jueves, 6 de julio de 2017

Derecho a expresarse



¿Movimiento LGTB=Ingeniería social para que aceptemos cococodrilo como animal de compañía? Sí. ¿Debe ser expuesto a la luz? Sí. ¿Conduce a algo hacerlo? Sí, siempre habrá conciencias permeables a ángulos de visión alternativos, con ganas de ampliar horizontes mentales. ¿Merece ser reprobado/juzgado? Tengo mis serias dudas...
He llegado a la conclusión de que Kinsey, siendo obviamente un enfermo mental, no es más que la punta de un iceberg muy antiguo, moldeado perversa, metódicamente y con ampulosidad por entidades oscuras/ocultas. Que se inflen las redes en estos momentos es parte del plan, uno muy antiguo, por mantener vivo el "dividi et impera".
No nos engañemos, gays, lesbianas y transexuales se fabrican en el mismo seno familiar, como consecuencia de décadas sino siglos de desamparo (=sin padre) En todo gay existe la pulsión por a) encontrar a Papá (expulsado del nido por mamá o huido en combate) y b) huir de mamá (viuda negra/mesalina, madre-pulpo absorbente que hace 100 años no podía ser madre soltera porque no era aceptable, pero que se desquita ahora que la caja de Pandora está abierta. Todo gigoló (Don Juan), por ejemplo, es un gay inconfeso (o combina ambas vertientes de la misoginia) que disfruta seduciendo a mujeres maduras (la proximidad con mamá da esa experiencia) a las que no necesita amar, solo cobrar (está acostumbrado a eso porque mamá le mantuvo). Pregúntale a cualquier gay si no durmió en la cama con su madre más años de la cuenta hasta asquearse de mujerío. Por no hablar de que, al igual que en las parejas hetero, también existen dos psiquis antagónicas/polarizadas (ergo complementarias) en una pareja homosexual (una estable, no así en las esporádicas): un pragmático/masculino=papá y un creativo/femenino (la loca/maricona)=mamá. Pero bueno, no tengo tiempo para pormenores...Por su parte las lesbianas-marimacho (las parejas lesbianas responden a la atracción de dos mentalidades complementarias) huyen de un padre violento y buscan en su pareja a una actriz/sustituta de la mamá postrada/sumisa, para escenificar su rescate de los tiranos que anden al acecho...Fíjate sino que cuando una mujer se separa, automáticamente aparece una amiga soltera y echada palante, 'hombrota' en sus maneras, que la protege y ampara (a ver si pica el anzuelo..) durante el duelo. Y eso no significa que todas las niñas que pasaron por un calvario semejante en casa se hagan necesariamente lesbianas. Pueden "quedarse en el armario" y simplemente emparejarse con un hombre frágil ("L'homme mou" Elisabeth Badinther) al que castigar psiquicamente y en el que vengarse de la tiranía de papá, sometiéndolo a sus dictados (y que no se se le ocurra moverse en la foto=rechistar). Del drama de esos hombres nadie habla... Todos somos gays o lesbianas en la medida que buscamos desesperadamente al papá ausente o huimos de su tiranía...imitándolo. Lo explicó profusamente Arthur Janov en su "Grito Primal" (1970) y ahora más recientemente en su "LIfe before birth", muy recomendable para todo el que quiera desmenuzar los hasta hora ignotos recovecos de cualquier patología mental. A estas alturas se trata de cruzar el rubicón de los acontecimientos y comprender lo que pasa, conocer, no de despertar animosidad gratuita, que solo delata el miedo, no a un contagio sino a que lo que te aterra ya esté dentro de ti. Y Rafael lo hace bien en este sentido. No destila odio. Lo mejor ante una manifestación/catarsis de cualquier tipo es presenciarla y abrazarla. Sobran las palabras en estos tiempos límites, a menos que sean para vomitar la ira acumulada. Decía Voltaire:"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero daría mi vida por defender tu derecho a expresarte".

martes, 4 de julio de 2017

Orgullo masculino o bandera blanca?

- Eso, que salga la otra fauna, los "machos", de su propio armario...(si es que se atreven que esa es otra, acojonados como están ante el panorama).
-¿A reivindicarse como los gays y lesbianas?
-A llorar sus lamentos inconfesos ("mi mujer me humillaaaaa", "mi hija no me obedeceeee","mi jefe me presionaaa") como en el Oktoberfest, esa fiesta bávara donde las mujeres con trenzas rubias sirven las cervezas en enormes jarras y los nibelungos las tragan. Luego solo falta inventar la bandera...
-¿La de España, como en la foto que adjuntas?
-Esa no sirve*: tras ella se esconde ya un montón de homosexuales. No hay más maricones juntos (con permiso del Vaticano) que en la legión, el congreso de los diputados o la final de la championsleague, jajaja...
-Entonces, ¿qué es ser un hombre (varón)? ¿en qué consiste la masculinidad?
-Esa es la cuestión: Merece todo un debate verdaderamente reflexivo. No sabría afirmar lo que es, pero puedo deducir lo que no es...
-¿?
-Verás, yo diría que si hay tantas lesbianas y maricones sueltos, tantos rebeldes sin causa aparente, incluidos los adolescentes será porque la masculinidad originalmente concebida como polaridad de la feminidad, se salió en algún momento de madre (nunca mejor dicho) de rosca, perdió el norte. La varonilidad ha pecado de patriarcal soberbia, prepotencia y hasta violencia injustificada durante décadas, sino siglos. Y allí donde la tolerancia al abuso rebasó el umbral de la sostenibilidad, los reprimidos dijeron "basta". Sucedió en el mismo lugar donde se inició el proceso represor y desde donde se exportó: Europa. también Europa ha exportado la rebelión, la insumisión.
-Vaya, Tan sencillo como esto. ¿Crees que es cierto eso de que los homosexuales buscan hombres con quien emparejarse porque buscan al papá que les faltó?
-Grosso modo, así lo pienso. Igual que las lesbianas huyen del tirano que las maltrataba a ellas y a mamá en la infancia y buscan el amor y ternura entre ellas mismas. La homofobia (misandria) está más que justificada en ellas, así como el anhelo de encontrar un patrón, un faro, en ellos. En el fondo todos buscan...al Hombre con mayúsculas (pero no al patrón viejo). Creo que si queda algún macho-tipo en la calle, de los que se consideran ibérico 100% ya sabes, podrían organizarse y salir a la calle y pedir perdón en silencio a modo corporativo por el miedo que han metido generación tras generación sin darse cuenta quizá. Verías como los días de orgullo LGTBi se acabarían de un plumazo...
-¿Por qué?
-Por falta de motivos: si nadie te ataca no necesitas reivindicarte.
-¿eh?
-El orgullo, sea del tipo que sea o lleve la bandera que lleve, es, por definición, y por mucho que se maquille bajo forma de gosero exhibicionismo, una defensa contra algún tipo de amenaza. Te sorprendería saber que detrás de todo homosexual se esconde un misógino inconfeso.
-Ah sí?
-Hombre, si no tuviste a Papá, por definición tuviste sobredosis de mamá (que quiso hacer de mamá y papá a la vez).
En resumen, si deja de haber amenaza -que es lo que está pasando: la violencia doméstica/de género está de capa caída por mucho que los titulares mediáticos quieran inflar las estadisticas- las murallas caen por su propio peso. Y si encima el "lobo" pide perdón (Ho'ponopono) ya ni te cuento.
-Oí decir que El Dr. Len consiguió cerrar un hospital psiquiátrico en Honolulú haciendo Ho'ponopono durante 4 años.
-Lo hizo cada noche leyendo los historiales clínicos de los pacientes.
-¿Les pedía perdón?
-Entre otras cosas, sí.
-Pero él no les había hecho nada.
-Ahí está el quid de la questión. Pedir perdón a quien sabes que no has herido directamente, es hacerlo en nombre de los agresores reales. Ellos no saben/pueden hacerlo ahora, por vergüenza o porque simplemente ya no están en este plano, pero te lo agradecen allá donde estén enormemente. Es mi modesta opinión.
-¿proponemos una marcha en silencio por la paz con banderas blancas?
-Sin duda sería lo más desconcertante que el poder de este mundo pudiera presenciar.
*la bandera: blanca. De la paz

La insoportable levedad de...la culpa (I)

-Quisiera hacer algo efectivo para salvar este mundo. Pero me siento impotente, incluso por momentos algo culpable, ante su desatada locura...¿no dicen eso de que "si no eres parte de la solución entonces eres parte del problema"?
En el transcurso de la vida hay dos alternativas. O bien te amas tiernamente liberándote del peso de cualquier culpa que arrastres [y consecuentemente perdonas a cualquier semejante de cualquier culpa con la que cargue. N del T.], o bien te embarcas apasionadamente en algun proyecto serio -y apuestas todo por su éxito- uno consistente en hacer retroceder la calumnia que pende sobre la cabeza de todos los hombres, incluso los mejores. Un proyecto con el que puedas dar prueba de la excelencia de ti mismo. Eso en lo que respecta a tu influencia en el terreno público. Sin embargo, en la vida privada uno no puede demostrar ninguna lealtad por medio de discursos grandilocuentes. Y como nadie puede dar pruebas de haber alcanzado la perfección, es mejor dejar a quienes nos conocen (aman) la prerrogativa de absolvernos de nuestros errores y de apreciar nuestras cualidades.
En definitiva, y puesto que -lo creamos o no- somos solidarios los unos con los otros [pues pertenecemos a una misma especie. N del T.], no existen errores aislados, individuales. Igual que no hay ningún mérito del que todos no hayamos participado en mayor o menor medida, tampoco hay ningún error por ajeno que parezca del que uno no sea la causa directa o por lo menos el cómplice inconsciente. Por esa regla de tres es imposible flagelarse, es decir culparse, a uno mismo sin acusar y culpar inconscientemente a otros, no solo a los enemigos que nos atacan, sino incluso a los amigos que nos defienden. Y eso...está mal». (Histoire de ma vie. Vol.1. Geoge Sand)

Moraleja: ámate y no te culpes, pues la culpa es aquello a lo que te aferras por miedo a saberte perdonado por la misma FUENTE de la Vida.