidades imaginarias que manejan diccionarios en los que no está incluido el término 'miedo'. Y es que la negación de algo implica necesariamente su reconocimiento.

Pero pongámonos en la tesitura de un individuo (tal vez tu?) que, como yo mismo, ya reconoce que alguna vez ha experimentado miedo, alguien que no lo niega y que desearía no tener que convivir con él ni ser víctima de su presencia. Siguiendo la lógica del argumento, convendremos en que dicha persona hará bien en preguntarse ¿a qué tengo miedo? y ¿Cuándo empiezo a sentirlo?

¿Dónde se origina el miedo? 
¿Tengo miedo exclusivamente en determinadas circunstancias? ¿O se trata de una sensación que me invade, como a muchas otras personas, y atenaza invariable y permanentemente desde que me levanto hasta que me acuesto?
El sentido común (el menos común de los sentidos, verdad?) esa vocecita a la que muchos llaman intuición, nos dice suavemente que el miedo es cada uno de esos pensamientos (proyecciones) de temor que nos 'invaden' en el momento presente y nos atenazan ante la amenaza que supondría una hipotética situación que 'en realidad' no existe, ergo es irreal.

Las estadísticas de los barómetros oficiales dicen que el principal miedo es el paro, seguido del terrorismo (inseguridad ciudadana, etc ). Sin embargo una vez que te has quedado sin trabajo, ya no se puede tener miedo a eso, pues ya ha sucedido. Solo se puede tener miedo a un ataque terrorista si te informan pormenorizadamente de los supuestos ataques terroristas que otros individuos han sufrido. 
Convendremos que el miedo es una energía que puede tener consecuencias paralizantes o bien degenerar en hiperactividad, una compulsión frenética a reforzar los muros defensivos (negación) frente a la hipotética amenaza externa. Si bien los muros pueden ser reforzados continuamente, incluso los psicópatas pueden despertar de su trance por medio de un impacto violento. Hay personas que han recuperado el acceso a recuerdos que su memoria mantenía bloqueados en el 'doble fondo' del inconsciente como consecuencia de un trauma físico en forma de accidente de tráfico. Recuperar la memoria les ha devuelto la consciencia. Como consecuencia ya no necesitan seguir escapando del miedo. 
Recordar es sanar. Pero no es necesario tener que pasar por un acontecimiento traumático para despertar del sueño, igual que no debería ser necesario que la Humanidad se vea al borde de la extinción como consecuencia de un evento cataclísmico de carácter geológico.
Es posible acceder a la memoria oculta de un modo más paulatino. La regresión consciente (no hipnótica) y sistemática al origen y epicentro de nuestros miedos y fobias actuales, es el camino para renacer a la verdadera naturaleza de nuestra esencia.


Afirma Rick Steves, un periodista-reportero de viajes, que cada vez que oye en los medios que un país es 'peligroso', acepta la primera oportunidad que se le ofrece para viajar allí. Una vez 'sur place', es capaz de ver la realidad tras la cortina de humo.
Una vez se ha hecho efectiva la pérdida de la ocupación laboral habitual es recomendable:
· aceptar: luchar contra lo que sucede es contraproducente porque solo conduce a retrasar la manifestación de los beneficios que perder el trabajo pueda reportar.

Todo depende de la actitud adoptada frente a un evento.

"Un niño al que sus hermanos siempre trataban de herir y humillar, corrió una víspera de Navidad raudo a inspeccionar todas las habitaciones de su casa.
–¿Dónde está??
–¿Dónde está 'qué?¿Qué buscas hijo? preguntó su padre extrañado por la actitud incomprensible de su hijo
– Busco mi caballo.
–¿Tu caballo?
–Sí, mi caballo. Debajo del árbol, junto a los otros regalos, hay una mierda con mi nombre.

Este niño obviamente vio el vaso medio lleno. Su forma de ver las cosas le generaba entusiasmo.

martes, 13 de septiembre de 2011

Casado consigo mismo

El título de este post se aventura un oxímoron (figura literaria que expresa contradicción en sus términos (por ejemplo, «un instante eterno»). Sin embargo lo que pretendo decir es que cada uno busca inconscientemente emparejarse con quien satisfaga sus propias necesidades afectivas. Nos 'casamos' con 'aquello' que sentimos (en un nivel subconsciente) que continuamos necesitando desde la infancia pues no fue satisfecho en el instante que el reloj biológico determinaba.
Mientras sus resortes se alojen en la parte inconsciente de nuestra mente, esa necesidad latente de ver colmado el afecto no recibido se manifiesta inevitable e incontroladamente en nuestra vida adulta. ¿eso es bueno o malo? Nada es bueno o malo en si. 


De lo que se trata es de que los pensamientos –asimilados de esa nube global de pensamientos que llamamos inconsciente colectivo– que surgen de modo automático (in-consciente) desencadenan una acción/actitud frente a una determinada situación. Es decir, reclaman de ti un posicionamiento –y lo obtienen– sin que seas muy bien consciente de esa relación causa-efecto. Y lo hacen –repito, bajo la influencia del inconsciente– ya sea ejecutando una acción (una bofetada, un insulto…) u omitiendo una acción (escuchar a un hijo, confortar a un amigo en el duelo de la pérdida de un pariente…) que hubiera tenido lugar de no haber intervenido dicho pensamiento saboteador ('de todos modos no conocía al muerto', etc…). La esclavitud permanece muy fuertemente arraigada en una sociedad que se cree liberada de yugos pasados.


Me dice (F) un amigo de la infancia, que puede que todo eso sea cierto, pero que gracias a eso somos lo que somos y hemos llegado hasta donde estamos. Que sin todas esas inconexas asociaciones, estaríamos anclados en la inacción. Obviamente lo dice porque la acción frenética es la 'opción' que él escogió para enfrentarse al mundo. La irreflexión es un motor sin duda que otorga la capacidad de avanzar en cualquier dirección que se decida. Si no empujásemos la primera ficha de dominó, no 'veríamos' a todas las demás fichas caer en cadena. El problema no consiste en la 'caída', sino en los resortes que nos empujan a levantarnos automáticamente negándonos que dicha caída existió. La vergüenza al ridículo –heredada sin duda– es una energía anestesiante que muchos llevamos incorporada para evitar permitirnos sentir el dolor que una caída fortuita nos produzca en el presente. El problema es en este caso el caudal de vergüenza acumulada desde el momento en que decidimos servirnos de ella para 'defendernos' del mundo, es decir, la crítica y el juicio ajeno. Las consecuencias de la represión, de funcionar por la vida constantemente a la defensiva, son el auto-secuestro de la propia identidad, algo que nosotros mismos ejercemos en primera instancia sobre nosotros mismos (para protegernos del mundo externo) y en segundo término sobre los demás, aquellos que se hallan por debajo de nosotros en la pirámide jerárquica en la que hemos convertido a este mundo. Vivimos así reforzando los muros de la prisión de la que (decimos que) queremos escapar…Y eso se hace efectivo puesto que los niños heredan nuestras distorsiones mentales (fobias, manías, juicios, vergüenzas, rigideces…) convirtiéndose en todo aquello de lo que pretendíamos huir.
Un secuestro que acaba inexorablemente generando una acumulación de rabia, una bola que necesariamente necesita una vía de escape. Las explosiones de ira son características de aquellos que responden a una tipología de temperamento visceral. Las implosiones emocionales son típicas de los individuos encerrados en si mismos. Ambas reacciones son la penosa consecuencia de reprimir la expresión del dolor que nos ocasionaron los diferentes episodios de abandono a que fuimos expuestos desde el nacimiento y durante la más tierna infancia. La represión es, pues, la esclavitud. Una esclavitud inconsciente que acarrea, ya lo hemos visto, consecuencias perturbadoras de forma repetida de las que te sientes una víctima indefensa, ya sea por un exceso (compulsión) de actividad, o por una apatía (depresión).


¿Por qué nos dejamos arrastrar por dichos pensamientos? ¿Por qué actuamos impulsivamente siguiendo siempre el mismo patrón, ya sea frenético o depresivo? La respuesta radica en que existe una antigua necesidad ilocalizada que clama por ser satisfecha.
Pongamos varios ejemplos ilustrativos:
Un hombre X tenderá a idealizar su concepto de lo que una mujer debe ser (las características que su necesidad oculta no satisfecha está buscando denodadamente) en función del patrón femenino que vivenció en su madre o la mujer que lo crió (si es que hubo una)
Un amigo me decía recientemente que era consciente de que su obsesión por los pechos femeninos estaba arraigada en el hecho de que su madre no lo amamantó de pequeño. Su agraciada apariencia física le había facilitado hasta entrados los 40, y en la efímera medida que sus interruptas aventuras afectivas lo permitían, el camino para saciar dicha necesidad. Por supuesto las expectativas reales nunca eran realmente satisfechas porque tras su búsqueda ansiosa de satisfacción sexual se hallaba una disfunción sexual (eyaculación precoz) que le producía un desasosiego crónico debido a que sus parejas rara vez alcanzaban el clímax sexual que esperaban de un encuentro sexual con él. Aquello, lejos de ayudarle a revisar su propia deriva, le obligó a incorporar una subpersonalidad: el misógino. Resolvió que el problema lo tenían ellas, no él. En su lenguaje común abundaban términos como 'puta', 'furcia','calentorra', 'calientapollas'. Finalmente una de sus parejas (Y) lo convenció para que visitara un especialista. En la horizontalidad del diván extrajo la conclusión del origen de su infructuosa búsqueda. Desgraciadamente el profesional que lo atendió no estaba capacitado ni formado para acompañarle en el necesario descenso por etapas a la sala concreta de sus particulares infiernos. Todo quedó en la 'aceptación' (qué remedio) intelectual de que algo había quedado pendiente en un estadio germinal de la existencia. La ansiedad, aunque aceptada, persistía. 
La terapia primal vincula esta óptica académica de la aceptación como una suerte de resignación ante la que aparentemente nada se puede salvo…aceptar.
La comprensión intelectual le llevó, sin embargo, a la decisión de embarcarse en la aventura de una relación comprometida: el matrimonio. ¿Con quién se compromete Mr. X?


Es el caso de la mujer (Y)  que cae prendada ante los encantos de su galán. Responde al patrón físico, emocional e intelectual que ella pretende (normalmente el de la figura paterna dominante en su hogar de infancia, si lo hubo). Un patrón que por supuesto entraña ciertos fallos, considerados 'leves' durante el 'noviazgo' y corregibles en el futuro esperado. La independencia, rebeldía, expontaneidad que ella misma buscaba en sí misma, tras unos meses de convivencia matrimonial se revelan como inconsistencia, falta de responsabilidad y carácter voluble, incompatible con las necesidades reales de (Y). Las evidentes y patentes diferencias que existen entre dos personas totalmente opuestas solo se acentúan, dándose lugar a la inevitable ruptura (separación y/o divorcio), con huellas indelebles en los hijos que eventualmente existan para entonces. Y es que esos 'leves' fallos se convertían en obstáculos insalvables. Y todo porque ninguno de los dos 'vió' la realidad desde un principio. Este es el ejemplo paradigmático de rupturas matrimoniales. En muchos casos desencadenan una típica cadena de emociones: 
–culpa ("qué tonta/o fui al no verlo")
–vergüenza ('qué dirán' mis padres, hermanos, cuñadas, vecinos…)
–pereza ("paso de los hombres/mujeres") como consecuencia del miedo a tropezar con la misma piedra…
…que desembocan en estados de depresión ("mis relaciones nunca funcionan, nunca encontraré a nadie para mi") que los 'amigos' tratan por todos los medios de sofocar proviendo una anestesia para un dolor que ellos mismos no soportan/saben presenciar (porque nadie en su infancia les enseñó a acompañar a un ser que sufre). Una anestesia (juerga sin fin, prostitutas, alcohol sin medida…) que, con la mejor (inconsciente) de las intenciones se convierte en la parrilla de salida para una nueva búsqueda de la solución a las carencias afectivas que arrastramos desde la infancia.
Y es que la necesidad de satisfacción es tan monumental que casi cualquier cosa puede hacer las veces de anestésico. Y es que no vemos al otro. Nos vemos a nosotros mismos, lo que necesitamos, idealizándolo, a la mínima oportunidad que el otro ofrezca, para que calce en la horma de nuestras necesidades. Vemos lo que necesitamos. Por eso una esposa acaba hastiándose al abrir los ojos y percatarse (asumir) que su marido buscaba en ella a un clon de su madre. Y a fe que ella reunía las condiciones. No en vano su propio pasado está en sintonía con el patrón conductual de su suegra. 
No vemos la realidad porque si la viésemos, inmediatamente estaríamos retorciéndonos en el suelo suplicando amor y vomitando la rabia acumulada y reprimida por no haber sido amados. Eso es lo que los pacientes primales hacen. Una vez atravesado este consciente 'valle de lágrimas', finalmente acaban atrayendo y despertando atracción por alguien que realmente está en profunda sintonía con ellos, alguien que es quien se muestra ser, sin miedo de mostrarse tal cual. Y es que no hay nada más sanamente atractivo que una persona sin máscaras de ningún tipo. La paz que la presencia de alguien así infunde. 
Todos esos reproches debido a que 'el otro' no es como uno imaginaba/pensaba, no son sino la consecuencia del infortunio experimentado cuando el espejismo del enamoramiento apasionado cae por el peso de las circunstancias.


Pongamos el caso de una mujer (A) que se empareja con un hombre fuerte (B) en quien cree ver al protector que ella, como niña, siempre necesitó en la figura de un padre pasivo (A'), blando y ausente frente a las agresiones de su madre (A''). Por desgracia él (B) rebasa con creces esas expectativas, mostrándose exigente, autoritario e incluso brutalmente violento, pues esas son sus verdaderas cartas, las que ha tenido sin darse cuenta guardadas durante la etapa de seducción (Don Juan). B es alguien que no puede proteger a A de si mismo, de su rabia exacerbada por su alcoholismo. Es el caso paradigmático de los hombres latinos educados en entornos familiares misóginos donde la mujer ocupaba, en su propia familia, un lugar secundario, relegado a las tareas del hogar y la progenie. Un rol que las propias mujeres han padecido y cuya rabia han repercutido en sus propias hijas, las víctimas propiciatorias de sus frustraciones, condenándolas a repetir el mismo patrón que sus madres: buscar en realidad con artimañas seductoras la ternura de un hombre que finalmente se revelará incapaz de ello.
Por el otro lado tenemos a la mujer (C) que busca a un hombre culto (D), educado y tierno, que ni la maltrate y humille o la abandone como el padre (C') de ella. Un hombre así (D) proviene de un entorno familiar en el que la madre (D'') era, a su pesar, el timón de la economía familiar, una madre masculina que tuvo que entregar su feminidad en la consigna de su propio hogar paterno, para defenderse a su vez de un padre alcohólico (C'), humillador y misógino. Aquella mujer inicial (C) acabará hallando en su tierno galán (D) a un hombre blando, depresivo, un calco de su propio padre (C'), que le hará interpretar el papel que ella tanto detestaba en su propia madre (C''). Un hombre intelectual aunque pasivo respecto a ella y los niños, incapaz de luchar por ella cuando se presente un problema, obligándola a convertirse en una suerte de wondewoman (mujer maravilla). De hecho ese fue el acuerdo tácito entre las partes al conocerse: "tu (D) permanece suave y calmado tal como te percibo de modo que yo (C) no vea en ti revivida la amenaza que en mi infancia supuso mi padre para mi. Yo a cambio seré quien luche por los dos. Sin embargo la decepción está latente. 


Ser capaz de hacer frente a los hechos y percatarse de que en los 'fallos' que vemos en las actitudes y comportamientos de nuestra pareja se halla el reflejo de las propias necesidades infantiles, insatisfechas por el progenitor del mismo sexo de nuestra pareja, del mismo modo que veamos que nuestra actitud (frente a la decepción que supone el comportamiento de nuestra pareja) corresponde a la actitud adoptada por el progenitor nuestro de nuestro mismo sexo, conduce a ver la propia historia emocional. Abrazar el afloramiento de los sentimientos que todo ello nos despierta es vernos finalmente a nosotros mismos desprovistos de las máscaras. Es el renacer, la sanación, la verdadera liberación. La Gloria.