jueves, 6 de julio de 2017

Derecho a expresarse



¿Movimiento LGTB=Ingeniería social para que aceptemos cococodrilo como animal de compañía? Sí. ¿Debe ser expuesto a la luz? Sí. ¿Conduce a algo hacerlo? Sí, siempre habrá conciencias permeables a ángulos de visión alternativos, con ganas de ampliar horizontes mentales. ¿Merece ser reprobado/juzgado? Tengo mis serias dudas...
He llegado a la conclusión de que Kinsey, siendo obviamente un enfermo mental, no es más que la punta de un iceberg muy antiguo, moldeado perversa, metódicamente y con ampulosidad por entidades oscuras/ocultas. Que se inflen las redes en estos momentos es parte del plan, uno muy antiguo, por mantener vivo el "dividi et impera".
No nos engañemos, gays, lesbianas y transexuales se fabrican en el mismo seno familiar, como consecuencia de décadas sino siglos de desamparo (=sin padre) En todo gay existe la pulsión por a) encontrar a Papá (expulsado del nido por mamá o huido en combate) y b) huir de mamá (viuda negra/mesalina, madre-pulpo absorbente que hace 100 años no podía ser madre soltera porque no era aceptable, pero que se desquita ahora que la caja de Pandora está abierta. Todo gigoló (Don Juan), por ejemplo, es un gay inconfeso (o combina ambas vertientes de la misoginia) que disfruta seduciendo a mujeres maduras (la proximidad con mamá da esa experiencia) a las que no necesita amar, solo cobrar (está acostumbrado a eso porque mamá le mantuvo). Pregúntale a cualquier gay si no durmió en la cama con su madre más años de la cuenta hasta asquearse de mujerío. Por no hablar de que, al igual que en las parejas hetero, también existen dos psiquis antagónicas/polarizadas (ergo complementarias) en una pareja homosexual (una estable, no así en las esporádicas): un pragmático/masculino=papá y un creativo/femenino (la loca/maricona)=mamá. Pero bueno, no tengo tiempo para pormenores...Por su parte las lesbianas-marimacho (las parejas lesbianas responden a la atracción de dos mentalidades complementarias) huyen de un padre violento y buscan en su pareja a una actriz/sustituta de la mamá postrada/sumisa, para escenificar su rescate de los tiranos que anden al acecho...Fíjate sino que cuando una mujer se separa, automáticamente aparece una amiga soltera y echada palante, 'hombrota' en sus maneras, que la protege y ampara (a ver si pica el anzuelo..) durante el duelo. Y eso no significa que todas las niñas que pasaron por un calvario semejante en casa se hagan necesariamente lesbianas. Pueden "quedarse en el armario" y simplemente emparejarse con un hombre frágil ("L'homme mou" Elisabeth Badinther) al que castigar psiquicamente y en el que vengarse de la tiranía de papá, sometiéndolo a sus dictados (y que no se se le ocurra moverse en la foto=rechistar). Del drama de esos hombres nadie habla... Todos somos gays o lesbianas en la medida que buscamos desesperadamente al papá ausente o huimos de su tiranía...imitándolo. Lo explicó profusamente Arthur Janov en su "Grito Primal" (1970) y ahora más recientemente en su "LIfe before birth", muy recomendable para todo el que quiera desmenuzar los hasta hora ignotos recovecos de cualquier patología mental. A estas alturas se trata de cruzar el rubicón de los acontecimientos y comprender lo que pasa, conocer, no de despertar animosidad gratuita, que solo delata el miedo, no a un contagio sino a que lo que te aterra ya esté dentro de ti. Y Rafael lo hace bien en este sentido. No destila odio. Lo mejor ante una manifestación/catarsis de cualquier tipo es presenciarla y abrazarla. Sobran las palabras en estos tiempos límites, a menos que sean para vomitar la ira acumulada. Decía Voltaire:"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero daría mi vida por defender tu derecho a expresarte".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si lo deseas puedes compartir algún comentario...