martes, 31 de enero de 2012

Por la boca muere el pez

"Si no compites..., ¿cómo sabes cuánto vales?"

Laia Sanz, ganadora del Dakar 2012; once veces campeona del mundo de trial

La vanguardia. La contra. 30 enero 2012

Tengo 26 años y debería aflojar un poco, pero cada vez quiero más moto, más entrenamiento, más competición. Nací en Barcelona, pero soy de Corbera. Mi padre es el culpable de que adore las motos: a los cuatro años le quité la suya a mi hermano mayor y ya no me he bajado.

Continua aquí...

...

Todas las experiencias son respetables en esta vida. Todos tenemos un lugar en esta vida. Todas las experiencias son valiosas. De todo hay en la viña del señor. Todos somos ejemplos de diversidad en la experiencia multidimensional que es la existencia.

Mientras unos ya están a estas alturas en la senda de la compasión, otros todavía necesitan competir para conocerse, para descubrir en ultimo termino quienes son. Huyendo del dolor por no haber sido valorados en la infancia atraviesan su particular vía crucis. Todos quisimos una vez ser los mejores, deseamos que nuestra singularidad fuese reconocida por sobretodo. El sano egoismo de sentirse el centro de atencion de mamá y papá, el trámite narcisista que todos necesitamos atravesar cuando aterrizamos en este mundo no pudo ser cumplimentado con éxito. Es lo que tiene venir a este mundo.

Tras años tratando de comprender el mundo que me rodea y analizando las actitudes de mis congéneres, observando casos similares, éste es uno de los ejemplos más paradigmáticos de niña abandonada, a la que su padre sencillamente dejó de lado, apartó de sus afectos. Probablemente su nacimiento fue consecuencia de un 'accidente'. Necesitar obtener una valoración externa responde a la legítima, aunque insatisfecha, necesidad de reclamar la aprobación de su padre. Sucede hasta en las mejores familias. Yo mismo no fui concebido conscientemente sino que llegué como consecuencia de un desliz. 

Es obvio que ella no va a reconocer su narcisismo insatisfecho porque simplemente no recuerda, es decir, borró de su mente consciente el dolor de haberse sentido marginada. El esfuerzo permanente por competir (citius, altius, fortius) revela una frenética lucha por mantener oculto ese recuerdo. Me imagino a su padre, concentrado en el mundo de las motos, un entorno inundado de testosterona, dedicando toda su atención a su hijo varón -un heredero natural a quien poder transmitir su pasión por las motos, quien probablemente no estuvo a la altura de las delirantes expectativas competitivas de su padre- forzando con ello sin darse cuenta por supuesto a su hija a mimetizarse en un mundo varonil, el único que se aceptaba en el hogar paterno. Es lo que tiene cuando el hemisferio derecho es censurado en el hombre.

La hija, marginada pues de los afectos paternos, se ve obligada muy a su pesar y desde muy pequeña, a claudicar de sus anhelos de ser aceptada tal cual es. Debe hacerse a la idea de que no va a tener más remedio que enfrascarse en una sórdida competencia con su hermano por captar la atención de su padre, a reclamar y luchar por un gesto de aprobación siquiera, hasta el extremo de robarle la moto a su hermano. Intuyo escenas hogareñas de competitividad donde el arbitrio parental brilló por su ausencia. Por supuesto que esto solo se basa en conjeturas mías, pero no creo ir muy desencaminado, sobretodo a tenor del modo en que la chica se manifiesta.

"Mi padre es el culpable de que adore las motos...", "debería aflojar un poco, pero cada vez quiero más"... Por la boca muere el pez. Alguien tan fuera de si (a juzgar por sus palabras) como esta chica, necesita liberar su inconsciente en el contexto de una simple entrevista, bajo los focos mediáticos, ante el micrófono de un periodista. Simplemente hay que estar atento a las evidencias dialécticas. Haz la prueba. Sin micrófonos el frenesí que delata carecería de sentido para ella. Lo que sucede, lo insoslayable, es que las dopaminas que el cuerpo fisico de Laia necesita segregar a destajo para tratar de adquirir un prestigio y ganarse la atención de los medios en un mundo diseñado para los hombres tienen un límite. Y una deriva hipernarcisista como ésta lleva camino de agotar los recursos de los opiáceos naturales que el cuerpo segrega para soportar ciertos picos de tensión. Mas allá de ese umbral, los órganos vitales emiten señales de alarma. Si esas señales no son atendidas, el colapso por agotamiento resulta en un paro cardíaco generalmente.

Por descontado que esto no es un juicio. Ni siquiera estoy calificando la situación. Te preguntarás que interés tengo yo en dar testimonio de los comentarios de esta mujer. Todos anhelamos ser libres, todos tenemos la extraña sensacion de vivir como prisioneros de las circunstsncias. Reclamamos libertad en todos los foros externos imaginables, pero pocos se dan cuenta de que la verdadera esclavitud tiene sus raíces en una esfera mucho mas íntima de lo imaginado.  Laia ha decidido vivir su vida de este modo, compitiendo en un mundo genuinamente masculino. Probablemente no tuvo otra opción. Lo que trato de sugerirte es que ella, como cada uno de nosotros, no ha escogido libremente esa actividad frenetica. Se vio 'obligada' en virtud de sus circunstancias familiares. Pero sin duda tiene la llave para su libertad, si se percata de que su incapacidad para aflojar radica precisamente en la carrera de fondo que se impuso a los cuatro años para tratar de llamar la atención de su padre. Un día tendrá que aflojar. Es una ley física. Todo lo que sube debe bajar. Por muy lejos que lances un boomerang, éste siempre regresa. Igual que todos los asesinos en serie, que acaban dejando pistas para que les detengan porque su anhelo profundo es descubrir su paz interior, y no consiguen hallar otro medio mas efectivo para descubrirla que causando estrés en su entorno. Ya sea porque un accidente o los mismos años la dejen 'fuera de combate', tarde o temprano Laia acabará teniendo que bajarse del acelerado tren en el que esta subida. Será entonces cuando inevitablemente se vea abocada a una espiral inversa que la conducirá sin prisa pero sin pausa a enfrentarse con sus fantasmas, hasta el origen de su adicción. Ese día se está acercando para todos nosotros. 

El día del dolor es la víspera de la salvacion. La libertad está cerca. Todos necesitamos tarde o temprano tocar fondo. Es la única manera de tomar impulso y salir a flote en esta cenagosa piscina de dolor y abandono en que ha acabado convirtiéndose la vida en este planetaEste artículo tiene más que ver contigo, amig@ lector/a, de lo que crees. Todos somos victimas de lo que creemos son nuestros pensamientos, cuando no hemos hecho sino 'adoptarlos' de otros que nos precedieron, todos en suma asimilando esquemas propios de la mente colectiva.

Yo no soy ni más ni menos que nadie. No pretendo convencerte de nada. No vendo ningún mensaje. No me gano la vida escribiendo este blog (aunque si quieres agradecerme el esfuerzo y dedicación empleados en encender bombillas en tu camino, cualquier retribución que consideres tener a bien será muy bienvenida). Simplemente voy dejandote pistas por si te interesan. Trato de hacerte reflexionar. No soy perfecto del modo como mis padres quisieron que fuera, pero me considero perfecto tal como soy. Acepto mi estado evolutivo presente y la apertura de consciencia que experimento. Me acepto tal cual y suelto las expectativas inabordables que me exigí por no considerarme lo suficientemente apto para merecer un lugar en la vida. ¿Te re-suena la película? Nada de lo que lees aquí te es ajeno o extraño. Si sigues leyendo ahora es porque todo esto te resulta familiar.

Por mucho que la vida aparente estar enraizada en el caos, mi experiencia me dice (y puedo darte fe de ello) que el azar no existe. Re-conocer....volver a conocer. Ya lo sabía, pero lo habia olvidado. Escoger hacerse motorista de rallies, por libre que aparente ser esa decisión (el libre albedrío, otro tema interesante que tratar) no implica que dicha decisión se tome conscientemente. ¿Y qué es la consciencia acaso sino el estado de la mente en estado de vigilia, en contraposicion al sueño de la inconsciencia? Tu crees que estás despierto/a, pero los espejismos juegan malas pasadas. Un día llegará en que, al igual que esta chica, la humanidad recupere la memoria y consecuentemente la consciencia acerca de quienes somos como especie. Ese día habremos dado un gran salto en nuestra consciencia, habremos despertado del sueño en que estamos sumidos. Se habrá terminado la búsqueda de reconocimiento externo, la idolatría, el fanatismo, el sectarismo, los juicios, las disputas, incluso las diferencias de puntos de vista no tendrán razón de ser cuando nos reencontremos y reconozcamos como partes de una unidad, de una totalidad, como granos de un terrón de azúcar que se está reaglutinando tras haber pasado 26000 años dispersos, distanciados entre si. Seremos dueños de nuestro futuro porque estaremos en el presente con todo el sentimiento. Haremos rallies, volaremos en parapente, comeremos chocolate hasta hartarnos, exploraremos los confines del universo, o haremos el amor hasta quedar exhaustos...pero no lo haremos, dirigidos por una compulsividad, sino plenamente conscientes de nuestros actos y de sus consecuencias, con todos los sentidos puestos, sin necesidad de testigos, luces o taquígrafos. Va a ser dolorosa para algunos la transición hasta alcanzar ese estadio sin duda en la medida que han permanecido desconectados de esta verdad, pero tu sabes que solo del dolor se extraen enseñanzas.

Hasta entonces te estaremos esperando con los brazos abiertos...

lunes, 30 de enero de 2012

La verdad de quien eres

 

El primer corte es el mas profundo

 

 I would have given you all of my heart 

Yo te habría dado todo mi corazón

but there's someone who's torn it apart

pero hay alguien que lo ha rasgado

and she's taken almost all that I've got

y ella se lo ha llevado casi todo. 

 if you want, I'll try to love again

si quieres, yo intentaré volver a amar

baby I'll try to love again but I know

Cariño, intentaré volver a amar

the first cut is the deepest, baby I know

El primer corte es el mas profundo, nena lo sé

he first cut is the deepest

El primer corte es el más profundo

'cause when it comes to being lucky she's cursed

Pues cuando busco la suerte, está maldita

Web it comes to lovin' me she's the worst

cuando se trata de que me amen, ella es la peor.

but when it comes to being loved, she's first

pero cuando se trata de reclamar amor, ella es la más exigente

that's how I know

Por eso es por lo que sé...

the first cut is the deepest, baby I know

...que el primer corte es el más profundo, nena lo sé

the first cut is the deepest

El primer corte es el más profundo.

I still want you by my side

A pesar de todo te quiero a mi lado,

just to help me dry the tears that I've cried

para que me ayudes a secar mis lágrimas.

cause I'm sure gonna give you a try

Te voy a dar otra oportunidad,

and if you want, I'll try to love again

Y si quieres, intentaré volver a amar...

but baby, I'll try to love again, but I know

the first cut is the deepest, baby I know 
the first cut is the deepest 
'cause when it comes to being lucky she's cursed 
when it comes to lovin' me she's worst 
but when it comes to being loved, she's first 
that's how I know 
the first cut is the deepest, baby I know

....

Hay muchos temas de la cultura pop occidental cuyos textos tienen más 'miga' de lo que la mayoría acertamos a comprender. La mayoría de los escuchantes quedamos prendados del aparentemente obvio significado de la tragedia humana que relata este tema: Un hombre herido por una mujer, se siente incapacitado a penas ya para poder compartir su amor con una nueva mujer. 

La misma historia de siempre. Muchos autores han recurrido a ese cliché para vender discos. Y sin embargo, existe la posibilidad de darle un giro copernicano a tu consciencia si tan solo te atreves a reemplazar a la primera mujer, la vampiresa, por la madre del protagonista de tan inefable lamento. Intercambia en tu mente los roles y veras que las letras de ciertas canciones cobran un significado alquímico que permanecía oculto tras los esquemas mentales aceptados por tu inconsciente.

Cuántos hombres incapacitados para amar a una mujer, para entregarse a una partenaire, una pareja que les corresponda en la danza natural y ritual del amor. Y todo porque sus madres les devoraron, fagocitaron su energía, secuestrando su masculinidad por medio de una sobredosis de atenazantes estrogenos, con la excusa de protegerlos de esas 'perfidas mujeres a la caza de hombres desamparados'. Niños atrapados bajo los tentáculos de mujeres-pulpo, mujeres que, a su vez, habian sido previamente abandonadas a su suerte por sus parejas -y anteriormente por sus progenitores o tutores varones - que o bien estuvieron ausentes o bien fueron excesivamente dominantes (y hasta violentadores). 

Madres solteras, madres coraje, que a su pesar se han visto obligadas a asumir y representar tareas masculinas y femeninas, ante la dejación de funciones paterna. Como resultado de ello, tenemos a niños varones confundidos acerca de su masculinidad, víctimas de familias monoparentales en las que los roles naturales de las fuerzas que gobiernan la dinámica del universo, masculino y femenino, se han entremezclado confusamente. 

El primer corte es el mas profundo, el que deja la huella imborrable, dice el estribillo de la canción. Y el primer corte, el que marca para el resto de la vida (mientras la mente permanezca inconsciente de ello) lo produce el primer amor. Y para un hombre, ése no es otro que el de su madre. Niños desquiciados por madres absorbentes -muy a su pesar- que por hallar sentido a sus vidas, acaban fagocitando la libertad de sus hijos, cortando las alas de sus vástagos, impidiendoles alzar el vuelo, censurandoles la simple e innata alegría de vivir. Niños que acaban siendo hombres que buscan entre sus amigos a una figura paterna que les ofrezca un marco de referencia, vital ( aunque sea al precio de vender su alma al diablo de las drogas...)

Que básico es cobijar a los niños y niñas en edades tempranas, los adultos del mañana, preparandoles para el natural despegue. Ahora bien, si eso no ha existido (lo cual es mas común de lo habitual) siempre nos queda la solución mágica y prevista: expulsar los demonios, las emociones reprimidas, romper el cascarón, los barrotes de la jaula de oro, conscientemente, sin esperar a que la olla a presión reviente sorpresivamente como consecuencia de un ataque involuntario de cólera. Liberar progresivamente la válvula de la olla donde se acumulan los vapores reprimidos, las emociones contenidas, para finalmente poder abrazar la inenarrable verdad de nuestra realidad mas allá de la experiencia física...la respuesta a la pregunta esencial, ¿Quiénes somos?

Por mucho que lo ignores todavía, eres LIBRE. Cuando te des cuenta, cuando tomes consciencia, te vas a partir de la risa.

Compasión

 

Todos podemos despertar de la amnesia colectiva en la que hemos estado sumidos. Para muchos va a ser doloroso, pero finalmente vamos a despertar. Despertaremos y nos abrazaremos sin necesidad de ofrecerlo públicamente. El momento esta cada vez mas cerca.

Para solventar la ecuación del despertar hay que despejar la incognita de la memoria, es imprescindible recordar. Es imposible mostrar compasión sin haber recuperado la paz interior. Y para poder sentir compasión y manifestar actos compasivos, es imprescindible haber perdonado a todos los que te han herido. Y para perdonar las agresiones sufridas, es necesario sentir compasion por un@ mism@ y reconocer que dichas agresiones existieron. Y para reconocerlas hay que sentirlas, expresar las emociones reprimidas que se ocultan tras los muros defensivos de la amnesia, hay que recordarlas.

Serás capaz de perdonar, pero no olvides, porque la memoria es lo que te permite cicatrizar tus heridas, y solo un cuerpo lleno de cicatrices puede perdonar sin fin y sentir infinita compasión.

Recuerda, siente y perdona. Es todo lo que necesitas ahora. Esa es la receta para la paz. Todo lo demás es demente. Todo lo demás es falso.

Mientras tanto, da. Da al que pide. Es tu hermano.

 

 

domingo, 29 de enero de 2012

Todo se transforma

 Diálogo entre docente y progenitor:

- los niños no es que consuman televisión, es que la engullen. El límite de atención frente a un dispositivo electrónico, argumentaba, está demostrado que no rebasa los 7 minutos. Mas allá de ese tiempo, todo lo demás es nocivo. Hay muchas cosas más interesantes que hacer que ver la televisión o jugar a los videojuegos.

- Estoy de acuerdo, ya te digo. De hecho Cervantes alertaba ya en el siglo XVI en El Quijote ante el exceso de lectura de novelas de caballería, un género literario, por lo demás, que sin duda hoy muchos exégetas compararían con la tan cacareada telebasura (curiosamente el 'tirant lo blanc' es considerada una obra cumbre de las letras catalanas, perdón, valencianas). Pero, verás...por mucho que yo considerase que ver 3 horas de televisión al día sea digamos que poco recomendable, lo cierto es que el juicio reprobatorio y censor no conduce a nada, salvo a un enconamiento mayor entre las partes. De hecho el problema radica en considerarse parte, cuando somos todo.

A parte de ser un artista consagrado en su género, admirado y detestado sin duda a partes iguales, Woody Allen ha conmovido con su cine a varias generaciones de personas, individuos que se han sentido identificados con los personajes y situaciones interpretados en sus películas, con su personal perspectiva de la realidad, su característico aborde de las relaciones interpersonales mientras pasaban horas en la oscuridad de una sala de cine. ¿Sabias que Woody Allen prácticamente paso su adolescencia interpretando monologos humoristicos, para sublimar los efectos de su sórdida infancia. Sin duda que de haber tenido acceso a la televisión, se hubiera visto abocado a ella. Sin embargo las condiciones de su entorno y la coyuntura histórica insoslayable encauzó su innata y pujante espiritu creativo por el camino del celuloide. A parte de estar reconocidamente considerado como el séptimo arte, el cine ha sido una herramienta con la que algunos hemos aprendido mucho sobre la vida. 

- Bueno, todos sabemos que Woody Allen es un neurótico, como lo era Hitchcock y tantos otros.

- ¿Te das cuenta del peligro que encierra el aire de suficiencia con que revistes tu dialéctica? ¿Conoces el significado del termino 'neurosis'? Si lo conocieras no lo habrías usado tan a la ligera. Todos somos neuróticos. Todos somos hijos abandonados. ¿Acaso no lo eres tu? ¿Careces de actitudes compulsivas, de comportamientos, actitudes o respuestas automatizadas? ¿No hay nada que te desquicie, ningún recuerdo que te entristezca hasta el punto de desear olvidarlo? ¿Nada de lo que quieras evadirte? ¿Siempre conservas la calma contra alumnos? ¿Nunca has perdido los estribos con ellos? ¿Tienes hijos? Personalmente puedo responder afirmativamente a todas las preguntas. Y me duele. Quien puede reconocer que, muy a su pesar, ha perdido alguna vez los estribos es alguien capaz de mostrar compasión por sus semejantes, es capaz de ponerse en su piel. ¿Serias capaz de ponerte en la del neurótico Woody Allen?. 

Los directores de cine no juzgan al mundo. Simplemente lo exponen a la luz publica según la óptica que su experiencia vital les ofrece,- y de paso convierten esa forma de expresión artística en su modo de vida, una forma digna de ganarse el sustento. A mi personalmente el cine de Woody Allen me ha despertado todo un abanico de sentimientos. Escenas como la que sigue me han provocado hilaridad en el pasado y han constituido una agradecida válvula de escape en la dolorosa existencia, pero ahora mismo me ayudan a reirme de mi mismo, al tiempo que me inspiran compasión por el género humano...


Hollywood, la meca del cine por excelencia, parece que se revela como un nido de manipuladores sionistas. Con todo, me gusta el cine. Igual que no juzgo a Picasso por haber manipulado a las mujeres que se cruzaron por su vida (quien fue victima de quien). Pintores, escultores, músicos, escritores, chefs de cocina y demás almas sensibles e intuitivas. Alexander Graham Bell, por ejemplo, dio con la invención del telefono como consecuencia de su desesperada -ergo neurótica- búsqueda de un modo de comunicarse con su madre que era sordomuda de nacimiento- hemos dado expresión a nuestro potencial creativo. Dicen que el ser humano extrae su potencial en situaciones límite. Esto está muy cerca de poder comprobarse de modo muy sublime en los años que se aproximan...

El fútbol, por ejemplo, ha ayudado indiscutiblemente a canalizar muchas emociones reprimidas desde las gradas. No las exorciza, pero sin duda ha sido la válvula de escape para muchas personas que han sublimado sus frustraciones particulares (enfrentamientos con su pareja, opresión laboral,...) evitandose  mucha más violencia doméstica de la que desgraciadamente aun sigue padeciendo el mundo.

Todos los que indagamos acerca del misterio de la existencia, nos hemos hecho - y seguimos haciendonos-preguntas veretiginosas. A veces hemos obtenido respuestas a dichas preguntas leyendo libros, otras asistiendo a conferencias, ponencias o charlas, otras viendo películas, es decir observando el mundo desde la particular perspectiva de las mentes creativas de sus autores y directores. Finalmente hemos concluido que las respuestas no estan sino en el interior. Creadores como Woody Allen, quien a su vez ha aprendido a vivir en el proceso creativo y a extraer de el un modo de ganarse la vida, han colaborado a pavimentar el camino del autoconocimiento. Crear resulta de un proceso de catarsis personal, que está arraigado en la necesidad de expresar la propia perspectiva de la vida, las emociones que se derivan de dicha experiencia. Es muy 'fácil' dictaminar lo que es correcto o incorrecto, bueno o malo, calificar un proceder como adecuado o inadecuado. Nadie ostenta el hipotético rango para pontificar desde un púlpito sobre la idoneidad o no de tal o cual cosa. Y quien ha pretendido atribuirse ese estatus -las iglesias- ha sido para utilizarlo privilegiadamente y con infamia. Se atrevieron incluso a decir que nacíamos con una tara, un pecado original que debía ser perdonado por medio del bautismo. Delirante, verdad?

Que los niños pasan demasiado tiempo frente a la tele no es ni malo ni bueno. Simplemente sucede. Por mucho que desde la barrera se vean mas claras las cosas, lo cierto es que cada persona tiene que experimentar la existencia en el contexto que le toca vivir. Cada familia es un universo. Desear una pauta homogénea en el desarrollo infantil obedece, mucho me temo, a una necesidad de implantar un orden generalizado en un entorno considerado como desordenado, de otorgar estructura a una experiencia vital des estructurada y percibida como amenazante, en la infancia.

- Creo que te estas yendo por las ramas. Ver demasiada televisión no es bueno para el normal desarrollo de un niño. No hay que ser muy inteligente para extraer esa conclusión.

-¿Y que es 'normal' para ti? Te recuerdo que en la idea del desorden se hallan las raíces de los totalitarismos. Seguro que recuerdas que el fascismo tiene sus orígenes en la intolerancia ante la diversidad, considerada como anormal. Cuando somos intolerantes lo primero que hacemos es juzgar al otro por su aspecto, su comportamiento, sus costumbres. ¿Y por que somos intolerantes? Porque tenemos miedo. Tu que estudiaste antropología sabes que la evolución de los homínidos ha sido vertiginosa respecto al lento desarrollo que los homínidos venían observando desde su aparición hace un millón de años. Hace menos de 30 mil años que aparece sorpresivamente en escena el Homo Sapiens Sapiens, el hombre de Cro Magnon, un estadio evolutivo de la especie para el que Darwin no halló explicación. Se contentó con dictaminar que faltaba por encontrarse el eslabón perdido en dicha cadena. 

Hasta entonces, el estadio previo de la cadena evolutiva de los homínidos ( homo erectus?) utilizaba el miedo para protegerse de las inclemencias del tiempo o de los hipoteticos depredadores, asi como  para proveerse del sustento. Era un ser esencialmente intuitivo, sensorial y altamente conectado con los ritmos de la naturaleza. Desde que fuimos misteriosamente provistos de un neocortex y de una capacidad craneal mayor, pensar y estresarnos fueron uno. Los códigos que manejamos (circulación, lenguaje escrito, por no hablar de las nomenclaturas, abreviaturas, acrónimos...el impacto audio audiovisual que nos bombardea en los supermercados, en los escaparates...todo eso no hemos sido capaces de asimilarlo. Nuestra herencia ancestral tribal todavía tiene un fuerte arraigo en nuestras costumbres. Un semáforo en rojo o un cinturon de seguridad, continuan poniendo a prueba nuestro umbral de tolerancia frente al aparente sinsentido de la existencia.

¿Somos nosotros los que dejamos solos a los niños frente a ella? Si. Es un hecho que les abandonamos frente a los dispositivos electrónicos (ante los que se desenvuelven curiosamente con una pasmosa soltura). Y ahora viene la pregunta del millón de dólares...¿Lo hacemos porque no queremos estar con ellos, porque necesitamos hacer cualquier otra cosa más entretenida, porque cada vez que lo hemos intentado no hemos sabido por donde empezar?, ¿ Y que es el entretenimiento sino un sinónimo de distraccion? ¿nos avergüenza reconocer que hemos perdido conexión con nuestro niño interno, porque hemos olvidado como se divierte un niño? Si. ¿No sabemos estar con ellos porque no tuvimos la oportunidad de sentirnos queridos  de pequeños por nuestros padres o tutores, porque arrastramos un abandono del que no queremos hacernos cargo y que nos impide sintonizar con nuestra innata y alegre naturaleza juguetona? Si. ¿Y fuimos abandonados porque quienes supuestamente debían divertirse, entretenerse con nosotros estaban demasiado ocupados ya fuese tratando de buscar una neurótica ocupación, un frenetico entretenimiento con la que sentirse realizados, ya descansando del agotamiento que les producía un trabajo monótono. Una ocupacion laboral tediosa (o enfermizamente absorbente) de cuyos estresantes efectos necesitaban evadirse dedicando el poco tiempo libre que les quedaba a alguna afición o pasatiempo? ¿Era ese un pasatiempo (hobby, etc...) que quiza jamás compartían contigo -y si lo hacían no era sino para involucrarte en él hasta el extremo de inocularte la ansiedad y frenesí que dicha afición les generaba a ellos? Si. 

- Pero ¿No es esto una pescadilla que se muerde la cola?

-Si.

- Me estás poniendo nervioso.

- Eso es precisamente lo que pretendo.

- ¿Es éste un juego de locos?

- No. La locura es precisamente el estado mental en el que te has movido hasta que has tomado consciencia del infierno en el que ha consistido tu vida. ¿De que escapas al denostar la televisión con tanto fervor? ¿Acaso no huyes de un sistema social de cuya naturaleza asfixiante tienes perfecta consciencia? Si juzgas serás juzgado. Lo digo por experiencia. 

- yo tengo unos principios y me atengo a ellos.

- Quien necesita de unos principios es porque considera amenazante algo de lo que necesita defenderse. Y de la defensa al ataque media un suspiro. Y ¿Que es un juicio sino un ataque?

Nuestros hijos se obstinan a pesar de nuestras buenas intenciones, en no amoldarse al rigido esquema de vida en el que sin darnos cuenta tratamos de hacerles encajar. ¿No dejas de culparte por no haber materializado todos los sueños, todas las promesas que te hiciste en tu juventud? ¿Tratas de olvidar tu frustración  ahora con alguna adicción? ¿Tratas de abanderar alguna causa con la que redimirte de tus tormentosas frustraciones? ¿Tratas inconscientemente de proyectar en tus descendientes todas las expectativas frustradas con el firme propósito de que puedan acceder a aquello que consideras que injustamente se te negó? Quien ha estado permanentemente tratando de ofrecerles o concederles a sus hijos o sobrinos todo lo que no tuvieron no es muy diferentes de quien,  por el contrario, ha estado tratando de disuadirles - con mayor o menor fortuna y por supuesto que con toda la mejor intención del mundo- de experimentar todo lo que etiquetaron como corrupto, degradante o perverso. Ambos han huido de un esquema para construirse otro. El problema no es si los principios son buenos o malos. El problema son los principios, los anquilosasteis esquemas, los juicios sumarios, la inflexibilidad y la incapacidad para aceptar la diversidad, proceda de donde proceda.

¿Has descubierto que tus hijos también son secretamente adictos a huir de sus sentimientos? ¿Acaso tienes la vaga sensación de que escapando de unas doctrinas caducas has acabado construyendo las tuyas propias?¿Tienes el valor de reconocer que parapetandote tras los muros de la fortaleza de tus propios principios, es decir, huyendo de Guatemala, has ido a parar a Guatepeor? Si es así, Bienvenid@ al puerto de los afligidos y desconsolados. De aquí solo se zarpa rumbo a la aventura!  Cuando has tocado el fondo del estaque de tu insatisfacción -y solo entonces- es cuando ya solo te queda, cual Ave Fénix, renacer de tus cenizas.  Convendrás que para que eso suceda tiene que haber mediado previamente un fuego de cuyas brasas solo queden esas cenizas. Y el fuego, ya sabes, es considerado ancestralmente un agente purificador. Quema todos los adulterantes, aditivos, y demás energías saboteadoras a las que tanto te has aficionado. Sacudete la ignominiosa comodidad y la necesidad de seguridad y sube, liger@ de equipaje mental, a bordo de lo inesperado, el buque de la esperanza. Somos muchos los que estamos en el muelle de la tolerancia y la compasión, esperando al tren. Es tiempo de dejar de juzgar. Es tiempo de compasión, tiempo de aceptarnos unos a otros, de recordar y reconocer nuestra eterna e inmortal esencia. La preocupacion por el impacto de cualquier dispositivo electronico en la atencion de los niños, pasara. En el balance general, desde una perspectiva mas amplia, lo que importa, lo que queda es la energía que nos anima, el amor. Y ¿Qué es el amor sino compasión, comprensión y tolerancia? Si existe eso no hay nada que temer. Mas allá de los dementes juicios de valor emitidos por nuestros egos, está la inmutable naturaleza que compartimos y que es amor. Todo lo demás, ahora mas que nunca y a estas alturas, sobra. Con tolerancia todo lo demás es irrelevante. Nada se pierde. Todo se transforma.

 

 

jueves, 26 de enero de 2012

Montescos y Capuletos

Estas leyendo estas palabras y no es casualidad...no las lee todo el mundo. No cualquiera esta ahora aqui, conmigo. Cada vez siento que te conozco mas. Y eso sucede porque yo me estoy conociendo mas cada vez...al buscar en los tresijos de mi inconsciencia me encuentro con la tuya. Solo sintiendo mis frustraciones comprendo las tuyas. Solo tocando fondo puedo sentir tu dolor. Es entonces cuando te acepto. A pesar del dolor que hayas causado. Porque yo también he levantado ampollas, yo también he herido sin saberlo. Yo tambien he sido un ignorante. Temeroso de la vida. Por eso te comprendo. Te acepto en la medida que me acepto a mi. Y no me amo porque conozca mis limitaciones, como comúnmente se dice, sino porque conozco mi ilimitada eternidad. Solo reconociendo mi eterna santidad reconozco la tuya. Y solo amandote, puedo sentir el amor en mi. Estas palabras van dirigidas a ti que estas leyendo ahora. Es un mensaje instantáneo, como dicen. Y lo es porque su contenido es eterno, inmutable, no variara por mucho tiempo que pase (si es que el tiempo pasa...) Ya nos conocemos. Desde siempre. Tu caminas por la misma tierra que yo. Respiras el mismo oxigeno que yo. Bebes la misma agua que yo. Sientes el calor del mismo sol que yo. La misma luna nos deja absortos en la noche. El mismo manto de estrellas nos cubre cuando la misma luna esta ausente. Mis lagrimas son tan saladas como las tuyas. Si me pinchan me duele como a ti. Si me juzgan me siento intimidado como tu. Somos tan iguales...me inquieta el ruido del torno de un dentista como a ti. Se me taponan los oídos en el avion como a ti. Somos tan iguales que decidimos un día probar a ser diferentes. Nos vestimos con colores de piel diferente, nos atribuimos un sexo compatiblemente diferente, decidimos hablar lenguas diferentes, vivir en entornos diferentes...todo eso hicimos para conocernos mejor, para disfrutar de aspectos diferentes. Pero por el camino nos enfrentaron. Nos dijeron que éramos opuestos, que éramos distintos...y nos lo creímos. Me dijeron que eras peligroso y me lo creí. Aprendí a defenderme de un hipotético ataque tuyo o de los de tu clan. Todo lo hice para diferenciarme de ti. Tanto me creí que eras una amenaza, que se lo transmití a mis hijos. Y mis hijos a los suyos. Y uno día todos olvidamos que un día habíamos sido iguales, los mismo....uno para todos. Pero ahora que me acuerdo, no tengo nada verdaderamente contra ti. De hecho te admiro. Y te bendigo. Respeto tu camino. Respeto tus decisiones, porque ahora respeto las mías. Hay un sitio para mi igual que lo hay para ti. Este universo es nuestro hogar y todos sus rincones (mundos)están llenos de vida. ¿Vida Inteligente o no? Poco importa. Vida a fin de cuentas. Amor a fin de cuentas pues que es la vida sino fruto de la atracción de los compatibles, de la union de los que se atraen, de los que se aman... Llora por el dolor que hay en tu corazón y ríe luego por la alegría de despertar de una pesadilla que creías era real. Todo eso ha sido vivir aquí. Cose tus heridas. Tus cicatrices son señales de ti experiencia en el infinito viaje por los mundos de Dios. Hay tanto por vivir...

miércoles, 25 de enero de 2012

Al fin del camino



El fin del sufrimiento está cerca...sabes que no puede durar mucho más. Sabes que esta tensión no es sosteniblle. Y sabes que ya no quieres que te den un caramelo para distraer la tensión acumulada y reprimida. Quieres volver a ser alegre, verdad?. Sin aditivos. Sin conservantes. Quieres recuperar la alegría por vivir, la que en algún momento pudiste expresar en tu infancia (aunque fuese luego censurada) La paz está a tu alcance. Tu eres el agente pacificador. La paz está dentro de ti. Regálanosla. No esperes a que alguna viga del teatro que se está derrumbando te caiga encima, no esperes a que las circunstancias te pongan contra las cuerdas. No necesitas un ultimatum.

Sacude la mierda heredada que cubre al niño/niña que eres. Devuélveles ahora la camisa de fuerza que confeccionaron para ti los que te precedieron. Una camisa de fuerza que no tuviste más opción que ponerte cuando, después de nacer, tomaste la valiente decisión de sobrevivir a sabiendas de que este momento actual llegaría. El momento de presenciar el fin de la represión. El renacer a la libertad. Mientras eso sucede, recupera de la consigna del teatro tus sentimientos, y a cambio devuelve esa camisa de fuerza que ya no aceptas.

Todos queremos volver a sentir.
Gírale la cara al los Freddy Krueggers de turno. Ya no necesitas seguir rindiéndoles pleitesía. Los agoreros y aguafiestas, los violentos y dominantes tendrán su propio mundo donde seguir experimentando su inconsciente necesidad de subyugar y someter. Para todos hay un lugar que se ajusta a sus anhelos.

Lo creas o no, estos momentos son el preámbulo de una gloriosa etapa de nuestra existencia como humanos. La casa, nuestra amada Madre Tierra, está culminando un proceso de regeneración. El cuarto oscuro donde hemos acumulado las bolsas de basura, está siendo aireado. Las paredes del nuevo hogar necesitan ser rascadas para poder pasarles una nueva mano de pintura. Alguien ha descubierto toda la porquería acumulada debajo del sofá y de la alfombra tras años sin limpieza a fondo. Probablemente ha sucedido mientras unos niños (siempre los niños) buscaban un juguete extraviado. Levantar y sacudir la alfombra en busca del juguete ha provocado que el polvo acumulado se levante y se esparza por toda la casa. Fantástico!
Alguien dijo una vez que algo tiene que cambiar para que todo siga igual, para que el flujo natural de la vida pueda continuar. Y eso es precísamente lo que está pasando.

¿De qué tienes miedo? ¿Qué escondes que te provoca tanta vergüenza? ¿Que consideras tan amenazante hasta el punto de necesitar atacarlo?
Sé honesto contigo mismo/a y te harás un favor. Todo este aparente caos tiene más que ver contigo de lo que imaginas.
Es tiempo de hacer revisión de daños. Todo lo demás (la efectividad, la razón, la lógica, la competencia, la competitividad, las expectativas, las metas, los plazos de entrega…) es irreal, no existe más que en el sótano (subconsciente) de tu mente.

¿Qué te duele? ¿Desde cuándo te duele?…
La libertad, la alegría de vivir, de simplemente Ser, está escondida detrás de todas las vergüenzas. Confiésatelas, siéntelas y abrázalas y estarás abrazando al niño interno, tu cuerpo emocional, que pide el reconocimiento que nunca tuvo. Ahora tu eres responsable de él /ella. Escúcha a tu corazón. Abre tu corazón...y hallarás el perdón que buscas, tu propio perdón.
Este es el fin de un largo camino. El destino de la Tierra lo marca. Su personal transición por la dualidad ha concluido. Un ciclo concluye y otro se inicia.

Discúlpame.
Lo siento.
te amo
Gracias.

lunes, 23 de enero de 2012

Liberando el esfuerzo en tu vida


Queridos amigos,
Hoy estamos reunidos aquí para traeros un mensaje de amor y de esperanza, mientras vemos cuántas dificultades estáis experimentando en esta época. Yo, quien está hablando, soy Jeshua, pero hoy represento mucho el aspecto femenino de la energía Crística.
En esta época, comenzando desde hace aproximadamente cuatro meses, hay una enorme afluencia de energía femenina en el reino de la Tierra. Esta ola de energía ayuda a originar un nuevo nacimiento, un renacimiento de vosotros así como también de la Tierra. Quisiéramos hablar un poco más acerca de los acontecimientos actuales, los cuales a menudo crean resistencia, disonancia e inseguridad dentro de vosotros.
Todos vosotros estáis envueltos en una profunda transformación interior. Ésta ha sido vuestra elección consciente. Había un deseo en vuestro corazón, incluso antes de que naciérais, de eliminar el pasado y de abrir paso para que una nueva realidad energética naciese en la Tierra. Vosotros sabíais de antemano que esta vida os iba a ofrecer las mayores oportunidades para el crecimiento y la sanación. Sentísteis, antes de que comenzárais esta vida, que la Tierra iba a llegar al final de un largo ciclo de abuso de poder y destrucción.
Vosotros habéis sido parte de este ciclo, en muchas vidas pasadas en la Tierra, y ahora vosotros, así como también la Tierra, habéis alcanzado un punto de partida, una oportunidad para completar el ciclo y seguir avanzando. Es por esto que quisísteis nacer en esta edad y tiempo, porque esta oportunidad sólo podía ser tomada mientras se viviera en la Tierra. El ciclo sólo podía llevarse a fin encarnándoos una vez más e integrando las energías de todo este ciclo en esta vida. ¡¿Os preguntáis por qué es difícil a veces?!
Antes de que pudiérais incluso comenzar esta misión de un modo mínimamente consciente, primero teníais que nacer en un cuerpo humano, dentro de una personalidad, algo que es inevitable. Y parcialmente sería moldeada por influencias externas tales como vuestros padres, vuestra comunidad más cercana, ya que quedáis influenciados y parcialmente hipnotizados por las convicciones, paradigmas, dependencias y las ansiedades de quienes os crían. Generalmente, estáis rodeados por energías viejas y sofocantes, procedentes de una tradición de miedo y de inconsciencia. Vuestra energía del alma original se ve limitada y con frecuencia se esconde por algún tiempo.
Ahora, ha sido vuestra intención para esta vida el alzaros por encima de estas restricciones y liberaros de esto, y no sólo por vosotros mismos, sino también para ser el puente viviente hacia un nuevo nivel de conciencia en la Tierra. Vosotros estáis aquí por vosotros mismos, pero a medida que vayáis creciendo y evolucionando estáis ayudando a elevar la conciencia de la humanidad. Estáis sosteniendo el movimiento de la Tierra como un ser espiritual y contribuyendo a desarrollos que afectan a todo vuestro sistema solar y más allá.
Pero para ser parte de esta transformación y realizar una contribución a esto, primero tuvísteis que encarnaros en una personalidad/papel terrestre, con todas las cargas arrojadas sobre su falda, que la tradición implica, para que tratéis con ellas. Sois valientes guerreros en verdad. Nosotros os amamos. Y ahora habéis llegado a un punto en el que verdadera y profundamente deseáis soltar lo viejo. Ya no podéis tolerar más la energía del pasado. Estáis en pleno trabajo de parto, naciendo nuevamente en este verdadero cuerpo en el cual habéis vivido por décadas, pero como un nuevo Yo. En realidad estáis en el proceso de reencarnaros otra vez mientras estáis en este cuerpo, pero ahora como el ser superior, el yo expansivo que conscientemente quiso estar aquí para tomar esta oportunidad de finalizar el ciclo.
Ahora es vuestro deseo permitirle a vuestro conocimiento interior más profundo, vuestro verdadero ser, nacer en la Tierra y manifestarse con alegría y creatividad. Este deseo radical y aún ‘predeterminado’ os ha traído al lugar en el que estáis ahora y nosotros sabemos que es difícil. Estáis volviéndoos –como un calcetín– del revés, no dejando ni una piedra sin dar vuelta, y para los demás puede parecer que estéis marchando al ritmo de un tambor intangible.
Una enorme batalla entre lo viejo y lo nuevo está teniendo lugar dentro de vosotros. Estáis llevando lo viejo a la tumba, pero antes de que podáis hacerlo así tenéis que poder mirarlo a los ojos y hacer las paces con eso. De otro modo no descansará en paz. Tenéis, pues, que enfrentar y aceptar la oscuridad en vosotros y en el mundo, antes de que podáis alzaros victoriosos sobre ello y ser libres. En realidad, no existe tal cosa como la oscuridad, pero mientras os sintáis amarrados a pesadas emociones de aflicción, miedo e ira, parecéis estar tratando con los demonios de la oscuridad. Sin embargo, estáis tratando principalmente con vuestra propia resistencia de mirar a estos demonios a los ojos, de enfrentarlos y aceptarlos como presencias viables. Ellos son una parte de vosotros, vuestra parte herida, frustrada y extraviada. ¡Ellos están llamándoos para que los reconozcáis y los comprendáis, para que así puedan irse! ¡Vosotros sois sus guías, no sus enemigos! Mientras os resistáis a ellos, ellos golpearán a vuestra puerta incluso más fuerte. Sólo cuando sean abrazados por vuestra amorosa compasión ellos podrán encontrar paz y ser puestos a descansar.
A medida que pasáis por este inmenso proceso purgatorio de enfrentaros a vuestros propios demonios internos y hacer espacio para lo nuevo, vuestro cuerpo se va viendo afectado por los movimientos de vuestra conciencia. Puede reaccionar de extrañas maneras, ocasionándoos molestias y dolor, pero generalmente todo es pasajero. Es parte del proceso purgatorio. Emocionalmente, pasáis por altos y bajos y os enfrentáis con profundos miedos y dudas a medida que todo lo familiar parece desmoronarse como un castillo de arena entre los dedos, en cierto momento. Tenéis que soltar todo eso. No hay equilibrio entre lo viejo y lo nuevo. Esto es un verdadero nuevo comienzo. La única brújula que podéis seguir es vuestra propia alma. Especialmente los trabajadores de la luz, quienes sois los pioneros, encontraréis poco o ningún apoyo y reconocimiento de vuestro entorno. Tenéis que confiar en vosotros mismos. En el fondo sabéis hacia dónde estáis yendo. Planeásteis esto antes de vuestro nacimiento. Vuestro conocimiento innato e instintos en esta área os llevarán a casa.
Como un ser humano en la Tierra, habéis sido hipnotizados por los sistemas de creencia colectivos y la energía traumatizada que rodea la Tierra. El concepto humano colectivo de vida fomenta la idea de que vivir consiste en esforzarse y sufrir. “Tenéis  que luchar para sobrevivir, no podéis confiar e vuestros compañeros humanos, necesitáis estar atentos todo el tiempo”. Todas estas creencias y estructuras emocionales ahora asoman a la superficie, especialmente ahora que vosotros pretendéis desanudarlas. A medida que queréis confiar y rendiros, vuestros hábitos de desconfianza y control elevan sus cabezas y protestan. A medida que queréis abriros y expresar vuestra inspiración más profunda, el miedo al rechazo parece bloquearos y dejaros mudos. Un montón de conflicto interno está teniendo lugar, causando confusión en vuestros corazones. Los viejos patrones de pensamiento no mueren fácilmente cuando están incrustados en vuestra forma de ser. Éste es un proceso gradual y estáis avanzando. 
La clave para recordar es que no podéis superar lo viejo esforzándoos o luchando.

Soltando el esfuerzo


Habéis pasado por muchas vidas en la Tierra en las que el esfuerzo era vuestro segundo nombre. Muchas veces habéis tratado de encender la luz de la conciencia en la Tierra y muchos os visteis inspirados por la conciencia Crística en cualquier forma que haya tomado. Os emocionásteis profndamente por vuestra inherente visión de un mundo mejor, basada en la igualdad, la paz y la armonía. Al mismo tiempo os encontrásteis profundamente envueltos en la lucha: a menudo sentíais que erais diferentes, y teníais que encontrar vuestro propio modo en la vida. Tuvísteis que luchar para comprenderos a vosotros mismos, y luego para expresaros en un mundo que, nuevamente, parecía marchar al ritmo de un tambor diferente. Vosotros érais los “extraños” para decirlo de algún modo, adelantados a vuestro tiempo, y en muchas vidas fuisteis perseguidos y rechazados violentamente por vuestra forma diferente de mirar las cosas. Por lo tanto, la espiritualidad y el esfuerzo parecen ir de la mano para vosotros.
Lo que se os pide ahora es que liberéis ese esfuerzo. Ésta es una época diferente. Éste es vuestro momento. No estáis aquí para luchar o para defenderos o para convencer a nadie. Están aquí para liberaros y rendiros a vuestro renacimiento, al de vuestro Ser superior que ha estado esperando que esto suceda.
Muchos de vosotros ahora sentís que en vuestra vida hay mucho esfuerzo y resistencia, como que las cosas no están fluyendo fácilmente. Lo que realmente necesitáis hacer es ir incluso más adentro de vosotros mismos y relajaros dentro de ese Ser Interior infinito que no es de este mundo. Vuestra energía del alma está disponible para vosotros y puede ayudaros a recordar por qué estáis aquí. Recordad cuán claramente sabíais, antes de lanzaros a esta vida, que ésta sería una vida profunda y significativa, incluyendo las frustraciones y dificultades. Recordad que vinísteis aquí no para luchar sino para liberar todo el esfuerzo y volver descargados del mismo al Hogar. Y el Hogar está en el aquí y ahora, allá donde habita vuestra conciencia. Estéis donde estéis, yace la posibilidad de liberar y soltar el esfuerzo. Podéis aceptar el lugar donde estéis en este momento, y desasiros de las expectativas. Esto es lo que sois ahora. Colocáos detrás de vosotros mismos y consolaos con el conocimiento de que estáis muy cerca de lo que vinísteis a hacer aquí.
Para triunfar, sólo necesitáis renunciar a vuestra resistencia, la idea de que tenéis que progresar a través del esfuerzo. Estáis tan limitados con la idea de crecer a través del dolor que en realidad pensáis que estáis haciendo un buen trabajo cuando en realidad estáis sufriendo y trabajando duro en vuestro crecimiento espiritual. Sin embargo, especialmente cuando os enfrentáis con energías pesadas y densas del pasado, la solución es encontrar un punto de quietud interior. No es “hacer algo” sino refugiarse en un punto de neutralidad, conciencia neutral, “sólo ser”. Desde ese punto, seréis capaces de observaros y no trataréis de cambiar lo que sois. Sólo os permitís ser.
Admitir la energía femenina dará lugar a la pregunta de cómo el flujo de dar y el flujo de recibir se relacionan uno con otro en vuestra vida. ¿Podéis hacer lo que sentís que es correcto para vosotros sin preocuparos por las expectativas de las otras personas o por vuestras propias exigencias interiores? ¿Podéis realmente cuidaros a vosotros mismos y daros todo lo que verdaderamente anheláis en vuestra vida? Esta no es la pregunta típica de un trabajador de la luz. Vosotros habéis estado enormemente enfocados en el mundo externo, queriendo cambiarlo, mejorarlo, etcétera. “¿Cuál es mi misión en la Tierra?” os habéis dicho y “¿Cómo puedo contribuir para mejorar el mundo?” – éstas son vuestras preguntas favoritas. Y a menudo abordáis estos temas con una actitud guerrera que se ha vuelto una segunda naturaleza. La idea de que estáis aquí también para nutriros a vosotros mismos, para disfrutar y moveros con el flujo de la vida, ¡es difícil de asimilar para la mayoría de vosotros! La culpa hace estragos en vosotros. Si reconocéis esto, significa que hay un desequilibrio entre dar y recibir en vuestra vida. Estáis dando demasiado.
Si estáis dando mucho, trabajando para el bien de los demás y sintiéndoos muy responsables por sus necesidades, con frecuencia estaréis esforzándoos dando demasiado. Tenéis problemas en recibir y estáis perdiendo de vista vuestro propio aspecto humano. Probablemente terminaréis frustrados y vacíos. Para equilibrar la energía masculina y femenina, necesitáis captar ese flujo de vivir en el cual os sentís inspirados y alegres por lo que hagáis sin sentiros presionados a hacerlo así. Cualquier tipo de presión indica falta de libertad, que estáis atados a las expectativas de resultados. Cada vez que sintáis presión, apartaos y entrad en la quietud.
Especialmente en estos meses, en realidad durante toda la segunda mitad del 2007, mucho se está moviendo a nivel interno en los trabajadores de la luz, y ahora puede ser difícil encontrar el modo adecuado de expresarse o de manifestarse. En tales momentos, en lugar de tratar, esforzarse y empujar, es más fácil, más liviano, más sabio permanecer calmos y no hacer demasiado en absoluto. Tan sólo sentid lo que está sucediendo dentro de vosotros. Este nuevo nacimiento por el que estáis pasando pide mucho de vosotros en todos los niveles, emocionalmente, mentalmente y físicamente, por lo que tal vez éste no sea el momento de expresaros y volcaros en el mundo externo. Rendirse es la clave aquí. Eso es todo de lo que trata la energía femenina.


Vais por buen camino y podemos aseguraros que los cambios por los que estáis pasando difícilmente puedan ir más rápido de lo que están yendo ahora. Especialmente cuando os sentís atascados y parece que ya nada suceda de manera fluida, grandes cambios están teniendo lugar a nivel interno. Confiad en esto esta vez, ¡dejad de analizaros constantemente! Acompañad el flujo y confiad.
Pensad en el proceso de nacimiento físico de un bebé. Las fuerzas fundamentales de la naturaleza van guiando este proceso. Como madres –si es el caso– no podéis controlar estas fuerzas, no podéis decidir cuándo vais a tener la próxima contracción. Lo que podéis hacer es, bien resistiros a eso o bien acompañarlo. Acompañarlo significa permitir que el dolor de la contracción pase por vosotros y confiar que se calmará en un rato y que podréis recuperar vuestra respiración de nuevo. Lo que podéis hacer es alinearos con el flujo interior de vuestros sentimientos y por lo tanto hacer que todo el proceso sea más fácil y apacible. Entonces, en lugar de juzgaros desde un punto de vista externo, de poneros a la altura de toda clase de expectativas y demandas, sentid lo que realmente está ocurriendo dentro de vosotros. Sentid la verdad de eso y ved cómo vuestra realidad externa refleja esto adecuadamente.
Ahora quisiera invitaros a viajar conmigo por un momento. Me gustaría llevarlos a una realidad futura la cual puede ayudaros a sentiros más relajados y confiados en el Ahora. Tan sólo viajen conmigo con su imaginación. Vamos a visitar la Nueva Tierra.

Visitando la Nueva Tierra
La Nueva Tierra es una realidad energética que gradualmente está encontrando más apoyo, gracias a vuestro trabajo interior. Ahora entremos en ese mundo y transportémonos a esa energía. Sólo imaginaos caminando por un bosque encantador con hermosos árboles centenarios y una suave brisa sobre vuestra piel. Sentís cómo las cargas del pasado, las cargas de vuestro presente actual, se han caído de vuestros  hombros. Sois diferentes. Ya habéis nacido a la Nueva Era. Os sentís ligeros, con un claro conocimiento interior, y os dais cuenta de que todo ha tenido sentido. Habéis aprendido de todas las situaciones y circunstancias por las que habéis atravesado y vuestra alma se ha vuelto profunda y sabia debido a ello. Os sentís ligeros y cómodos y vuestro corazón está abierto en alegre expectación. Disfrutáis de la naturaleza y a medida que sentís la Tierra bajo vuestros pies, sentís paz y calma. Algo ha cambiado en el planeta. Las personas ahora han aprendido a vivir en armonía con la naturaleza.
Ahora os estáis acercando a un poblado, una pequeña comunidad, en un área abierta que armoniza naturalmente con el bosque. Aquí es donde vivís. Sentís vuestro corazón abrirse al daros cuenta de quiénes viven ahí con vosotros. Ellos son vuestros amigos y compañeros de alma. Vuestros lazos mutuos son viejos, os habéis encontrado en muchas vidas anteriores y ellos son como hermanos y hermanas para vosotros. Siempre es una bendición estar con ellos. No tenéis que aparentar nada o esconderos en su presencia, simplemente podéis ser quiénes sois. Os sentís uno al otro fácilmente y habláis entre vosotros casi telepáticamente, usando muy pocas palabras.
Ahí también tenéis vuestra propia casa. Echadle una mirada. En alguna parte en aquel lugar hay un sitio sólo para vosotros y vais ahí ahora y os percatáis de algunos de los detalles de vuestra casa. ¿Es grande o pequeña, de qué materiales está hecha, y especialmente… cómo os sentís en la casa? La Tierra os ha ofrecido los materiales para construirla. Sentid cómo los colores, los materiales y la vista os nutre. Esta casa es una extensión energética de vosotros. Siempre que sintáis la necesidad de apartaros, acudid a esta casa. Os permite entrar en una profunda conexión con vuestro propio Ser, mientras sois sostenidos con seguridad por la Tierra.
Ahora vamos a echarle una mirada más de cerca al grupo de personas con el que estáis involucrados. En el centro de este poblado hay una plaza, donde la gente se encuentra y se reúne para realizar actividades mutuas. Este lugar sostiene la “energía de juntos” y ahora mismo está sucediendo algo ahí. Veamos de qué se trata. Os aproximáis a la plaza con una sensación de curiosidad y la gente os da la bienvenida con una sonrisa abierta y amorosa. Hay un gran círculo de personas tomados de las manos, y dos personas inmediatamente os hacen un lugar de modo que también podáis participar. Sentís una energía muy vibrante pasando por este grupo de la cual formáis parte. Sentís la unidad, la confraternidad y la alegría de que lo habéis hecho juntos. Ahora sois los habitantes de la Nueva Tierra y tenéis mucho por hacer. Participáis en varias actividades, en el área de la construcción, de la producción de alimentos, de la comunicación, de la vuestra área de experiencia. Pero todas las actividades son ejercidas en un ambiente de armonía que lo impregna todo. Sin esfuerzo, solo paz. Os dejáis guiar por vuestra intuición, en el momento e instante presente. También hay mucho espacio para el juego y la relajación.
Aquí estáis vosotros, juntos, y podéis sentir cómo cada uno de vosotros ha pasado por este proceso de nacimiento que describimos hoy. Una vieja identidad ha hecho sitio para una nueva presencia. Habéis nacido dentro de la luz de la Nueva Tierra.
Y ahora oís una llamada. Mientras estáis ahí, unidos con vuestros hermanos y hermanas, oíss una llamada de la vieja Tierra gritándoos. Es su llamada, desde el presente, mientras estamos sentados aquí hoy. Mientras estáis reunidos aquí, sintiéndoos a veces cansados y agotados por la intensidad del proceso de nacimiento, podéis pedir “allá” a vuestro futuro ser y a vuestra familia del alma amor y apoyo. Vosotros, en el futuro, podéis sentir esta llamada y podéis enviar amor y sabiduría a vuestro ser actual. Y podéis sentir que la energía de grupo en aquella realidad futura sabe exactamente lo que todos vosotros necesitáis ahora mismo, porque ellos han sido vosotros y han pasado esa noche oscura del alma.
Ahora cambiad la perspectiva y volved al presente. Estad en el lado receptor. Aceptad el amor y el consuelo de svuestra familia del alma, y regocijáos con el hecho de que vosotros en verdad “lo conseguísteis”. Sentid  el respeto que os estáis teniendo, porque sois en verdad aquellos que perseveraron y mantuvieron la fe en vosotros mismos mientras daban nacimiento a la Nueva Tierra. Preguntaadle a vuestro futuro ser si ella o él tiene un mensaje para vosotros. ¿Qué es importante que debáis saber ahora mismo? Dejad que la respuesta venga a vosotros, fácilmente, ligeramente. No tienen que ser palabras, o imágenes, sólo sientan la energía. Visualicen cómo vuestro ser futuro os toma de vuestras manos y os mira profundamente a los ojos, transmitiéndoos esperanza y confianza. Sentid cómo podéis verdaderamente liberar, acompañar el flujo del trabajo de contracciones y tomaros vuestro tiempo para integrar y arraigar las nuevas energías.
¡Nosotros creemos en vosotros! Tomadlo de a un día cada vez y atreveos a ser verdaderamente dulces y tiernos con vosotros mismos. Tan pronto como os volvéis duros y exigentes con vosotros mismos, al ser impacientes y críticos con respecto a vosostros mismos, os deslizáis hacia atrás, hacia la vieja energía del esfuerzo. Podéis liberarlo ahora, el tiempo está maduro para la dulzura y la bondad hacia vosotros mismos. Sed el rostro de la compasión para con vosotros mismos, y vuestro resplandor también bendecirá a los demás. Sed el ángel que sois y todo lo demás hallará su lugar.

Todo es uno

Conectar con tu niño/a interior


Queridos amigos,
Gracias por estar aquí hoy. Juntos celebramos la Nueva Era. Ya está presente y está creciendo y evolucionando debido a vuestra transformación interior. Vosotros sois los precursores, los pioneros que hoy ayudan a dar nacimiento a una nueva conciencia en la Tierra. En la etapa actual de vuestra transformación interior, todavía hay mucha confusión dentro de vosotros. Tenéis un pie en una nueva realidad, un nuevo modo de concebir y de experimentar las cosas. Pero la otra pierna está “en suspensión”, en un vacío para decirlo de algún modo. No puede retroceder a las formas viejas y familiares, pero al mismo tiempo tenéis miedo de hacer el cambio completo y de adelantaros y estar con los dos pies sobre el nuevo terreno. Este nuevo paradigma de conciencia es un territorio desconocido y no parece resonar aún con el mundo externo, los valores y hábitos tradicionales que aprendísteis en la escuela o en vuestro hogar.
Una gran parte de la sociedad aún parece abrazar sistemas de creencia viejos y gastados, alimentados por el miedo o por la necesidad de control. Pero un montón de cosas están cambiando y mucho de lo que antes era evidente se está desplomando y se está cayendo a pedazos. En las sociedades occidentales sobretodo, muchas personas experimentan una falta de significado, de sentido en sus vidas. La gente también ha comenzado a prestar mucha más atención a los aspectos interiores que a lo que sucede a su alrededor. Están interesados en la psicología y en la espiritualidad. Ellos están menos enfocados en el mero éxito externo y la riqueza material. Especialmente en las sociedades opulentas, la gente descubre que el éxito y la riqueza material no dan necesariamente la verdadera felicidad y el bienestar real. El éxito es diferente a la satisfacción. Vosotros os sentiréis verdaderamente satisfechos en vuestras vidas cuando seáis capaces de expresar y conectaros con vuestra propia energía del alma. Esto es lo que la creatividad es esencialmente: descubrir en qué consiste vuestra energía del alma y expresarla en la Tierra a través de vuestros talentos y habilidades únicos. Esto es lo que os hace estar verdaderamente felices por dentro, reconfortados y radiantes. Alcanzado ese punto impactaréis en los demás y ellos llegarán a ver quiénes sois vosotros realmente: un ángel de luz. Entonces os habréis vuelto un ángel que conscientemente trae luz al reino de la Tierra que tan a menudo se ve ensombrecido por ilusiones que os impiden ver la luz interior en cada ser vivo.
Todos habéis elegido estar aquí para dar forma a vuestra energía del alma en la Tierra. Especialmente en esta etapa de la historia no estáis aquí solamente para vosotros mismos. Vuestro desarrollo interior es tal que tenéis mucho para compartir con los demás. Actualmente, mucho está ocurriendo a nivel global y planetario. Enormes cambios de energía están teniendo lugar y pueden afectaros en vuestra vida diaria. Siempre que las personas alteran su conciencia y comienzan a pensar de modo diferente, desde el preciso momento en que se formulan nuevas preguntas y dudan sobre el orden existente, están invitando a una nueva energía a que acceda a sus vidas. Una nueva dinámica entrará y muy seguramente alterará drásticamente su forma de vida y circunstancias. Ahora, una parte de vosotros quiere esto y está constantemente tratando de lograrlo. Pero otras partes de vosotros se resisten a lo nuevo y no quieren dejarse llevar tan fácilmente. Estas son vuestras partes más temerosas y desconfiadas. La tensión interna y los conflictos que resultan causan una fisura en vuestra conciencia, y en la conciencia de millones de personas que están en el mismo proceso. Esto puede hacer que la atmósfera que envuelve a la Tierra a veces esté cargada de resistencia y tensión. Se trata en definitiva de resistencia al cambio y al movimiento, algo inherente a la condición de un Ser Humano. Incluso si vivís una vida muy consciente, podéis veros afectados por esta pesadez, porque todavía existen miedos y dudas que vosotros aún no habéis soltado.
¿Cómo tratar este conflicto interior y cómo soltar los viejos miedos y sistemas de creencia? ¿Cómo podéis conectaros con vuestra propia energía del alma y hallar un modo de expresarla en el mundo? 


Hoy quisiera abordar esta pregunta hablando un poco acerca del equilibrio entre las energías masculina y femenina dentro de vosotros.
Cada alma tiene acceso tanto a la energía masculina como a la energía femenina. Esencialmente, la energía masculina tiene que ver con el aspecto de manifestarse exteriormente en el mundo material. La energía masculina está relacionada con el enfoque, el discernimiento o sentido común y el poder de actuar. Os permite ocupar espacio, ser un “Yo” con límites y fronteras bien definidos. La energía femenina tiene, por el contrario, una inclinación natural a volcarse hacia el interior, hacia la dimensión interior de las situaciones y circunstancias. Está relacionada con los sentimientos, la inspiración y con trascender los límites del “yo” para conectarse con los demás. La energía femenina es fluida y receptiva y cuando se combina con la energía masculina, conduce a la forma más elevada de creatividad. El equilibrio entre las dos os permite realizar vuestro máximo potencial.
La energía femenina en cierto sentido es la energía de lo no manifestado, el reino del potencial. También es la fuente de verdadera inspiración, los deseos genuinos que brotan de vuestra alma. Vuestra energía femenina es el puente hacia el alma. Vuestra alma no tiene forma. Tan solo sentid esto. En este momento os estáis experimentando a vosotros mismos como habitantes de un cuerpo físico que os permite ser parte de esta realidad. Tenéis ojos, manos y sois masculino o femenino. Pero podéis sentir que, aunque esta forma de ser está ahora íntimamente ligada a vosotros, no es ni mucho menos todo lo que sois. Vosotros sois aquello que anima al cuerpo físico, la forma. Vosotros lo traéis a la vida desde adentro, lo ‘animáis’. Pero vosotros, en esencia, son amorfos, sois pura consciencia, una e indivisa. ¡Sentid la libertad y el arrobamiento de esto! Sentid como vosotros, en tal que consciencia, sois totalmente independientes de vuestro cuerpo y que habéis elegido libremente esto para ser parte de esta realidad por un tiempo.
Os habéis fusionado temporalmente con vuestro actual cuerpo por una razón. Estáis aquí porque queréis estar aquí. La energía libre, fluida, de lo femenino quiso entrar en una danza con la energía masculina de la manifestación y de la forma. La energía masculina le permite al alma entrar y experimentar esta realidad física específica. Ayuda al alma a expresarse creativamente en este reino particular de la Tierra. Las energías masculina y femenina son los ladrillos de la creación, y si ambas juegan juntas en paz y alegría producen belleza y satisfacción.
Sin embargo, en muchos de vosostros lo masculino y lo femenino han llegado a separarse artificialmente, a enfrentarse y no están trabajando bien juntos. Hablando rudamente, podéis tener tanto excesiva energía masculina como demasiada energía femenina. Si hay un excedente de la energía masculina es porque la energía femenina está siendo suprimida y hay demasiado enfoque en la manifestación en el mundo externo y en ser reconocido y valorado por los demás, un aborde típicamente masculino. Estáis aislados de vuestra energía del alma, el flujo viviente de los sentimientos y de las emociones que constantemente tratan de deciros (a veces gritaros) qué es lo que necesitáis y verdaderamente anheláis en cada momento. Si estáis demasiado identificados con la energía masculina, estáis consecuentemente  atrapados en las expectativas y demandas del mundo externo. Esencialmente, circuláis por el sendero de la inseguridad y tratáis de manejar esa inseguridad forzándoos a cumplir con las reglas que no son las vuestras propias. No os sentís verdaderamente seguros y nutridos por vuestra energía femenina y buscáis establecer una sensación externa de seguridad siendo competitivos y controladores. Todo esto os hace muy dependientes de cómo piensan, sienten y actúan los demás. Desconectados de vuestra guía interior original, adquirís un ego tenso y ansioso que constantemente necesita reconocimiento y desea ejercer dominio todo el tiempo. Vive por y para una falsa imagen de poder que inevitablemente asfixia al alma.


Las personas que tienen una preponderancia hacia lo masculino tienen miedo de rendirse a la naturaleza amorfa, fluida de la energía femenina. Por eso la han reprimido. En vuestra sociedad, que en conjunto tiene un excedente de energía masculina, este miedo es patente por el hecho de que las personas están neuróticamente ocupadas todo el tiempo. Ellos difícilmente se toman tiempo para si mismos, pasándolo libremente sin un propósito. Todo parece tener que estar ordenado y planeado, con una eficiencia casi compulsiva. También, cuando anhelan algo y verdaderamente sienten que quisieran que suceda un cambio particular en sus vidas, quieren actuar sobre eso inmediatamente. A menudo no os tomáis el tiempo suficiente como para permitir que una idea o propósito crezca y evolucione y gradualmente salga a la luz en vuestra realidad. Es como un proceso orgánico. La dinámica interna que se pone en movimiento una vez que establecéis vuestra intención de hacer o tener algo, está gobernada por un ritmo natural que no podéis forzar o controlar. Debido a una energía masculina dominante o desconectada os veis inclinados a pensar y a preocuparos demasiado. Vuestros pensamientos se elevan y caen como enloquecidos. Esto conduce a una inquietud general, a una sensación de vacío, de frustración y a una falta de inspiración en vuestra vida. No estáis confiando realmente en vuestra energía femenina. Ella parece querer dirigirse en una dirección muy diferente a la vuestra. Vuestras emociones os dicen, por ejemplo, que dejéis de forzar las cosas, que os toméis tiempo para vosotros mismos, y que os comuniquéis más abiertamente con los demás. Llegado un momento, no vais a ser capaces de seguir ignorando esta llamada de vuestra alma. Si únicamente tratáis de vivir desde la energía masculina, os estáis dirigiendo hacia alguna clase de crisis, ya sea enfermedad o alguna otra aflicción. Esta crisis esencialmente será una oportunidad final para encontrar un nuevo equilibrio entre lo masculino y lo femenino en vuestra vida.


¿Qué sucede sin embargo cuando, por el contrario, la energía femenina se vale demasiado por sí misma y no se conecta suficientemente con lo masculino, despreciándolo? Como opuesto a un ego tenso y dominante, esto conducirá a un ego débil y vacilante. Ser propenso a lo femenino significa que las situaciones fácilmente os superan, que son “demasiado” para vosotros. Estáis reaccionando a las energías de otras personas de un modo altamente sensible. Es difícil en esos momentos decir no y establecer límites claros alrededor de vosotros porque la energía masculina que gobierna el establecimiento del propio espacio no parece estar disponible para vosotros. Incluso es difícil saber qué es lo que queréis ya que sois fácilmente arrastrados hacia los estados de ánimos y deseos de los demás. Tener un excedente de energía femenina significa que sois empáticos y que es fácil para vosotros entender lo que otras personas sienten. También sois capaces de ir profundamente adentro de vuestras propias emociones y estados de ánimo, pero os sentís realmente incapaces de expresaros emocionalmente y creativamente en el mundo. No tenéis suficiente acceso a las energías masculinas de conciencia de uno mismo, incapaces de sosteneros por vosotros mismos y sentiros centrados y enfocados. La energía femenina, la cual es naturalmente fluida y receptiva, necesita estar anclada a un “yo” bien definido. Esto es lo que la energía masculina le puede dar, si la parte femenina está dispuesta a confiar en él y a soltar su miedo a ser un “yo” separado con sus propias necesidades y límites claros. Esto es temido por la energía femenina en muchas personas, especialmente mujeres, porque a las mujeres se les enseña que es bueno ser sensible, dulce y sumisa (mientras que a los hombres se les enseña que es correcto ser firme y competitivo). Pero si ellas no desarrollan esa habilidad masculina consistente en estar centrado dentro de su propio ser, su energía creativa será derrochada y fragmentada. Su energía del alma no será expresada adecuadamente y esto crea tristeza en el alma, causando melancolía y depresión.


Esta era pide un reequilibrio de las energías masculina y femenina. Es importante comprender que lo femenino en cierto sentido es básico o primario. No quiero decir esto en el sentido de “mejor” o “superior”. Lo femenino y lo masculino se relacionan uno con otro como está representado en el símbolo yin-yang: ambos son iguales y complementarios. Pero la energía femenina dentro de vosotros es el puente hacia vuestra alma, vuestra esencia sin forma. Al conectaros con vuestro aspecto femenino, os abrís a vuestra inspiración más profunda y entráis en contacto con vuestro propósito de estar aquí.
Sólo imaginad que os estáis conectando ahora con vuestra energía femenina. Imaginad que ella se asienta en vuestro corazón. Sentid una energía suave, cálida en vuestro corazón que es muy familiar para vosotros, muy cercana a quienes sois. Sentid esa energía en vuestro corazón y ahora imaginad que ella crea una apertura detrás de vuestro corazón. Desde ahí ella se conecta con la luz, la luz de la Fuente, la luz de vuestra alma. Tomaos un momento para sentir esto. Tal vez estáis viendo figuras como la de un ángel o de guías, no importa qué es lo que veáis. Tan solo necesitáis sentir la presencia de la ayuda amorosa, cósmica, la presencia del Hogar. Así es como canalizáis vuestra energía del alma. Tan sólo sentid la delicadeza y lucidez de esa energía. Entrad en vuestro corazón y ahora podéis notar lo cerca que nosotros realmente estamos de vosotros. Nosotros “desde el otro lado” somos parte de una realidad que pasa directamente por la vuestra. En realidad vosotros ahora mismo sois parte de la otra realidad. Vuestro ser más grande o superior está ahí ahora mientras se funde con vosotros en la Tierra.
Ahora imaginad que estáis llamando a la energía masculina dentro de vosotros. Le pedís a esta energía que os ayude a arraigaros y a conectar totalmente vuestra energía del corazón a la realidad de la Tierra. Sentid el poder de la energía masculina fluyendo dulcemente y fácilmente dentro de vuestros brazos y piernas. Crea claridad en vuestro ser, conciencia de uno mismo y enfoque. Sentís cómo se ancla vuestra energía del corazón a vuestro cuerpo físico y a la Tierra. La energía masculina os da la cualidad del coraje, el discernimiento y la estabilidad. Comprended que vuestro aspecto masculino ama conectarse de este modo con el aspecto femenino. Quiere servir a la energía femenina, permitirle a la energía del alma encarnarse en el tiempo, en el espacio y en la materia. Protegida y envuelta por la energía masculina, la energía femenina se siente segura y alegre. Sentid como el cielo y la Tierra se conectan dentro de vosotros.
Vayamos un poco más adelante en nuestro viaje interior. Ahora imaginad que estáis caminando por un hermoso bosque. El cielo es azul profundo. Es otoño y los árboles están comenzando a perder sus hojas. Sin embargo el sol aún se siente cálido sobre vuestra piel. Disfrutáis caminando ahí y después de un tiempo encontráis un precioso lugar donde sentaros un momento. Tal vez haya un banco o un buen lugar debajo de un árbol. Os sentáis y os quedáis quietos. Respirad conscientemente y liberad cualquier tensión que sintáis en vuestro cuerpo. Sentid cómo la Tierra os transporta. Llegad a estar tranquilos y serenos por dentro. Luego escuchad en el aire el sonido de voces risueñas de niños. Esto os emociona y os hace sonreír. Notáis que dos niños están caminando hacia vosotros. Son un niño y una niña. Y ellos caminan hacia vosotros con determinación, porque quieren daros algo.
Ahora ellos están a vuestro lado y sus rostros lucen felices y despreocupados. A continuación la niña da un paso hacia adelante y os da algo. Puede ser alguna cosa pero no tiene que serlo. Ella también puede simplemente irradiar algo con su presencia o a través de sus ojos, recordándoos. ¿Qué es lo que os recuerda? ¿Qué cualidad ella está vibrando mientras os mira a los ojos? Lo que ella os da energéticamente es más importante que lo que ella os da físicamente. Absorbed su energía y agradecedla. Luego pedidle que se siente junto a vosotros en vuestro lado izquierdo. Ahora os enfocáis en el niño, quien también quiere daros algo. Lo miráis y recibís su regalo. Puede ser un símbolo, un objeto o un sentimiento, o tal vez simplemente os toca y instintivamente ‘sabéis’. Sentís su mensaje y lo tomáis. Le agradecéis y lo invitáis a sentarse en vuestro lado derecho.
Sentid cómo estos niños son parte de vosotros. Ellos siempre están a vuestro lado para recordaros quiénes sois. Sus singulares cualidades os pertenecen. Ahora tomadles de las manos, sostenedlas en vuestro regazo, y dejad que cualquier cosa de vuestro interior que sintáis vieja y gastada se disipe. Miedo, preocupación, melancolía, sólo imaginad cómo la Tierra se abre y os lo extrae. Se vuelve neutral en su útero. Permitid que las energías nuevas y frescas de los niños entren en vuestro campo de energía y recuperad vuestro deleite por la vida y vuestro sentido inocente de magia y de confianza. Cuando hayamos vuelto al presente en un momento, no tenéis que abandonar a estos niños. Ellos son parte de vosotros y mantienen viva vuestra inspiración e intuición original. Cada vez que os sintáis tensos, inquietos o insatisfechos, podéis conectaros con estos niños. Ellos pueden haceros saber cómo reequilibraros. Cuando vayáis a ese bosque nuevamente, o cualquier otro lugar que os guste, esta vez puede ser que veáis sólo a la niña o sólo al niño queriendo dirigirse a vosotros. Confiad en cualquier cosa de que os provea vuestra imaginación. Tan sólo sostenedlo claro y juguetón. No se supone que esto sea un ejercicio serio. Es sólo un juego. Es un medio para conectarse por dentro con las poderosas energías esenciales de lo femenino y de lo masculino.
Todos estáis trabajando para crear un nuevo equilibrio entre estas dos energías, que se han vuelto tan alienadas y mal comprendidas en vuestra sociedad. Cada vez que vosotros reconectáis las dos y recreáis ese equilibrio interno, estaréis irradiando esto hacia los demás y ayudáis a originar una conciencia más iluminada y más amorosa sobre la Tierra. Nosotros os agradecemos por esto. Os amamos profundamente.