viernes, 27 de marzo de 2015

Tirando del ovillo...


Reza un aforismo (ignoro si es anónimo) que allá donde veas caos pregúntate quién sale beneficiado. Nada sucede por azar. Eso está mas que comprobado. Todo en el universo se rige entre otras cosas por la ley de causa y efecto, atracción la llaman popularmente. Que un tripulante con una baja médica por desórdenes psíquicos haya pilotado un avión con tantas personas a bordo solo obedece a que los protocolos de rigor se han alterado. Y No se trata de buscar culpables sino de conocer la verdad. Para poder dormir tranquilos y dejar de atribuir las desdichas a castigos divinos o simplemente a las azarosas casualidades (ambas justificaciones totalmente delirantes) es necesario hacerse una pregunta: ¿Quien sale "ganando" en este affaire? Aceptado el hecho de que no existen las casualidades, sin duda que quien obtiene rédito de lo sucedido se trata de alguien sin escrúpulos a quien no importan los daños colaterales, alguien para quien el fin deseado justifique los medios empleados. ¿Pero cuál es el fin? veamos las alternativas...
1.¿Conmocionar, generar pánico a volar? 
Por mucho que ahora mismo haya recelo, la gente no va dejar de volar, nunca lo hemos dejado de hacer.

2. ¿Defenestrar a las compañías de bajo coste?
Es posible que se trate de una campaña para desacreditar los vuelos baratos "low cost", pero no olvidemos que Germanwings es propiedad de la misma Lufthansa, quien pagaba al piloto de este vuelo. ¿Tiraría Lufthansa piedras sobre su mismo tejado? Quizá sea una 'mafiosa' advertencia a Lufthansa por mantener este tipo de vuelos a precios más bajos y atentar con ello contra la extorsión de las compañías caras...

3. ¿Reforzar a las aseguradoras?
Podría suceder que las aseguradoras estén pasando por una mala racha y provocar un accidente con el que generar alarma les devuelva el protagonismo que periódicamente necesitan y así justificar su existencia. Aunque en este caso el aviso sería para las aerolineas, no para el público. Un poco tirado de los cabellos no obstante, verdad?...

4. ¿Deshacerse de alguien?
Habría que mirar en la lista de pasajeros si a bordo viajaba alguien dotado de un conocimiento que pudiera poner en peligro el Statu Quo de poder imperante. Alguien a quien no bastase con ridiculizar o comprar. Alguien demasiado íntegro y decidido como para dejarle seguir viviendo. ¿Alguien con una fortuna personal envidiable, decidido a financiar al descubridor de un dispositivo capaz de generar energía gratuitamente (motor de agua, etc...)? Es curioso que semanas antes del accidente los noticieros ya informaron de dificultades de un vuelo desde Bilbao con destino a Edimburgo o Paris. Nada mejor que sembrar dudas sobre la seguridad aérea para que la psicosis surta efecto una vez el accidente haya tenido lugar... 
Una cosa está clara, el mochuelo se lo han endilgado al piloto. Obviamente Lufthansa desea ver lavada su imagen lo antes posible, pues su prestigio esta en juego. Y qué mejor que culpar exclusivamente al piloto atribuyéndole un desequilibrio mental amparado en un conveniente diagnóstico psiquiátrico. Está claro que la Psiquiatría sale mal parada de todo este embrollo.

5. Se habla cada vez con más fuerza de que en un futuro próximo muchas profesiones serán desempeñadas por robots...¿también los aviones de lineas comerciales?. A Mucha gente le costaría comulgar con esta idea, pero si un avión se estrella como consecuencia de una locura, por transitoria que sea, de un ser humano, entonces la idea de viajar a bordo de un vuelo "teledirigido" ya no costaría tanto aceptar, vista la falibilidad de la mente humana...Aquí no es fácil detectar quien se beneficia en último término, si bien las empresas de robótica se frotan las manos ante la inminencia de esta perspectiva. ¿Una locura de idea? No me juzgues si te lo parece...
También los radicales islamistas actúan en un arrebato de locura, espoleados sin duda por aquellos que los nutren de armas, drogas y titulares mediáticos. El cóctel perfecto para un desarraigado y desamparado. ¿En qué se diferencia la acción de Andreas Lubitz de aquellos que pistola en mano matan a 20 adolescentes en un centro de educación infantil o secundaria en EEUU? En nada, ambos son marionetas, peleles a merced de "esas voces"...

6. Simplemente desviar la atención de la opinión pública respecto a acciones que se estén tomando y que conviene que permanezcan ajenas al dominio público?
Es muy probable que a la postre, aunque exista una finalidad primordial, todas las demás alternativas (y otras que ni se me han ocurrido) salgan beneficiadas...

En cualquier caso este caso se parece mucho al de la matanza de Oslo llevada a cabo por Anders Breivik, recuerdas? Un perturbado conocido que consiguió saltarse los protocolos y hacerse con un uniforme de la policía.

martes, 24 de marzo de 2015

Monarcontes


¿Qué es un Rey?
La etimología oficialista nos cuenta que el término Monarquía proviene del latín tardío "monarchia", y éste del griego antiguo μοναρχία (pronunciado: monarchía), de μόνος (mónos, "uno") y -αρχία (-archía), forma combinatoria de ἄρχων (arkhon o archon, pl. Ἄρχοντες, Gen. archontos , que significa "mando", "dirigencia, dirección", "liderazgo", en definitiva el que lleva el timón de una nave, el que lo gobierna, el gobernante). Monarquía, en teoría es "gobierno de uno"
Arkhonte es el participio presente masculino del verbo que deriva de ἀρχ-, que significa "dominar". Monarconte o monarca sería "el único que domina".
Pero "archai" de -αρχία (-archía), que también proviene del griego, significa "orígenes, comenzar cosas, anteriormente en el tiempo" (arcaico)
La psicología gnóstica se deriva, ya lo sabes, de las escuelas mistéricas fundadas en Egipto hace miles de años por los miembros de aquellas hermandades o fraternidades "de la serpiente", que debieron ocultarse tras el destierro al que habían sido condenados...
“Y Jehová Dios dijo a la serpiente: Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo”. Gen 6:14
Estas enseñanzas del conocimiento (gnosis) describen a los Arcontes como "fuerzas alienas que invaden subliminalmente a la mente humana y desvían el potencial de inteligencia humano lejos de sus aplicaciones apropiadas y sanas. No es que nos empujen contra nuestra voluntad y nosotros actuemos a regañadientes e forma inhumana, ya que todos nosotros tenemos el potencial de elegir, de escoger entre ir a favor o en contra de nuestra natural e innata bondad humana...Alimentamos o violamos así la verdad en nuestros corazones fruto de la persuasión de los arcontes. Nos persuaden (tientan) para que extraigamos comportamiento inhumano hasta extraños y violentos extremos. ¿por qué hacen eso? Muy sencillo. No quieren verse "superados", son adictos al dominio, al control. Son los patriarcas (patri arcontes).
La aberración implícita radica en que, librados a nuestro propio albedrío, nosotros a veces actuaríamos inhumanamente, para luego "regresar" (reencarnarnos) para "corregirlo" (karma).
En la exageración de nuestras tendencias insanas e inhumanas, y en una extrema y no corregida desviación de nuestra inteligencia innata, los gnósticos vieron la firma de una especie extraña, ajena "alienígena" que provoca cosquillas en las peores fallas humanas. En definitiva, nos tienta (demonio, demiurgo). De lo que se puede extraer que los Arcontes, los monarcas son, incluso a su pesar (y puede que los actuales en su ignorancia) parásitos psico-espirituales.
Pero hay más. Si apartamos la acepción greco-latina Mónos y su equiparación con el "Uno" (no olvidemos que la numeración griega clásica se asimilaba a su alfabeto, por lo que uno debería ser Alpha –Alef en hebreo–, y consecuentemente un rey debería llamarse Alfarcón o algo así) y nos decantamos por Mon en tanto que derivación del egipcio Ammón/Ammun, que significa "oculto" (ya sabes, Amón Ra/Ramón es el apelativo que se asimiló a Marduk/Ra cuando fue desterrado por el Gran Consejo dehaber estado implicado en la muerte de su hermano, esposo de Inanna/Isis/Afrodita/Venus). Durante ese destierro, entre otras lindeces, sedujo a Olimpia de Epiro, esposa de Filipo II de Macedonia, quien daría a luz como consecuencia, a Alejandro Magno. Alejandro se pasaría su existencia buscando a su verdadero padre y de ahí se derivan todas las religiones monoteístas).
Tendríamos, por tanto, una definición más clara de lo que un monarca es verdaderamente: un arconte oculto: un parásito psico-espiritual oculto. El gobierno, el verdadero, en la sombra.

sábado, 14 de marzo de 2015

Alietta

El siguiente caso personal refleja todos los aspectos de la Terapia Primal […] En este diario recopilado por una paciente durante las tres semanas inciales del tratamiento, queda documentado cuidadosa y muy vívidamente el proceso de revivencia de las escenas primales. El diario es seguido de algunas reflexiones domentales respecto a los beneficios de la terapia a largo plazo.

Domingo 10 de octubre

Estoy en la habitación del motel en el que debo permanecer alojada durante tres semanas sin hablar con nadie, sin ver la televisión, sin fumar cigarrillos o hierba, sin masturbarme o tener ningún tipo de experiencia sexual en absoluto. Esas son las condiciones. En resumen, donde se supone que debo concentrarme en mi misma.
Cada mañana, empezando mañana mismo, iré a la clínica a encontrarme con la terapeuta que el centro me ha asignado.. Estoy muy ilusionada. Tera pia Primal. Mi última esperanza en esta vida. Mis expectativas nunca fueron tan grandes, desde recuperar la capacidad de amar, hasta la posibilidad de ser amada si me convierto en alguien diferente (¿mi yo real?) a la máscara que he ofrecido hasta ahora. La puerta a la felicidad...
Han pasado cinco delirantes meses, la culminación de la escalada de locura en la que se ha convertido mi vida. Me había parapetado tras una muy bien estructurada coraza exterior. "Tu verdadera locura es hacer cualquier tipo de terapia", decían mi familia y amigos. En verdad el 'exterior' está muy bien entrenado para hacerte creer lo que quiera.. Solamente yo, en mi interior, sé cuán infeliz, cuán al borde del más profundo de los abismos me hallo, cuán cerca de la última caída me encuentro.
Me percato de que siempre estoy fría, apretando fuertemente los los dientes cuando me tumbo boca arriba (quizá también cuando estoy de pié). Mi cuerpo está de hecho rígido. Nunca quise prestar atención a todo eso. De repente, no teniendo ninguna distracción ante mi, me percato de todo ello y lo siento. En el fondo me gusta este instante de soledad forzada, tan anhelada durante los últimos meses, este retiro interior.
¿En qué consistirá convertirse en una persona 'sintiente'? Me esfuerzo en tratar de sentir, ahora mismo, cualquier cosa que se oculte en mi interior. Es extraño, me arde, me duele físicamente...Algo me dice que va a ser horrible descender hasta el pasado. Es como un pozo negro. Sólo de pensarlo mi garganta se incendia, me siento incómoda...y sin embargo algo me dice que el viaje va a ser fascinante.
Mary es mi terapeuta. No me gusta, una mujer...
-¿Cómo te sientes?
-Fantásticamente. Si lo que quieres es verme tensa, mándame a una fiesta. Mucho mejor que confinarme en la habitación de un motel. A esto último ya estoy acostumbrada. Me gusta incluso.

Algunas lágrimas brotan al relatar algunos recuerdos que rescato aleatoriamente de mi infancia, pero cuando Mary me pide que se lo diga a ellos, no me sale. ¿Me hablaron realmente alguna vez?
Tras eso nada. Oscuridad. Me siento totalmente bloqueada. Abandono la sesión bastante decepcionada. ¿En eso consiste la terapia?
Aquí estoy, intentado deambular por mi juventud. Y no obtengo nada...Lo intento pero nada salvo algunas irrelevantes e inconexas imágenes.
¿Me va a ayudar Mary o quien sea a salir de esto? Afirman tener la cura. Estoy asustada...¿Y si no funciona conmigo?

Martes 12 de Octubre

Muchas lágrimas hoy. Cuando llegué Art (Arthur Janov, el director del centro) me dice seriamente que si no sigo las reglas de la terapia no puedo continuar. Ayer, al final de la sesión, le confesé a Mary lo mucho que necesitaba un cigarrillo. Horror en su cara, pero ni toqué uno. Hoy me desconcierta la agresividad de Art. ¿Es una artimaña? Quizá, Mary recurre a la reprimenda de Art varias veces durante la sesión, preguntándome qué sentí cuando él me hablaba.
-Nada –contesté.

Hoy me transporté hasta nuestra casa de verano...Me veo bajando las escaleras, botando mi pelota. El peculiar ruido se hace muy intenso ahora en mi cabeza. Me conduce a mi total soledad en la niñez, siempre sola...y empiezo a sollozar. En mi interior estaba triste. Por primera vez me doy cuenta, tomo conciencia, de que de niña tenía sentimientos!
Tras eso detengo por un rato el viaje. Tumbada en el suelo, un recuerdo está a punto de acudir a mi mente. Un recuerdo que sin darme cuenta he estado reprimiendo, censurando.
-Confía en ti,–me dice Mary, con su voz extremadamente suave...–Qué sucede?
-No estoy segura...hace mucho, mucho tiempo papá me pegó fuertemente. Alguien tuvo que decirle: "Para ya, la vas a matar". Pero el recuerdo es tan difuso, que no estoy segura. No lo creo, no puedo creerlo (no quiero creerlo?)...ese recuerdo no me rescata ninguna emoción y a la vez estoy algo avergonzada por haberlo traído a la mente.
-¿Qué querías de tu padre, Alietta?-me preguntó Mary.
-Soy rehacia a responder. La respuesta es tan obvia...
-Bueno, quería que él... –No es tan fácil, mi cuerpo se tensa, me quedo en silencio, en blanco.; Luego una imagen muy vívida aparece: Papá escribiendo en su escritorio casi cada noche, hasta muy tarde. Lo veo claramente. Es fascinante. Estoy junto a él. Mi cabeza no llega siquiera hasta la superficie de la mesa. Veo su mano deslizándose sobre el papel, escribiendo con tinta azul con su gran pluma estilográfica. Como por arte de magia le estoy viendo, totalmente inmóvil, absorta en la fascinación que me produce ver su mano.
Mary me pregunta qué siento mientras miro.
-Nada.
¿Qué querías que él hiciera?
-Silencio...Me siento como al borde de un altísimo acantilado...y no quiero saltar.
Mary aguarda un rato. Estoy sudando y tengo frío a la vez. Entonces escucho que ella me dice suavemente:
-¿Qué querías que él hiciera, Alietta?
Esta vez salto. O algo salta en mi, a decir verdad: el sentimiento. Exploto en llanto.
-Deseaba que él me tocara, me acariciara, me cogiera en sus brazos. Siento una ternura inmensa por él y un potente deseo de que me abrace.
Mary me pide que yo le pida a él que me abrace...Me dejo llevar por mis deseos.
-Papá acaríciame el pelo y la nuca con tus manos...
Brotan muchas lágrimas pues a la vez que siento mi necesidad por su ternura, veo su mano deslizándose sobre el escritorio, indiferente a mi necesidad.
Quedo exhausta tras la sesión. No sabía que hubiese tantas lágrimas contenidas en mi.

Regreso al motel. Duermo un poco...¿Un poco? hasta las diez y media de la noche. De hecho he dormido todo el día. Mi cuerpo se defiende muy bien durmiendo. Nunca había dormido tan bien, tan profundamente y en paz. Y sin embargo también me siento muy cansada.

Miércoles 13 de octubre

seguirá...

The New Primal Scream. Arthur Janov (http://www.primaltherapy.com/index.php)
Trad. Lars Quetglas

viernes, 6 de marzo de 2015

Angel o demonio?

Tod@s ocultamos un hijodeputa bajo las faldas de la hipocresía. Qué digo, lo exhibimos abiertamente, aunque sin darnos cuenta. Y cuanto antes lo reconocemos antes nos libramos de él. Es la máscara de complacencia con el infecto hedor que respiramos desde que nos resignamos a tener la boca cerrada para salir más guapos en la foto de la corrección. Una máscara mitad avergonzada, mitad manipuladora. Veneramos la mentira y bajamos la mirada ante la verdad. Cada cual conoce su habitación del miedo, del pánico, el lugar donde se ocultan sus fantasmas. Una habitación con una puerta tapizada de intelectualidad, pero en definitiva cerrada a cal y canto, una habitación a oscuras, que esconde un olor nauseabundo, producto de la censura autoaplicada. Y los muebles que contiene, emocionales y físicos son los que desprenden ese hedor. Ocurre que de tanto postergar su limpieza, de tanto aparcar la responsabilidad de la propia higiene mental, hemos aprendido a mantener oculto incluso el cubo de basura de aquellos que guardaban la promesa de abonar nuestro suelo y ayudarnos a florecer. Ocurre que de tanto guardarla olvidaron dónde la habían guardado. "Si no cuestionas al menos una vez en tu vida todo lo que siempre tuviste por seguro, si no eres capaz de poner en riesgo tu vida para proclamar lo que con su pestilencia delata falsedad entonces no te estás ganando tu derecho a conservar tu alma, que es tu bien más preciado" dijo Kierkegaard. Tu cuerpo, que sólo es tu vestimenta, va y viene. Es una herramienta "animada" por tu alma. Y tu alma es un don. Por eso se dice que la vida es un regalo. ¿de dón de crees que surge el mito de Fausto? ¿crees que Goethe estaba loco? vender el alma al demonio significa que tu cuerpo sutil, el que sin un ropaje físico no podría manifestarse ene ste mundo, anhela vivir en libertad. Libertad de movimiento, libertad de pensamiento, libertad para ser consciente. Y la consciencia es una conquista a la que cada uno se debe. Esa es la lucha diaria, la batalla, la verdadera YIHAD que consigna el Corán. No es una batalla contra nadie, contra un semejante infiel, sino contra los propios barrotes de la complacencia, la autocensura que aplicamos a nuestro potencial de discernimiento. Quienes hasta ahora han manejado complacientemente los hilos de este mundo, del que tú eres una marioneta hasta que no se demuestre lo contrario, necesitan ahora afinar más sus estrategias, sus engaños, porque inevitablemente estamos desperezándonos. Y eso es peligroso para el Statu Quo.  Peligroso porque te haces preguntas inconvenientes para las que ellos siempre han tenido la respuesta. Pero responderte así sin más, no sólo es algo que desestabilizaría su castillo (de naipes sin duda); las respuestas tienes que encontrarlas pr ti mismo. Solo así te ganas tu derecho a conservar tu alma, a recuperarla -mejor dicho- de la consigna donde la entregaste a cambio de unos grilletes dorados y mullidos (grilletes a fin de cuentas). Decía Gurdjiev que solo una parte infima de la humanidad se hace acreedora de un alma. Los carceleros han interpretado su papel a la perfección en esta épica odisea. La cuestión es si vas a hacer tu lo propio y como el conde de Montecristo, lucharás por liberarte de esos grilletes, aún a riesgo de perder la vida, y acudirás a la consigna para reclamar tu alma, lo más preciado que tu espíritu puede conservar.

jueves, 5 de marzo de 2015

De gatos y hombres


¿Te imaginas algo tan descabellado como que un gato pretendiese convencer a otros gatos de que es un tigre? Imagínate que presencias tan delirante acontecimiento. ¿Reaccionarías? Probablemente no porque de todos modos es un gato. No te incumbe lo que los gatos hagan o dejen de hacer, mientras no se conviertan en una plaga y te aturdan con sus maullidos hasta que tu paz se vea alterada por ello.
Sin duda que un gato obraría tal cosa si se hubiese convencido a si mismo de que mostrando una ferocidad extraordinaria (maquillada) obtendría la respetabilidad y dignidad que como gato no ha obtenido (¿qué otra cosa pretendería un gato obrando tal insensatez?) De momento ningún gato ha hecho eso. Y probablemente nunca lo haga...Su dignidad está bien salvaguardada. Su identidad es incuestionable. Ningún gato o perro, o avestruz va a cuestionarla; ningún gato le hará saber a otro gato que no es suficientemente gato. Ningún gato se va a indignar porque otro gato cuestione tu "gatunidad". Eso no va a suceder. Sería delirante, ¿no es cierto?. En cualquier caso si dos gatos están disputándose los 'favores' de una gata, o tratando de establecer los límites de su zona de influencia o jerarquía zanjarán sus diferencias a 'uñazo limpio', que es como resuelven los gatos de la calle el tema de la preservación de su especie, la procreación. Una vez establecidos los rangos todos los aceptarán. Los gatos domésticos son otra cosa. Su estrecha vinculación con los humanos que los acogen ha cambiado su perspectiva de su propia existencia. Seguramente un gato doméstico, bien o maltratado, poco importa (¿alguien acoge a un gato para maltratarlo?), no concibe su vida sin la interactuación con humanos. Sabe que su provisión de alimentos está salvaguardada por el humano que lo acogió. 

Es cierto que hay seres de la creación (plantas, insectos y anfibios sobretodo) dotados por la naturaleza de capacidades para mimetizarse cambiando de color o aparentando más volumen y masa corporal del que realmente poseen, todo para defenderse de un predador o para conseguir aparearse. Y no niego que podamos tener incorporada una dosis de esa cualidad. De hecho está más que aceptado por sesudos estudiosos en neurología que nuestro encéfalo, la parte más interna y conectada al espinazo de nuestro cerebro, es el baúl de los recuerdos ancestrales de nuestra memoria reptiliana, la que nos congracia con nuestro pasado como saurios, la parte de nuestro cerebro destinada a gestionar asuntos de inminente riesgo para la supervivencia. Pero sólo un ser mamífero humano es capaz de sentirse indignado, de...indignarse. Sólo un ser humano es capaz de engañar a otros y consecuentemente engañarse a si mismo. Sólo el ser humano que habita este planeta es capaz de aficionarse a estrategias de engaño, de volverse adicto a manipular sistemáticamente las circunstancias para sus propios fines e intereses, más allá de hacer uso de ese recurso un instante o en una circunstancia puntual en que lo precise para preservar su subsistencia. Sólo el ser humano es capaz de aficionarse a algo hasta llegar a creer que sin esa afición no es nada. Sólo un humano es capaz de matar por defender los intereses de aquello a lo que se ha aficionado.
¿De dónde procede esa, convengamos, adicción por pasar por lo que no se es, por pretender ofrecer lo que no se tiene? Mejor dicho ¿para qué hacemos eso?

Decimos que amar es dar de si todo lo que se es, estar conectado con una fuente inagotable de energía que no hace sino recargarse a medida que se extrae de ella su recurso. Los científicos más avezados hoy ya hablan del toroide como representación cinética y geométrica de esa ley de inagotabilidad. ¿Qué es entonces amar sino vivir habiendo desterrado el miedo, el pavor, a dejar de ser, a no ser, dejando de lado el miedo al cambio –puesto que cambio es precisamente lo que somos– y permitiendo que florezca lo que el miedo oculta? Nacemos, crecemos, morimos, volvemos a nacer…todo es cambio. 


"Nada permanece salvo el cambio mismo" (Heráclito de Éfeso)
...


¿Qué pasaría si de repente, los humanos nos viésemos obligados a evacuar precipitada e inesperadamente este planeta y dejásemos aquí a nuestras mascotas a cargo de nuestras pertenencias? Imagínate que dejamos a unos cuantos de ellos a cargo de los demás, y les transmitimos ciertos conocimientos, que teníamos previsto comunicar nosotros mismos, notificándoles que deben filtrarlos al resto de los miembros de su especie  de modo paulatino, convencidos como estamos que el acceso total e inmediato a ese conocimiento sólo provocaría la extinción de su especie. El trauma de la separación provocaría sin duda una herida muy profunda en nuestras mascotas, solo atenuable (censurable) si los gatos y perros decidieran dejar de comportarse como lo que son y decidieran continuar su cotidianeidad imitándonos, en su anhelo por vernos de regreso algún día. Imagínate que el conocimiento que transmitimos a esos pocos privilegiados gatos, consiste en que nosotros fuimos quienes alteramos genéticamente (cambiamos) hace mucho tiempo  a los tigres para obtener felinos más dóciles...Imagínate que esos pocos gatos y perros privilegiados deciden, una vez nos hemos ido, guardar esa información y retenerla, tras descubrir que su rol como 'delegados' es tan venerado que...sería una lástima dejar de ostentarlo.


...

Se dice que el desasosiego humano es una tara que arrastramos secularmente en virtud de una alteración de nuestra Psique (sólo los humanos acudimos al psicólogo –otro humano desasosegado por ende– para tratar de obtener respuestas al sentido de las cosas, y circunstancias, de la vida). Algo nos debe haber sucedido como primates que un día fuimos, algo dramáticamente abrupto, doloroso incluso, que envolvió nuestro advenimiento ramificado del tronco de los homínidos y nos colocó en un lapso de tiempo reducidísimo en un peldaño evolutivo (homo sapiens) que aún no hemos asimilado en su totalidad.


Todos hemos oido hablar del famoso eslabón perdido. Un engranaje en la cadena evolutiva con el que Darwin sería ensalzado a la categoría de divinidad. Y sin embargo es un eslabón que...falta. Hay, no obstante, a estas alturas voces respetadas que consideran nuestro advenimiento como fruto de una decisión 'intencionada', hasta el punto de que muchos científicos afirman sin rasgarse ya las vestiduras que una intervención científica(genética) inteligente se halló detrás de la mutación de la que fuimos objeto Y que ello sucedó alrededor de 700 mil años después del surgimiento del Australopitecus y 200 mil años antes del Neanderthal. Esa 'inteligencia' convivió con nosotros y monitorizó nuestros balbuceantes primeros pasos como lo hacen los padres con sus hijos. Existen suficientes registros escritos (tablillas sumerias cuneiformes halladas en Iraq) que avalan esta teoría. Unos registros que no sólo consignan el hecho manipulativo de la herencia cromosómica sino también la desaparición en un momento determinado de la escena de esos 'seres inteligentes', quienes dejaron a su criatura (nosotros) huérfana, si bien a cargo de otras 'criaturas' creadas, dotadas de la información necesaria para que en su día comprendamos el calado de nuestra epopeya, de nuestra Odisea.

Sólo el ser humano va en pos de quimeras como la seguridad, el bienestar sin darse cuenta de que ya nada en ellas, en su ignorancia de la eternidad de su naturaleza. Y cuando cree haber alcanzado la anhelada seguridad (la llama comodidad), empieza a sentir que muere y la rechaza como si de la peste se tratara. Obvio: la semilla, la llama de libertad que todos escondemos en nuestro más profundo interior, SABE que el presidio, el confinamiento tras los barrotes dorados de la comodidad no es la meta. Todos tenemos espíritu explorador. Y eso lo heredamos de Papá, el 'explorador de las estrellas'. Pero el presidio es lo que parecemos buscar, cuando no hemos obtenido la aceptación de nosotros mismos que tanto necesitábamos. Te dicen que debes amarte, que sólo así podrás amar a tu prójimo. Lo que no te dicen es que ocultas un dolor apabullante por no haber sido amado y que sin reconocer ese dolor del que huyes es imposible que ames genuina y desinteresadamente. Sin reconocer tu propio dolor todo lo que harás es engañar a los demás, haciéndoles creer que tu generosidad es libre. En realidad les pasarás factura ("Todo lo que te dí y así me lo pagas..."). Mientras tanto una herida abierta va dejando a tu paso, sin que te des cuenta,  un reguero de conmoción que salpica a diestro y siniestro. Y luego atribuyes tus desgracias a la mala suerte sin darte cuenta de que los vientos que siembras se convierten en las tempestades que recoges. Un dicho popular que te causa pánico pues sabes que te concierne. Crees que para revertir el peso de esa espada invisible de Damocles que amenaza tu cuello tienes que entregarte a la felicidad de otros, cual Madre Teresa, sin darte cuenta que por desinteresado y genuina que aparente ser tu labor, en el fondo es una huída hacia adelante. Presumir de rico jugo cuando no se es otra cosa que una esponja vacía es el verdadero drama de la presuntuosa especie humana que medra a su pesar sobre la faz de este planeta. Por supuesto que la alternativa de dedicarte al disfrute de tu existencia ni se te pasa por la cabeza, convencido como estás de que quien es feliz sin duda lo es a costa del sufrimiento de otros. Ni se te pasa por la cabeza que ser feliz y obrar bondades sea compatible. Y eso sucede porque la experiencia te ha demostrado que cuando eres honesto siempre acaba apareciendo alguien que 'se aprovecha' de tu honestidad. Quizá tu concepto de la honestidad no esté del todo calibrado. Y claro, de pasarlo mal, nada, te dices. Y ahí es donde el bucle vuelve a cerrarse: no me entrego a ser yo mismo (ni me entrego a nadie), no soy fiel a mi mismo (ni a nadie) porque siempre habrá un precio que pagar...

Todas las creencias están arraigadas en la experiencia (¿dónde sino?). Y la experiencia particular del miedo a no ser comprendido, a ser juzgado, a ser criticado y condenado, o peor (lo que es lo mismo), a ser ignorado y consecuentemente abandonado,  tiene un fundamento muy sólido: el abandono que experimentaste en tu más tierna infancia. Ignorante es quien ignora, quien desprecia, quien abandona, quien no ve lo que está ante sus ojos. Y no ve porque está ciego, aturdido de ansiolíticos, de edulcorados sucedáneos alegremente dispendiados, provistos por esos gatos delegados que han retenido la documentación que te acredita como hijo de la inteligencia.

Por eso es tan importante, tan crucial, que una mujer gestante, una futura madre, pase el periodo de gestación (grandísima gesta) en paz consigo misma, dando de si todo lo que la naturaleza estrae de ella para nutrir a su vástago, el futuro adulto que poblará la Tierra y que será capaz de odiar (es decir defenderse de su miedo) o de simplemente amar, satisfecho con el modo en que fue recibido en este mundo y consecuentemente pleno de confianza en desplegar su potencial creativo.
¿Qué es amar, acaso, sino aceptar (¿quién habló de resignación?) que uno es parte de la totalidad y que cualquier pensamiento propio, independiente de ella es un suicidio literal?

"El poder no corrompe...", afirmó John Steinbeck,"corrompe el miedo, quizá el miedo a perder el poder"...poder que se ha detentado y que probablemente se desvanece al ser mal utilizado o simplemente no utilizado."

lunes, 2 de marzo de 2015

Mistery of Misteries



Hombre mono


Seguramente te has preguntado alguna vez por qué llamamos a este planeta como lo llamamos. Los anglosajones lo llaman Earth (Erthe en inglés medieval). Los alemanes Erde (Erda en antiguo alemán alto); Jördh en islandés (corrígeme Andrea si me equivoco), Jord en danés, noruego y sueco; Airtha en lengua gótica. Más hacia el este (y atrás en el tiempo), Ereds o Aratha, en arameo; Erd o Ertz, en kurdo; Eretz en hebreo...
Al mar arábigo se le llamó no hace mucho mar de Eritrea y hasta hoy Ordu en persa significa asentamiento. ¿Te has percatado de las similitudes, no? ¿De dónde procede el vocablo? La respuesta se halla (oh, sorpresa!) en las tablillas sumerias halladas en Nínive (hoy Mosul/Irak) por Sir Henry Austen Layard en 1848. Tablillas de barro escritas con textos cuneiformes que se conservan hoy en los sótanos de algunas universidades y museos del mundo anglosajón, que relatan la llegada al planeta del primer contingente de 50 Nephilim/Anakims/Anunnaki ("Aquellos que del cielo a la Tierra llegaron"). Los textos datan el suceso hace 450 mil años y cuentan que el grupo arribó capitaneado por uno de ellos llamado E.A. ("Aquél cuyo hogar es agua"). Sucedió en las pantanosas aguas del Golfo Pérsico y allí establecieron su primer asentamiento. Y lo llamaron E.RI.DU.("Hogar en la lejanía"). Un nombre de lo más apropiado. Si sabemos que Nicolás y Miguel (Michael, en ingles, Micolai en ruso) son el mismo nombre intercambiadas la M por la N y la G por la C, igual que Jacobo, Tiago y Jaime, de Eridú a Earth...no hay que ser un Einstein en fonética para deducir lo obvio. cada vez que alguien pronuncia la palabra Earth está honrando a ese grupo de astronautas que aterrizaron allí.

El término científico que usaban los sumerios para identificar al globo terrestre y su superficie firme (tierras emergidas) era Ki, pronunciado Chi o Shi (Chi-na). A E.A se le concedió el título de En·Ki, es decir "Señor de la Tierra". Ki literalmente significa "la agrietada, la partida". Con los milenios Ki devino en Gi y Ge. Así pasó del sumerio al acadio y al hebreo. De éste al griego (Gaia) y al Latín (Gea). Al llamar Ki al planeta, los sumerios invocaban el relato cosmogónico de la "batalla celestial" acaeida hace 3.900 millones de años cuando dos cuerpos celestes, Tiamat y Nibiru, colisionaron tras haber éste invadido la órbita del primero. En realidad chocó uno de los 4 satélites/luna, el "viento norte" de Nibiru con la mencionada Tiamat, la prototierra. Dicha colisión fue en realidad un coito planetario, una fecundación en toda regla. ¿De qué otro modo si no se transmite la vida?...todo lo que hoy puebla nuestro planeta procede de semillas de vida procedentes de Ni.bi.ru...
La hasta entonces plenamente acuosa (totalmente cubierta de agua) Tiamat inició su gestación de vida (no en vano el agua/líquido amniótico es propio de la naturaleza femenina), aunque tuvo que pagar un precio: una parte de ella, fruto del encontronazo, salió despedida en forma de arco de hielo y rocas, convirtiendose en lo que hoy conocemos como el cinturón de asteroides. La parte mayor, la 'hendida' (cuenca pacífica actual) se convertiría en la Tierra y por efecto carambola sería desplazada de su órbita hasta adquirir una nueva, entre Marte y Venus. NIbiru quedó, desde entonces, atrapado en nuestro sistema solar, dibujando una órbita elíptica (algo no inhabitual viendo la vuelta de Plutón) de 3600 años (!)...
Hace 450 mil años seres procedentes de aquel mismo planeta 'invasor' aterrizaron en la Tierra, concretamente en el Gofo Pérsico, cerca de la desembocadura de los rios Tigris y Eufrates. La colonizaron y modificaron genéticamente al homínido más evolucionado que allí hallaron, en Africa, y le otorgaron el par de cromosomas necesarios para modificar su anarquía natural, para que pudieran pensar, para que pudieran recibir órdenes y trabajar extrayendo oro de las minas suadfricanas...oro que poder pulverizar y reenviar con lanzaderas vía Luna y Marte desde una plataforma de despegue situada en Baalbeck (hoy Siria) y desde allí a Nibiru, aprovechando su hipogeo orbital. La meta: esparcirlo en las altas capas de su feneciente atmósfera para contener así la pérdida de calor interno de un planeta 'enfermo' como consecuencia de los efectos del exceso de testosterona: las guerras y la marginación del hemisferio derecho cerebral. De ahí la importancia ancestral del oro para el hombre. Moctezuma honró a Hernán Cortés al confundirlo con Quetzalcoatl, aquél 'Dios' rubio, barbado y la cruz de Malta en sus naves (quien prometió regresar) sirviéndole gustoso el oro que los dioses habían buscado...Para cuando llegaron los españoles, casi todo el oro había salido de la Tierra. Quedaron las migajas en comparación. En cierto modo se puede afirmar que el planeta sufrió un desfalco en toda regla, un robo de recursos naturales que está próximo a ser resarcido. Esta es la base de la venidera edad dorada.

Aquellos Nefilim fueron, pues, quienes crearon al ser que hoy etiquetamos como Homo Sapiens, es decir, nosotros, a "su imagen y semejanza". Tras un riguroso estudio de las inscripciones cuneiformes asirio-babilónicas, en 1876 George Smith publicó «The Caldean Genesis» (El Génesis Caldeo), una obra en la que el asiriólogo inglés sacaba a la luz una incómoda verdad: los textos hebreos que conforman lo que conocemos cimo la Sagrada Biblia, y en especial los que hacen referencia al Génesis, son una copia casi idéntica de la epopeya de la creación babilónica «Enuma Elish», así como de muchos otros «mitos» presentes en tablillas de arcilla sumerias de más de 6.000 años de antigüedad…El libro del Génesis no deja lugar a dudas «hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza» (Gen. 1-26), un texto que no es sino reproducción de los registros cuneiformes hallados en la actual Irak y que antedatan a la biblia por lo menos en 2500 años; ellos lo llamaron Lulu Amelu (el trabajador mezclado). Mejor dicho, aceleraron la evolución del Australopithecus (Afarensis, aunque hay dudas al respecto de este matiz), la conocida mona "Lucy". Fue a propuesta de En·Ki (E.a/Neptuno romano, el Poseidón griego y el dios Ptah egipcio) ante un motín de los propios Nefilim que trabajaban en esas obras de extracción, hartos de excavar en las profundidades de la Tierra. Pero fue el hijo pequeño de E.a quien lo llevó a cabo: Ningishziddah (Toth y Serapis en Egipto, Hermes, Mercurio y Quetzalcoatl en Mexico) junto con la inestimable ayuda de la hermanastra de En·Ki: Ninmah (Ninhur.sag, Hathor), la enfermera jefe del grupo, también llamada -registran las tablillas- Mami (de ahí el apelativo 'mamá' para las madres en este planeta.
Y esto no es un invento, está escrito. Y está siendo filtrado finalmente desde hace 25 años al mundo en libros y publicaciones en internet. Todo el caos mental que estamos presenciando ahora en el mundo es fruto de la confusión porque aquellos astronautas prometieron a sus lacayos (sacerdotes, reyes, etc.) regresar para darles nuevas instrucciones...y no lo han hecho. ¿Por qué?
Nuestro destino como especie es madurar, llegar a la edad adulta y dejar de depender de otros hermanos mayores para tomar decisiones. Es como si hubiéramos estado en cuarentena, en esta apartada orilla de la galaxia, a la espera de abandonar la niñez, y la cuarentena hubiera sido dada por concluida. ¿te recorre un cosquilleo por la columna al asimilar esto? Ya somos dos.